Hace ocho siglos el cónclave duró casi tres años resultando finalmente elegido Gregorio X

El encierro de los cardenales bajo llave y con poca comida se dictaminó con la doble intención de evitar escapadas de los venerables electores e imprimir mayor celeridad al procedimiento.
Hace ocho siglos el cónclave duró casi tres años resultando finalmente elegido Gregorio X

Hace 8 siglos hubo un cónclave que duró cerca de ¡tres años! Era la primera vez, año 1270, que se utilizaba la palabra cónclave. Fue a la muerte de Clemente IV, en 1268. En la ciudad de Viterbo se reunieron 18 cardenales, doce italianos, abrumadora mayoría, y seis de otras nacionalidades. La ciudad amurallada cerró sus puertas para que no escaparan los cardenales y luego capturaron uno a uno y los fueron encerrando en el palacio papal, bajo llave (cum clave), proporcionándoles unas raciones alimenticias muy escasas. En determinado momento anunciaron a los purpurados (aviso cargado de sarcasmo) que se les concedería cierta apertura. En efecto, se les quitó la techumbre de la sala de reuniones dejando a la intemperie a los venerables electores, sometidos a la acción directa del sol, la lluvia y el frío. Subrayando la ironía, alguien les dijo que la supresión del techo no era castigo sino para facilitar el mejor acceso al Espíritu Santo, cuya inspiración tanto necesitaban.

Teodoro Visconti

Finalmente, transcurridos dos años, nueve meses y dos días, después de muchas vicisitudes, los cardenales nombraron a seis compromisarios para que decidiesen. Resultó elegido Teodoro Visconti, que se haría llamar Gregorio X. Este convocó concilio ecuménico en Lyon en el que se acordó fijar como procedimiento normal y ordinario encerrar bajo llave a los cardenales, en las condiciones más incómodas, incluso rigurosas, para evitar tardanzas excesivas. Otros cónclaves que batieron récords fueron los que llevaron a la elección de Inocencio IV en el que se invirtieron 20 meses; el de Urbano IV, tres meses y ocho días y 2 el de Celestino IV que se demoró druante dos meses. Qué ¿casualidad? que todos estos papas llevaran el mismo número "IV". La historia de los cónclaves y, sobre todo de los papas está plagada de anécdotas de todo tipo: "los hubo casados, con hijos de varias mujeres, abusadores de las doncellas de palacio, papas criminales..." tal como relata Juan G. Bedoya en un ameno e ilustrativo reportaje que publica El País y que concluye que la Iglesia no puede continuar anclada en la Edad Media, o cambia de rumbo o corre el peligro de perder su identidad. Totalmente de acuerdo.

Hace ocho siglos el cónclave duró casi tres años resultando finalmente elegido Gregorio X
Comentarios