Las Google Glass son el último gadget tecnológico y saldrán a la venta en 2014

Estas gafas entran en la categoría de los wereable devices.

Se trabaja en el desarrollo de aplicaciones para las mismas, con la idea de ofrecer un producto completo y con las mayores posibilidades de uso para el público en general.

Las Google Glass son el último gadget tecnológico y saldrán a la venta en 2014

Las gafas de Google son el último gadget tecnológico que, al estilo Apple: generación de expectativas, Google lanzó en abril de 2012, aunque no fue hasta principios de este 2013 cuando sacó al mercado un prototipo de las mismas.

Este primer lanzamiento “sólo para unos pocos”, ya que se pusieron a la venta 2000 unidades, tenían un público objetivo muy concreto: desarrolladores web. La finalidad de esta acción era que estos se familiaricen con ellas y creen aplicaciones para las mismas y así añadir valor al producto incluso antes de lanzarlas al mercado general.

Estas gafas entran en la categoría de los wereable devices, o lo que es lo mismo, dispositivos tecnológicos que se llevan puestos, lo que en el mundo real llamamos complementos: bolsos, gafas, relojes, pañuelos, etc. Estos aparatos permiten una interacción constante, es decir que la tecnología se integra en nuestra vida cotidiana de manera amigable y no intrusiva. Es indudable que van a cambiar la forma de utilizar la tecnología y que va a permitir el acceso a la misma, a aquella población que todavía es reticente a su uso porque le resulte complicada.

Mi primera impresión al ver las Google Glass fue pensar en las películas futuristas que se emitían en los años 80, pero según aquellos que las han probado, van más allá de lo que se pudieron imaginar los directores y guionistas de cine de la época. Con las Google Glass puedes hacer fotografías a lo que tengas delante e inmediatamente compartirlo en tus redes sociales; sí, esto ya se puede hacer con algunas cámaras de fotos, pero aquí lo haces “sin manos”, con la voz; también puedes revisar tu correo electrónico, realizar videoconferencias con la peculiaridad de que la otra personas vería lo que tú ves, etc. Y todo ello, puedes hacerlo  mientras paseas, corres, tomas un café…

Es evidente que las posibilidades de las gafas son enormes, tanto en el mundo de los negocios como en el de la enseñanza o la sanidad. En este último sector, la semana pasada, se llevó a cabo un proyecto muy interesante realizado por el doctor Pedro Guillén, de la clínica Cemtro, con el soporte de la empresa española Droiders y de Telefónica. El doctor Guillén, de la citada clínica llevó a cabo una intervención quirúrgica con las Google Glass, vía hangouts (videollamadas) de Google+, a la que asistieron más de 300 universidades y hospitales del mundo, que pudieron participar preguntando al doctor y a su equipo a través de chat y en la que intervinieron otros dos cirujanos de Europa y de EEUU, que comentaban la operación con el doctor en tiempo real. La operación también se pudo seguir en Twitter, con el hashtag #Guillenglass y en Youtube vía web de la clínica o en el de la empresa Droiders.

En relación al mundo de los negocios, ya se puede contar con una amplia variedad de aplicaciones y, algunas de ellas españolas, como puede ser la desarrollada por Silica Labs: Simple Wings, una app pensada para los medios de comunicación, cuya función consiste en permitir publicar noticias en las gafas. Esta aplicación la desarrollaron inicialmente para National Geographic.

Otra de las aplicaciones interesantes de las Google Glass está en el sector turístico, en la posibilidad de mostrar un destino “casi en cuerpo y alma” antes de visitarlo y así, lo han probado dos ciudades de Florida para mostrar sus atractivos de una forma distinta, a través de una campaña llamada Find your island challenge a Google Glass experience. Cinco personas probaron las gafas y, pudieron comprobar cómo, con tan sólo el uso de la voz, las gafas les iban mostrando información e imágenes de los lugares que querían visitar, podrían traducir de cualquier idioma, obtener información de sus vuelos y reservas, etc. Cada uno de esos cinco “turistas” probaron diferentes experiencias y los vídeos que grabaron durante las mismas fueron visualizados más de 1,3 millones de veces, en EEUU.

Aunque, a pesar de las ventajas que pueden tener, no es oro todo lo que reluce, ya que como cualquier herramienta, presenta algunos inconvenientes, en este caso centrados en el tema de la privacidad. Las gafas te geolocalizan automáticamente y no se les puede quitar la geolocalización a las fotos que realiza el usuario, con lo que esto implica moverse en un terreno movedizo en cuanto a la protección de la privacidad de las personas.

Lo lógico, como dice @marilink es que se establezca una netiquette para las gafas, al igual que se han establecido para otras herramientas de la red.

Las Google Glass son el último gadget tecnológico y saldrán a la venta en 2014
Comentarios