Le gritaban '¡viva Pepe!', era 'el bajito' que luego sería Presidente

Palacio Municipal de San José, en Costa Rica.
Palacio Municipal de San José, en Costa Rica.

Frente al Palacio Municipal, mirábamos un mar de gentes gritando y agitando sus banderas al ritmo de un corrido que cantaba una mujer que se oía con frecuencia en la radio.

Le gritaban '¡viva Pepe!', era 'el bajito' que luego sería Presidente

Corría enero del 70, era de noche y allá estábamos "encaramados" en el barandal de "La Nochebuena" Calani, JC Smith y otros chiquillos del Miraflores, popular barrio de Guadalupe, al este de San José.   Si bien, ninguno llegaba a los diez años de edad, estábamos acostumbrados a trepar árboles frutales a la orilla del río, por lo que logramos subir la baranda con facilidad y desde nuestra privilegiada posición mirar en la calle, un mar de gentes que gritaban y agitaban sus banderas al ritmo de un corrido que cantaba una mujer que se oía con frecuencia en la radio, "Carmencita" la llamaban.

Aquel puñado de "güilas" éramos vivo ejemplo de las historias de Marcos Ramírez que leyéramos tiempo después con rigor pero con gran imaginación en la secundaria.  Al caer la tarde, había un gran barullo en nuestras casas, las señoras finamente ataviadas y a los menores nos vestían con unas camisetas blanco con verde que regalaba el Partido, luego una bandera de plástico al hombro y juntos como una tropa, marchábamos "más de medio barrio" hacia a la fiesta de la "plaza pública" en el centro de la ciudad.

De vuelta en la baranda, recuerdo que alcanzábamos a mirar a lo lejos, a quien hablaba en la tarima que estaba ubicada frente al Palacio Municipal. "¡Viva Pepe!, le gritaban. Era un señor pequeño pero fuerte, como los "trompos" que vendían en aquel popular comisariato.  Cerca de las diez, ya acabada la fiesta, solo escuchábamos a Marita, a doña Vilma, en fin a las mamás de todos nosotros que nos rogaban que tuviéramos cuidado al bajar, para emprender el camino de regreso a casa.  Tan solo unos días después de aquella cálida noche, "el bajito" fue elegido presidente de nuestra amada Costa Rica, por tercera vez.

Le gritaban '¡viva Pepe!', era 'el bajito' que luego sería Presidente
Comentarios