Buscar

MUNDIARIO

Una ley de Galicia prevé multas de hasta 600.000 euros por no vacunarse

El Parlamento de Galicia aprobó una reforma a la Ley de Salud que permite sancionar con multas de entre 1.000 y 600.000 euros infracciones de salud como no llevar mascarilla o rechazar vacunarse. Socialistas y nacionalistas no avalan la iniciativa del PP.
Una ley de Galicia prevé multas de hasta 600.000 euros por no vacunarse
Vacuna. / Pixabay.
Vacuna. / Pixabay.

Galicia prevé multas de hasta 600.000 euros por no vacunarse. El Parlamento, con la mayoría absoluta del PP de Alberto Núñez Feijóo, ha aprobado este martes una reforma a la Ley de Salud autonómica que, entre otras cosas, permite sancionar con multas de entre 1.000 y 600.000 euros distintas infracciones sobre la salud pública, como la "negativa injustificada" a la vacunación contra el coronavirus o posibles virus futuros.

El texto aprobado en solitario en el pleno del Parlamento gallego, con votos en contra de la oposición (BNG y PSOE) y un grupo de negacionistas protestando a las puertas; contempla tres niveles (leve, grave o muy grave) de infracción que estarán determinados en función “del riesgo o daño que cause para la salud de la población” y siempre que las autoridades sanitarias establezcan la “obligación”.

Una reforma de emergencia

La reforma de la Ley de Salud ha sido impulsada con carácter de urgencia por el PP y no por la Xunta, que para ello precisaría de informes preceptivos, apunta El País. La oposición ha denunciado que la medida “vulnera derechos fundamentales y contradice normativas nacionales”, por lo que esperan que se quede estancada en los filtros del Tribunal Constitucional.

Por su parte, la portavoz sanitaria del PPdeG, Encarna Amigo, ha defendido que su grupo no está “haciendo nada que no esté previsto en términos genéricos en la ley estatal”, al tiempo que ha reiterado que "esa supuesta obligatoriedad de las vacunas" no es tal y que la ley será aplicada "en circunstancias muy concretas".

La multa mínima: 100 euros 

El texto aprobado este martes contempla multas que podrían alcanzar los 600.000 euros para las personas que rechacen vacunarse, pero también vislumbra otras sanciones, como una multa mínima de 100 euros por no llevar mascarilla, con la posibilidad de incremento en función del incumplimiento, detalla El País. Hacer botellón, burlar los toques de queda, organizar reuniones con más personas de las permitidas, participar en fiestas que incumplan las medidas de las autoridades sanitarias o el incumplimiento de horarios de locales son otras de las infracciones consideradas ‘leves’ que enmarca la reforma.


Quizás también te interese: 

Gonzalo Caballero respalda desescalar de acuerdo con el comité clínico

España avanza de cara a superar la pandemia pero falta mucho todavía


 

¿Una ley innecesaria?

Los detractores de la reforman afirman que la obligatoriedad de la vacunación no solo vulnera derechos individuales, sino que es innecesaria, especialmente porque cada vez son más los ciudadanos que declaran estar dispuestos a vacunarse contra el coronavirus. El último barómetro del CIS revela que el 82,9% de los encuestados planean aplicarse el fármaco voluntariamente, lo que supone un aumento de 10,4 puntos respecto a los datos de hace un mes (72,5%), aunque de momento no están publicados los últimos datos detallados por comunidades autónomas.

“La ley gallega supone la imposición de una obligatoriedad encubierta de la vacunación, aunque se exprese como falta leve. Las sanciones económicas por no vacunarse que recoge esta ley implican que la vacunación deja de ser una decisión voluntaria y libre y se convierte en una obligación, cuyo incumplimiento se sanciona económicamente. Al margen de la legalidad de una medida tomada unilateralmente por una comunidad autónoma en todo su ámbito de competencias, sin que haya circunstancias especialmente graves en Galicia en comparación con otras comunidades, esta ley vuelve a poner en el candelero la cuestión de la obligatoriedad de las vacunas contra la covid-19. Hoy por hoy, no hay ningún motivo ni epidemiológico ni ético para imponer la obligatoriedad de la vacunación”, ha argumentado Fernando García, presidente del Comité de Ética de la Investigación del Instituto de Salud Carlos III y colaborador del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona.

 

La ley tampoco cuenta con la bendición del Gobierno central, que desde antes de la llegada de las primeras dosis a España ha promulgado la voluntariedad para vacunarse. “Al igual que el resto de vacunaciones en España, la vacuna frente a la covid-19 no es obligatoria”, ha insistido el Ministerio de Sanidad, sin aclarar si recurrirá la reforma aprobada en Galicia o tomarán alguna medida al respecto.

"La Ley de Salud Pública de Galicia no obliga a vacunarse (no es competencia de la Xunta) ni desde luego vulnera los derechos de nadie. Al revés: da un marco legal para gestionar la pandemia con garantías, incluido si la autoridad competente decide hacer obligatoria la vacuna", ha subrayado el partido del Gobierno gallego, ante las críticas, en Twitter. "Ante la inacción del Gobierno central, Galicia se ha dotado de una ley para gestionar la pandemia", ha añadido. @mundiario