GH VIP aburre porque la realidad española es más grotesca que la televisión

Belén Esteban/ telecinco.es
Belén Esteban, concursante de GH VIP.

A mí me aburre esta versión de GH VIP porque la realidad política está siendo más entretenida, más difamatoria, más perra, más choni, que el propio concurso...

GH VIP aburre porque la realidad española es más grotesca que la televisión

A mí me aburre esta versión de GH VIP porque la realidad política está siendo más entretenida, más difamatoria, más perra, más choni, que el propio concurso...

 

Es cierto que el formato no se agota porque ya se encarga Telencinco de que el realitity sea como la plaga de la peste. La sintomatología de su infección se extiende a todos los programas del canal y a cualquier hora. Así que no te escapas de conocer los ingredientes del mejunje. Nada que ver tienen estas ediciones con el primer GH donde las clases medias no sabían exactamente los efectos a largo plazo del experimento sociológico. Pero a mí me aburre este último formato porque esperaba más de la Ylenia de Gandía Shore, demasiado fina en esta ocasión, demasiado beata, machista como ella sola, y demasiado pacata al lado del modelo italiano que ni siente ni padece, como esos yogures edulcorados descremados que mandan los dietistas de la escuela Atkins.

La única que ha salvado los muebles ha sido Belén Esteban, un terremoto de Alcorcón que a veces me recuerda mucho a la hiperactiva Anna Magnani en la Bellisima, de Visconti, evacuando hipérboles y gárgolas por la boca con tal de defender a su hija.  A mí me aburre esta edición de GH VIP porque la realidad está siendo más ilustrativa, más difamatoria, más entretenida y perra que lo que se pueda esperar de la ex-concejala Olvido Hormigos o Víctor Sandoval. Al contrario, creo que a GH VIP le ha faltado caña, ponerse a la altura de los políticos de este país, de algunos empresarios y banqueros a los que cualquier día Punisher los pone en el punto de mira. Por desgracia, estamos inmunizados y Telecinco cree que el formato sigue triunfando, pero ya no es lo mismo.  Porque el país es tan esperpéntico que este programa sabe a poco. Hay tanta inmundicia en los corrales del Imperio que ni la versión más choni de Belén Estebán salva el desenlace del concurso. A lo mejor si vuelve Pocholo...

GH VIP aburre porque la realidad española es más grotesca que la televisión
Comentarios