Buscar

MUNDIARIO

El compost humano, alternativa eco-friendly a la muerte, que comienza en EE UU

La empresa funeraria de Estados Unidos, Recompose, acude al comodín del público para convencer al estado de California para legalizar el compost de restos humanos.

El compost humano, alternativa eco-friendly a la muerte, que comienza en EE UU
Mock-up de las instalaciones de Recompose. / @recomposelife
Mock-up de las instalaciones de Recompose. / @recomposelife

Ainhoa Grandío

Colaboradora.

¡Antes del 15 de Julio!  Así lee la petición en la página web de Recompose, una funeraria alternativa de Estados Unidos, para conseguir la aprobación de una serie de modificaciones legales que les permitan compostar restos humanos en California, o, como ellos prefieren llamarlo, recomponer. 

Mazo de juez. / Pixabay

La ley en cuestión es la  AB-2592. Lo que se pretende es cambiar el texto para hacer hueco al compost humano en el panorama estadounidense. Tal y como está la legislación ahora, el director de una funeraria que se dedique a este método de disposición de restos humanos estaría cometiendo un crimen. 

Por eso mismo, las modificaciones introducidas a la ley por la miembro de la asamblea, Cristina García, tienen como objetivo ampliar la definición de quiénes pueden disponer de restos humanos, los medios de disposición de los mismos e incluir al compost humano dentro de las medidas que se toman en el estado de California para expedir licencias, realizar inspecciones, plazos de disposición… 

Esto son buenas noticias para Recompose y todos los partidarios del compost humano en California, puesto que podrían optar al entierro que quieren en otro estado más, sin desplazarse a Washington, el único otro estado donde, a día de hoy, es legal el compost humano. 

Legalización del compost humano en Washington. / @recomposelife

Estas novedades ya han superado una fase más en su camino a la aprobación dentro de la asamblea de California y pasarán a enfrentarse al escrutinio y votación del Senado, en lo que potencialmente podría convertirse en una nueva victoria para las alternativas eco-friendly en la vida y en la muerte

Al igual que ocurrió en Washington allá por 2019, la introducción de nuevos métodos de entierro en el entorno legal viene cubierta por controversia y no dos metros de tierra. 

La mayor fuerza de oposición a estos cambios llega desde el catolicismo, que cataloga al compost humano como una forma impropia de enterrar a un ser humano, falta de decoro. 

Si bien la preocupación por el modo en el que nos despedimos de nuestros seres queridos y los enterramos es totalmente legítima y lo más humano que existe, también cabe destacar que dicha preocupación no tiene por qué estar reñida con alternativas más ecológicas que las de siempre. 

Pasó lo mismo cuando surgió la cremación y ha pasado lo mismo cuando se aprobó la hidrólisis alcalina en California, cuya legalización ha entrado en vigor a principios de este mes. 

El compost no es nada nuevo. La novedad es introducir al ser humano en la ecuación, y resulta lógico que eso pueda despertar alguna que otra reacción visceral al respecto, pero, la muerte es un tema profundamente visceral. Enfrentarse a la pérdida no es sencillo. Precisamente por eso, disponer de muchas opciones puede convertirse en el mejor aliado de mucha gente en uno de los momentos más difíciles. Los métodos de Recompose no se van a colocar a la cabeza del tipo de entierro en Estados Unidos, la mayor parte de la gente continuará escogiendo la cremación o el entierro tradicional en California, pese a la legalización de la hidrólisis alcalina. Lo importante es dar medios a las personas para cumplir los deseos de un ser querido. 

Además de eso, el compost humano cuenta con una variedad de repercusiones muy positivas que podrían favorecer la lucha contra el cambio climático y el problema de superpoblación en los cementerios tradicionales estadounidenses, por lo que, pese a la controversia, su aprobación puede ser la respuesta a cuestiones que llevan en el panorama funerario desde hace mucho tiempo y servir al interés ecologista. 

Este mismo enfoque es al que apela Recompose en su página web y que les impulsa a pedir la ayuda popular para hacer realidad sus prácticas en California. En vista del apoyo en forma de cartas para las votaciones anteriores, es muy posible que estén a un clic de lograrlo. @mundiario