Ghislaine Maxwell tendrá que demostrar que no cazaba a niñas menores para Jeffrey Epstein

Ghislaine Maxwell durante un evento de mujeres inspiradoras.
Ghislaine Maxwell durante un evento de mujeres inspiradoras.
Arranca el juicio contra la mujer acusada de reclutar a chicas menores de edad para ser abusadas sexualmente por el magnate Epstein y sus poderosos amigos.
Ghislaine Maxwell tendrá que demostrar que no cazaba a niñas menores para Jeffrey Epstein

El “juicio de la década” arranca en Estados Unidos. Ghislaine Maxwell, de 59 años de edad, empresaria fundadora de la ONG medioambiental TerraMar Project, que llegó a presentar su proyecto ante la ONU, se enfrenta a un juicio de seis semanas de duración tras se acusada de seis delitos que incluyen tráfico sexual. Todo ello dentro de la órbita del popular magnate, ya fallecido, Jeffrey Epstein.

Ghislaine Maxwell, según las acusaciones, reclutaba y preparaba a chicas menores de edad para que Epstein abusara de ellas sexualmente. Las demandantes, quienes prestarán declaración en el juicio, y a quien se las identificará solo por las iniciales con la prohibición de hacerlas fotos y ni siquiera ser retratadas en las ilustraciones que los artistas hacen en la sala durante los juicios, la han descrito como la mano derecha de Epstein, su confidente, su cómplice y su facilitadora de niñas con el fin de que pudiera satisfacer su voraz apetito sexual que le hacía, por necesidad biológica, tener sexo al menos tres veces al día, según queda plasmado en las 2.000 páginas de sumario de este caso que The New York Times ha resumido en una extensa publicación la semana pasada. En dicho resumen del sumario, además, queda probado que hubo negligencia – o desidia – por parte de los funcionarios del Centro Correccional Metropolitano (MCC, por sus siglas en inglés) ubicado en Manhattan, donde se encontraba Jeffrey Epstein detenido y a la espera de juicio por abuso y tráfico sexual de menores. Y que dicha falta de vigilancia facilitó que el magnate su suicidase, aparentemente. Y decimos “aparentemente” porque aún no está probado que Epstein no fuese asesinado, quizá, con el fin de no involucrar a decenas de personalidades relevantes de todo el mundo como beneficiarios de dicha explotación sexual de menores. Pero todo esto no son más que conjeturas.

Quién sí ha sido fuertemente vigilada en su celda en el Metropolitan Detention Center de Brooklyn para impedir que se suicidase o que la asesinasen es la mujer señalada como captadora de niñas para, después, ser abusadas sexualmente por Epstein y otros hombres destacados. Maxwell, la señora de la alta sociedad, hija del magnate británico de la comunicación en Reino Unido, Robert Maxwell, un checo hallado muerto en Tenerife en 1991 desnudo flotando en el agua junto a su yate, tendrá que demostrar que entre 1994 a 2004 no conspiró con Jeffrey Epstein para traficar con menores de edad.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell. / RR SS.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell. / RR SS

El caso está tan mediatizado que su familia ha negado públicamente que pueda haber un juicio justo para una mujer que, dicen, ya ha sido condenada en los medios.

Las noticias sobre ella son atroces, como que "jugó un papel clave para ayudar a Epstein a identificar, entablar amistad y preparar a víctimas menores" y "en algunos casos participó en el abuso […] La presencia de Maxwell durante las interacciones de las víctimas menores con Epstein, incluyendo aquellas en las que la víctima estaba desvestida o que incluían actos sexuales con Epstein, ayudó a relajar a las víctimas porque una mujer adulta estaba presente", asegura la fiscalía en sus escritos.

Las cuatro víctimas que declararán en el juicio eran menores cuando sucedieron los hechos. La víctima 1 supuestamente conoció a Maxwell cuando tenía aproximadamente 14 años y fue abusada sexualmente por Epstein en sus propiedades en Nueva York y Florida, según la acusación. Maxwell "involucró" a la niña en "masajes sexualizados" grupales a Epstein, se desnudó frente a la niña y estuvo presente cuando la Víctima Menor 1 se desnudó frente a Epstein, dice la acusación.

La victima 2 viajó a Nuevo México en 1996 donde Epstein supuestamente abusó de ella en su rancho. Maxwell supuestamente preparó a la Víctima Menor 2, dándole un masaje no pedido mientras no tenía la blusa puesta. Maxwell también alentó a la Víctima Menor 2 a masajear a Epstein, según la acusación.

La víctima 3 fue captada por Maxwell cuando tenía 17 años y la animó a realizar masajes sexualizados durante los cuales presuntamente fue abusada por Epstein en 1994 y 1995.

La víctima 4 conoció a Maxwell cuando fue reclutada aproximadamente a los 14 años para darle masajes sexualizados a Epstein en su residencia de Palm Beach. Entre 2001 y 2004, la Víctima Menor 4 recibió cientos de dólares en efectivo por sus interacciones con Epstein durante las cuales abusó sexualmente de ella, según la acusación.

La defensa de Maxwell

Los abogados defensores contarán con un poderoso as para salvar a Maxwell de los 80 años de cárcel que puede asumir si es declarada culpable. Se trata de otra mujer, Elizabeth Loftus, una psicóloga especialista en falsos recuerdos y que ya participó en los juicios contra Harvey Weinstein y O.J. Simpson, entre otros. La idea, como explican desde Infobae, es demostrar que las víctimas llegaron a creerse lo que contaban por una distorsión temporal en sus vivencias, sin mentir deliberadamente; es decir, que lo que oían del suceso —en un caso tan mediático como este— alteró sus recuerdos de lo vivido y, por tanto, podría ser que lo que cuenten no sea real.

Los abogados de Maxwell también jugarán la carta del interés monetario:"Sus nuevas memorias de abuso (en referencia a las demandates), sin corroboración, no se basan tanto en la verdad o en deseo de justicia como en el deseo de dinero", dijo en una de las vistas previas una de las abogadas de Maxwell, que ha intentado incluir en el proceso información sobre los pagos que las cuatro han aceptado del fondo de compensación para víctimas que se estableció tras la muerte de Epstein con su dinero, un fondo que ya ha pagado 121 millones de dólares a 138 personas.

Con el fin de crear más presión al jurado de este juicio, la familia de Maxwell denunció el miércoles su “detención arbitraria” ante la ONU. Los hermanos de Maxwell alegan que lleva “en confinamiento solitario unos 500 días” y que se ha violado su derecho a la defensa y su presunción de inocencia, por lo que han recurrido a dos abogados expertos en derechos humanos para elevar una queja al Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU.

Zafarse de la prisión preventiva ha sido, de hecho, la lucha de Maxwell todos estos meses que lleva en el Metropolitan Detention Center de Brooklyn, 16 en total. Pero hasta en cuatro ocasiones la jueza ha denegado que quede en libertad bajo fianza alegando que representa un riesgo de fuga por sus lazos con el extranjero (tiene pasaportes francés y británico además de estadounidense) y por su situación económica. Una situación que Maxwell intentó mostrar como mediocre al declarar que tenía menos de un millón de dólares en el banco, pero los fiscales del caso pertenecientes al Distrito Sur de Nueva York identificaron más de 15 cuentas asociadas con ella desde 2016, con balances que van desde cientos de miles de dólares hasta los 20 millones.

A este juicio que arranca hoy se espera que hasta 80 periodistas intenten ingresar a la sala 318 del Palacio de Justicia de Estados Unidos Thurgood Marshall, en el Lower East Side de Manhattan. @opinionadas en @mundiario

Ghislaine Maxwell tendrá que demostrar que no cazaba a niñas menores para Jeffrey Epstein
Comentarios