Buscar

MUNDIARIO

La Gran Muralla, el gran negocio entre China y Hollywood

La película, que no pretende ser muy intensa, es una superproducción de acción de consumo rápido que ha triunfado en el mercado asiático pero no tanto en Occidente.

La Gran Muralla, el gran negocio entre China y Hollywood
Los líderes de la Dinastía Song del Norte.
Los líderes de la Dinastía Song del Norte.

Firma

Judith Muñoz

Judith Muñoz

La autora, JUDITH MUÑOZ, es escritora y periodista. Fue coordinadora general de MUNDIARIO, donde actualmente es adjunta al Editor. Fue redactora del periódico Xornal de Galicia y también formó parte del equipo del periódico La Voz de Galicia y de la agencia Quattro Idcp. Es autora del libro de poesía Anhelo. @mundiario

La Gran Muralla, superproducción de acción estrenada en prácticamente todo el mundo el pasado 17 de febrero, no se ha ganado los halagos de la crítica especializada, que simplemente la han calificado de “palomitera” y poco más. Es decir, un filme que no nos va a enseñar nada nuevo, ni nos hará sentir que acabamos de experimentar una hora y media que cambiará nuestra percepción de la vida… Hay películas que consiguen eso. Pero no es el caso de La Gran Muralla, realizada para ganar dinero, como todas las películas en realidad, pero quizá en esta se note más.

Mientras el presidente de EE UU, Donald Trump, acusa a China de “violar" a Estados Unidos con sus exportaciones baratas o de ser un “manipulador de divisas”. Desde China, medios de comunicación afines al Partido Comunista instan al magnate a “prepararse para un enfrentamiento militar".  En medio, o mejor dicho, en paralelo a estas guerras dialécticas políticas, el conglomerado chino Wanda, el gigante del sector inmobiliario y con negocios en turismo, cultura y deporte, se hacía con la productora estadounidense Legendary East. Esta productora, ahora en manos chinas, junto a Le Vision Pictures, China Film Group, ambas productoras chinas, y la estadounidense Atlas Enterteinment, financiaban la película La Gran Muralla, la primera superproducción realizada con dinero chino y estadounidense. Además de ser la película más cara de la historia de China filmada en su totalidad en su país.

Dirigida por el director chino Zhang Yimou, conocido mundialmente por la exitosa La casa de las dagas voladoras (2004), es un reconocido director de cine en el país asiático, tanto que fue contratado para ser el ideólogo de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Pekin 2008. Caché no le falta, soltura con el inglés sí. Pero eso no fue un impedimento para rodar La Gran Muralla en inglés, a pesar de que la mayoría de los actores eran asiáticos, destacando Jing Tian y Andy Lan, de China y Hong Kong respectivamente.

Parte del elenco asiático de La Gran Muralla. / Instagram @thegreatwallmovie

Parte del elenco asiático de La Gran Muralla. / Instagram @thegreatwallmovie

Matt Damon, Pedro Pascal y William Dafoe conforman el equipo de actores occidentales del cast. Todos ellos interpretando a ladrones y mercenarios europeos que llegan hasta China en busca de la pólvora negra, ese artefacto de guerra que les haría inmensamente ricos si conseguían robarlo y regresar a Europa con el tesoro.

Una vez que llegamos a La Gran Muralla, a los pocos minutos de película, comienza ese cine chino basado en leyendas y con una buena dosis de monstruos-lagartos come humanos, tipo a su más afamado monstruo, me refiero a Godzilla.

Destaca en el filme las visuales coreografías de preparación a la guerra por parte de la Dinastía Song del Norte apostados en la gran muralla y divididos por colores, en donde mujeres y hombres luchan en igualdad de condiciones contra los Tao Tei, esos monstruos extraterrestres que les hacen la vida imposible cada 60 años.

 

Sound the drums - #TheGreatWall is NOW PLAYING! Get tickets at link in bio.

Una publicación compartida de The Great Wall (@thegreatwallmovie) el

El guión de esta película merece pocos comentarios, de hecho tampoco parece interesarles que sea sólido. Dos europeos llegan a la gran muralla para robar la pólvora negra. Estando allí uno de ellos, William (Matt Damon) parece sentir una especie de fascinación por la capitana del ejército, no fascinación amorosa sino fascinación porque esos chinos luchan para proteger a su pueblo basando su lucha en la confianza (esto se entiende al ver algunos métodos de lucha que usan contra los Tao Tei), no como este europeo interpretado por Matt Damon que hasta entonces solo había luchado por dinero y comida con infinidad de banderas y países diferentes. Ahora decide quedarse y luchar hasta conseguir matar a los Tao Tei. Fin de la película.

Entre medias tenemos a Pedro Pascal, el actor chileno mundialmente conocido por interpretar al agente Peña en la serie Narcos, que hace de español, se intuye por ese capotazo que realiza a uno de los monstruos y la espada con la cruz de Los Templarios que lleva durante toda la película. Aunque el origen de los Templarios fue Francia se extendieron también por la península Ibérica y el personaje de Pedro Pascal, Pero Tovar, probablemente fue un soldado que desterró de las Cruzadas, y digo "probablemente" porque ni el propio actor sabe decir con certeza si esto es así o no, fruto seguramente del guión tan pobre de este film en el que los actores no han tenido que indagar mucho en el interior de sus personajes. Su papel en la película es el de chistoso, el descarado que le importa poco la trama principal de la historia pero que se deja llevar por ella mientras lanza alguna que otra frase pretendidamente graciosa.

 

With a quick wit and a skilled sword, @pascalispunk is Pero Tovar. #TheGreatWall

Una publicación compartida de The Great Wall (@thegreatwallmovie) el

Aunque la estrella de esta película es sin lugar a dudas Matt Damon, tiene mucho más gancho Pedro Pascal, a pesar del incómodo personaje que le ha tocado: un graciosillo en medio de una lucha a vida o muerte. Pero La Gran Muralla tampoco pretende ser muy intensa.

Con un presupuesto de US$135 millones, la película se estrenó en China el 15 de diciembre de 2016 y hasta el momento ha recaudado algo más de US$166 millones. En su primer fin de semana en EE UU, estrenada como en España y otras partes del mundo el 17 de febrero de 2017, recaudó US$18 millones (frente a los 66,8 del primer fin de semana en China).

La unión China-Hollywood parece que ha dado buenos frutos, principalmente en el mercado chino, y veremos más superproducciones de estas en el futuro. Aunque estaría bien que entre medias de algún otro producto de fábrica sin alma, hagan algo con un poco más de profundidad, incluso con la gran muralla como protagonista inmóvil también. Se me ocurre que podrían contar por ejemplo cómo fue la construcción de esta edificación en la que murieron 10 millones de trabajadores durante su levantamiento y que tal muro se erigió con la idea inicial de protegerse de los pueblo extranjeros. Anda mira! puede que a Donald Trump le gustase esta película y encontrase paralelismos con el pueblo chino.