La Iglesia tiene un pontífice sólido, visionario y cargado de ideas reformistas

El Papa Francisco / Twitter.
El Papa Francisco / Twitter.

La obcecación y extremado conservadurismo de la Iglesia católica ha provocado la disidencia de miles de católicos en el mundo y de esto ha tomado conciencia el Papa Francisco.

La Iglesia tiene un pontífice sólido, visionario y cargado de ideas reformistas

La obcecación y extremado conservadurismo de la Iglesia católica ha provocado la disidencia de miles de católicos en el mundo y de esto ha tomado conciencia el Papa Francisco.

Por primera vez en la historia escuchamos a un Santo Padre abordar de manera tan lúcida y generosa temas tan sensibles y controvertidos para la Iglesia. Los encara porque tiene una gran calidad humana y se adapta a los tiempos actuales.

Sabe que la Iglesia debe lidiar con la condición humana, que es conflictiva, contradictoria, débil, intolerante y de difícil comprensión.

En días pasados el Santo Padre hizo declaraciones vanguardistas, a la revista jesuita Civiltà Cattolica al invitar a clérigos y creyentes a reflexionar sobre temas como “curar las heridas, dar calor y acompañar a las personas a partir de su condición”.

Se refirió a los homosexuales, católicos divorciados y mujeres que abortaron. También hizo alusión a la anticoncepción y al papel de la mujer.

Probablemente lo más relevante, sin embargo, fue cuando expresó que la Iglesia Católica debe cambiar y mostrarse más misericordiosa para poder sobrevivir. "La Iglesia a veces se encierra en pequeñas cosas, reglas mezquinas", afirmó.

Aseguró que la Iglesia Católica debe ser como "un hospital de campaña tras una batalla", abriéndose a los "heridos" mencionados. “Si la Iglesia se obsesiona con esos temas puede caer como un castillo de naipes”. Nada más cierto.

Reiteró que si una persona es homosexual y tiene buena voluntad de buscar a Dios, él no era "quién para juzgarla", dijo con sabiduría. En el caso de los gays- que siempre han sido excluidos- muchos nacieron con esa condición y aquello les ha causado mucho dolor. Otros la han adquirido. Por tanto, es importante como parte de la caridad cristina y la misericordia de los creyentes y no creyentes, respetar su situación. Aquellos merecen ser aceptados y comprendidos. Afortunadamente día que pasa, la sociedad se muestra más tolerante con ellos y con las palabras del Santo Padre, será más, principalmente por parte de los conservadores.

Bergoglio también hizo referencia a los divorciados y vueltos a casar por matrimonio civil. Estos quedan excluidos de por vida de recibir los sacramentos de la iglesia. No pueden comulgar o ser padrinos de bautizo de un recién nacido. Lo natural sería que los que se casan tras un divorcio sean readmitidos a los sacramentos si lo desean.

Respecto a mujeres que se han visto en la terrible decisión de abortar. Su dolor de perder a su hijo es un calvario y un profundo cargo de conciencia como para además ser rechazadas, criticadas y condenadas. Aquellas merecen la comprensión y el apoyo de todos para cargar un peso de por vida.

En el caso del papel de la mujer, afirmó que si bien ve mayor participación en la Iglesia, no aceptará un cambio en la prohibición al sacerdocio femenino. Aseguró, sin embargo, que el genio femenino es importante donde se toman las grandes decisiones, lo cual es positivo. Dichos cambios tan fundamentales, tomarán tiempo. Es imposible esperar que sean de la noche a la mañana.

El gran cambio es que contamos un Pontífice sólido, visionario y cargado de ideas reformistas muy positivas principalmente para los que se encuentran alejados de la Iglesia y de la fe. Estos temas deberán ser tratados por la comisión cardenalicia cuyas reformas deberían ser aplicadas a la brevedad posible.

Por ahora se han sentado las bases para el cambio.

La Iglesia tiene un pontífice sólido, visionario y cargado de ideas reformistas