Está en grave riesgo la salud de muchos niños de la ciudad de Orihuela

Padres y madres de DINOCO/ Aurelio Albaladejo
Padres y madres de DINOCO. / Aurelio Albaladejo

La desidia política ha hecho que, desde hace varios años, el Centro de Atención Temprana, de Orihuela, se encuentre en una situación de continua inestabilidad económica.

Está en grave riesgo la salud de muchos niños de la ciudad de Orihuela

La desidia política y sus diversas formas de indiferencia ante los problemas de los ciudadanos han hecho que, desde hace varios años, el Centro de Atención Temprana, de Orihuela,se encuentre en una situación continua de inestabilidad económica.

La labor de atención temprana es vital para la mejora de multitud de niños con minusvalías psíquicas y tanto el anterior gobierno municipal formado por Los Verdes,PSOE y CLARO como el que ahora regenta el Ayuntamiento, PP y Ciudadanos,están dando muestra de una constante insensibilidad y falta de empatía hacia decenas de familias que ven en peligro la continuidad de este servicio.

Pese a las promesas de concejales y del propio alcalde, el futuro del centro está en el aire. Ni hay licitación ni visos de una posible municipalización del servicio. Se miente respecto al pago de facturas y la situación es ya insostenible. La incompetencia de esta política local es el reflejo de lo que está sucediendo a nivel nacional con nuestros representantes, puesto que su gestión está más pendiente de recaudar votos ante el próximo 20 D que de atender a colectivos tan desprotegidos como estos menores que, por su minusvalía, necesitan un tratamiento gestionado desde la responsabilidad sensible.

Que el PP y Ciudadanos mantengan a estas familias en vilo y que no se prioricen las partidas económicas hacia la minusvalía solamente muestra la decadencia democrática de nuestras instituciones. Lo peor es que este gobierno local se parece cada vez más al anterior tripartito. Lo peor es que las partidas para fiestas patronales y otros aquelarres de bombo y platillo siempre están preparadas porque interesan electoralmente y ahora la asociación que gestiona el centro, DINOCO, se halla en la más absoluta indefensión.

Escribo desde el conocimiento, pues he sido miembro de la Directiva de DINOCO durante varios años y,gracias al Centro de Estimulación, hoy mi hijo toca el saxofón. Si no se pagan las facturas de este centro, la deuda contraída con aseguradoras y empleados será cada vez mayor y el centro no podrá tratar las minusvalías de nuevos menores.

Mientras muchos de los concejales del anterior gobierno se lavan las manos, la actual alcaldía parece sumida en la inquietante sospecha de que obrar a favor de los desfavorecidos no lleva consigo un notable rédito electoral.

Está en grave riesgo la salud de muchos niños de la ciudad de Orihuela
Comentarios