Buscar

MUNDIARIO

La función de la sociedad civil nunca ha sido tan importante en el mundo

Un número alarmante de gobiernos ha adoptado restricciones que limitan la capacidad de las organizaciones no gubernamentales para trabajar o recibir financiación

La función de la sociedad civil nunca ha sido tan importante en el mundo
Las redes sociales, protagonistas de la sociedad. / J.C.
Las redes sociales, protagonistas de la sociedad. / J.C.

Ban Ki-moon

Exsecretario general de la ONU.

Un número alarmante de gobiernos ha adoptado restricciones que limitan la capacidad de las organizaciones no gubernamentales para trabajar o recibir financiación.

Ante el Día Internacional de la Democracia, el 15 de septiembre, la sociedad civil es el oxígeno democrático. Lo vemos claramente en las democracias más dinámicas y estables del mundo, donde gobierno y sociedad civil trabajan conjuntamente en pos de objetivos comunes. La sociedad civil actúa como catalizador del progreso social y del crecimiento económico. Cumple un papel fundamental al exigir cuentas al gobierno y ayuda a representar los distintos intereses de la población, incluidos sus grupos más vulnerables.

La función de la sociedad civil nunca ha sido tan importante. Pronto comenzaremos a aplicar una nueva y alentadora agenda para el desarrollo, acordada por todos los gobiernos del mundo. Sin embargo, para la sociedad civil, la libertad de acción está disminuyendo o incluso desapareciendo.

Un número alarmante de gobiernos ha adoptado restricciones que limitan la capacidad de las organizaciones no gubernamentales para trabajar o recibir financiación, o para ambas cosas. Por esa razón, el tema del Día Internacional de la Democracia de este año es “Espacio para la sociedad civil”.

En este día, recordemos que el progreso y la participación cívica van de la mano. Una nación segura de sí misma da voz a los ciudadanos y les permite participar en el desarrollo del país.

A medida que las Naciones Unidas continúan trabajando por un futuro democrático y pluralista para todos, el Estado y la sociedad civil pueden y deben colaborar en la creación del futuro que desean las personas.