Buscar

MUNDIARIO

Grecia vuelve a bloquear el paso masivo de inmigrantes tras la apertura de la frontera turca

Se cree que el objetivo de Turquía es conseguir el respaldo de una coalición militar internacional que la ayude a derribar el avance del Ejército sirio en la región-enclave del Kurdistán.
Grecia vuelve a bloquear el paso masivo de inmigrantes tras la apertura de la frontera turca
Inmigrantes sirios en la frontera entre Grecia y Turquía / EFE.
Inmigrantes sirios en la frontera entre Grecia y Turquía / EFE.

La frontera entre Grecia y Turquía es otro de los numerosos puntos de tensión que están esparcidos en toda la geografía europea. Pero la línea que divide a ambas naciones es una verdadera olla de presión debido al colapso migratorio que hay en las puertas de la nación helénica, y esto se debe a que Turquía decidió abrir sus fronteras, lo cual generó una implosión del flujo migratorio de turcos y sirios que buscan cruzar hacia Grecia para quedarse en ese país o proseguir hacia otros territorios seguros como Bulgaria o Albania huyendo de la guerra en Siria y del conflicto en el Kurdistán sirio-turco, donde el gobierno de Recep Tayiip Erdogan busca imponer su dominio exterminando a los kurdos.

Es por ello que la agencia migratoria de Naciones Unidas ha dicho hoy que al menos 13.000 personas se amasan en la frontera turcogriega, una cifra inferior a los 80.888 que según Fahrettin Altun, director de Comunicaciones de la Presidencia turca, han "dejado Turquía por Europa". No obstante, el aparato de propaganda del gobierno autoritario de Erdogan se ha mantenido en una posición y política exterior dictada por Ankara para camuflar la situación de caos y guerra que se vive en la zona del Kurdistán que se disputan Siria y Turquía, donde hay miles de víctimas que huyen desesperadas del conflicto bélico hacia Grecia, y lo hacen a través de Turquía.

El viceministro de Defensa griego, Alkiviadis Stefanis, ha asegurado a la cadena local Skai que han registrado cerca de 9.600 intentos de entrada irregular en Grecia, todos los cuales han sido atajados. Esta situación ha colocado las fronteras griegas al borde del colapso y del estallido de una crisis diplomática entre Grecia y Turquía.

Pero analistas afirman que la estrategia de Turquía consiste en abrir las fronteras para reducir el costo político y social de la pérdida de vidas humanas en la zona de guerra kurda con el objetivo de conseguir el respaldo de una coalición militar internacional que ayude a Turquía a derribar el avance del Ejército sirio en el Kurdistán.

"Lo hemos dicho, una vez y otra, que no podemos acomodar más los flujos de refugiados entrantes si no hay una compartición seria de la carga. Hemos llamado a los EEUU y a la UE a crear una zona segura en Siria, que estamos haciendo por nosotros mismos", dijo ayer el Ministerio de Defensa turco.

Ankara llama así a las potencias occidentales a desmilitarizar una parte de la zona de guerra para agilizar el tránsito migratorio de sirios hacia Turquía y de ahí a Europa a través de Grecia, pero el gobierno de Erdogan podría no recibir el apoyo de Washington, dado que la intención de Donald Trump es sacar a Turquía del Kurdistán para frenar su expansión en Medio Oriente y al mismo tiempo evitar que gane más fuerza la dictadura de Bashar Al-Assad, presidente de Siria. @mundiario