Buscar

MUNDIARIO

La Fundación María Luisa organizó un foro sobre inclusión en la discapacidad

El I Foro Iberoamericano en Inclusión Social de las Personas con Discapacidad, creado por la Fundación María Luisa, contó con instituciones como la ONCE, Senadis, Lantegi Batuak y Aequitas. 

La Fundación María Luisa organizó un foro sobre inclusión en la discapacidad
I Foro Iberoamericano en Inclusión Social y Productiva de las Personas con Discapacidad.
I Foro Iberoamericano en Inclusión Social y Productiva de las Personas con Discapacidad.

Firma

Marie Jasbleydy Prieto

Marie Jasbleydy Prieto

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela. Trabajó para el Consorcio de Santiago y la Universidad Cooperativa de Colombia. Escribe en MUNDIARIO.

Madrid acogió el I Foro Iberoamericano en Inclusión Social y Productiva de las Personas con Discapacidad celebrado por la Fundación Internacional María Luisa de Moreno con la participación de representantes de España, Colombia, Panamá y Puerto Rico de la Fundación ONCE, la Secretaría Nacional de Discapacidad (SENADIS), la Fundación Lantegi Batuak y la Fundación Aequitas, unidos el 28 de marzo bajo el lema “por la igualdad de oportunidades”.

El objetivo principal era analizar, diagnosticar y difundir la situación socioeconómica, de derecho y legalidad de las personas con discapacidad. Explicando los modelos de las instituciones públicas y privadas, así como las leyes que favorecen los derechos de este colectivo en España y Panamá. Con el fin de extraer lo positivo y aprender de los errores pasados para desarrollar futuros proyectos que promuevan la inclusión social y productiva de las personas con alguna limitación sensorial, física, intelectual o mental, y sus familias, desde el desarrollo personal, familiar y comunitario en Colombia e Iberoamérica. Demostrando que existe capacidad en la discapacidad.

“Una mirada desde España hacia el mundo de la inclusión laboral” a cargo de Ignacio Velo Antolín, director de programas y proyectos internacionales de la Fundación ONCE, fue la conferencia que abrió la tarde donde se enfatizó que el Estado debe invertir en la formación de este colectivo, “la Administración pública debe desarrollar las condiciones favorables para contratar personas con discapacidad, pero eso no empieza con el contrato de trabajo, sino con  la formación”. Destacando que es importante trabajar porque las empresas cumplan la cuota de empleabilidad de personas con limitaciones (Ley 13/82 ‘las empresas públicas y privadas, que empleen a un número de 50 o más trabajadores, vendrán obligadas a que de entre ellos, al menos el 2 por 100 sean trabajadores con discapacidad’), pero de manera sostenible, trasladando esa responsabilidad a su cadena de valor, “porque si se incorpora la discapacidad como elemento competitivo es un beneficio directo para las empresas”. Subrayando que nada de esto se puede cumplir sin la accesibilidad, “no pude haber inclusión sociolaboral sin transporte accesible. No puede haber una persona en un extremo de la ciudad sin transporte para poder ir a formarse, educarse e ir a trabajar”.

A continuación, el director de la Secretaría Nacional de Discapacidad de Panamá (SENADIS), Ramón Alemán, explicó el modelo “Panamá en la ruta hacia la inclusión”, exponiendo las leyes que el colectivo consiguió que se crearán en el país homónimo. Resaltando la Ley 134 de equiparación económica para personas con discapacidad que vio la luz hace tres meses, y que se considera un logro de la comunidad beneficiaria. Recordando que hasta hace 8 años las personas con discapacidad física no existían y ahora cada provincia del país tiene una oficina para apoyar y prestar varios servicios a este colectivo, donde “se trabajó en la accesibilidad logrando sacar de circulación a unos autobuses llamados ‘diablos rojos’, e implementar un nuevo sistema de transporte accesible”. Subrayando que Panamá está trabajando mucho en el cambio mental de las ONG, buscando que sean proactivas y dejen de ser dependientes del Gobierno, cambiando la mentalidad del ‘deme’ por más trabajo e independencia.

Siguiendo esta línea, Txema Franco, director  general de la Fundación Lantegi Batuak, habló sobre la “Sostenibilidad de Centros Especiales y Negocios Inclusivos” tomando como modelo Euskadi. Centrándose en la experiencia práctica y en el objetivo de visualizar al colectivo, haciendo saber y creer que “es normal ver a una persona con discapacidad trabajando”. La idea principal consistió en impulsar el desarrollo de negocios que permitieran demostrar a las personas con discapacidad y a la sociedad en general que podían integrarse. Txema explicaba que “en el país vasco la cultura de trabajo es muy importante como mecanismo de integración social, nosotros decimos –Hola ¿cómo te llamas? ¿Dónde trabajas?- En EE.UU te dicen –Hola ¿Cómo te llamas? ¿Cuánto ganas?-”.

“Estamos convencidos que las personas con discapacidad pueden trabajar en cualquier cosa por eso no tenemos ninguna limitación. Si las personas cuentan con el apoyo necesario pueden ocuparse en cualquier sector: jardinería, limpieza, hostelería, etc. […] En el país vasco hay niños que están acostumbrados desde que han nacido a ver personas con discapacidad limpiando sus aulas, y cuando han crecido ven con absoluta naturalidad que ellos estén trabajando en su entorno”. Txema al igual que Antolín afirman que para la Administración es un valor económico importante porque “si una persona tiene derecho a una pensión no contributiva en cuanto pase de una política pasiva a una activa, automáticamente empieza a generar recursos para el Estado. Empieza a cotizar para el IRPF, a la Seguridad Social […] Es muy rentable invertir cada euro en proyectos de este tipo a nivel de un país”.

Sin embargo, “aún falta mucho por hacer para hablar de igualdad e inclusión social” expresó Francisco Vañó Ferre, diputado de Toledo y patrono de la Fundación Aequitas, quien habló de la “Legislación española para la inclusión laboral”. Resaltando la Ley 41/2003 de protección patrimonial de las personas con discapacidad que se creó para “proteger a esos chicos cuando sus familiares faltaran”. Vaño contó su experiencia: “cuando entré al Congreso de los Diputados todos los ojos estaban puestos en mí para ver como actuaba a favor de la discapacidad porque estaba en una silla de ruedas [….] aún nos miran con rareza y les cuesta hablarnos de tú. La sociedad está acostumbrada a ver lo que una persona no puede hacer pero por qué no preguntan, ¿qué puede hacer una persona con discapacidad?, ya que nadie vale para todo, pero todos valemos para algo”.

Para finalizar, el Foro afloró las prácticas positivas y negativas dentro de la discapacidad. Resaltando que “casi” siempre las iniciativas surgen de los padres y familiares que buscan arduamente el reconocimiento de los derechos de sus hijos  para que puedan ser aceptados dentro de la sociedad como personas normales porque ellos “pueden trabajar y ser productivos” como comentó Nestor Tabares, director de la Fundación María Luisa de Moreno en España. Así es como existe capacidad dentro de la discapacidad, solo que requiere de una formación, y “creyendo en esas capacidades, participemos en el foro y construyamos juntos ideas innovadoras que sean de gran ayuda para iberoamérica y el mundo” concluyó la fundadora y presidenta de la Fundación que lleva su mismo nombre.