Francia triunfa con el renting social de coches eléctricos: un alquiler de 100 euros

Dos coches eléctricos de bajo precio cargan en una calle de París. / Getty Images.
Dos coches eléctricos de bajo precio cargan en una calle de París. / Getty Images.
Varias entidades han propuesto un plan similar para España y el Gobierno confirma que lo está estudiando.
Francia triunfa con el renting social de coches eléctricos: un alquiler de 100 euros

Vincent Fredon, un francés de 41 años residente en Cornil, conduce cada día su coche eléctrico hasta el trabajo, recorriendo unos 60 kilómetros diarios. No ha tenido que desembolsar miles de euros para comprarlo; en su lugar, paga solo 76 euros al mes gracias al programa de renting social del gobierno de su país. Fredon y su esposa Mélanie son parte de los 50.000 beneficiarios de esta iniciativa que ha revolucionado la movilidad eléctrica en Francia.

El programa, diseñado para familias de rentas medias y bajas, ofrece la posibilidad de alquilar vehículos eléctricos durante al menos tres años por una cuota mensual accesible que ronda los 100 euros. "Sin esta ayuda, no habríamos dado el paso de comprar o alquilar un vehículo cero emisiones", comenta Fredon. "Económicamente, es muy interesante programar las cargas durante las horas de menor consumo en casa, especialmente con el alto precio del diésel". Por su Renault Twingo e-tech, Fredon paga 76 euros mensuales, mientras que su esposa abona 176 euros por un Renault Mégane E-tech, más grande.

El programa ha tenido tal éxito que los 50.000 vehículos disponibles se agotaron en menos de un mes, impulsando al gobierno a anunciar una nueva convocatoria para finales de este año o principios de 2025. Esta iniciativa forma parte del compromiso de Francia para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, en un esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector del transporte, que representan el 30% del total en el país.

Particularidades del mercado local

En España, organizaciones como Transport & Environment (T&E) y Ecodes han propuesto al gobierno un plan similar adaptado a las particularidades del mercado local. La propuesta incluye coches más básicos de unos 20.000 euros, con cuotas mensuales de alrededor de 90 euros durante cuatro u ocho años. "La iniciativa de Francia demuestra que hay interés por la movilidad eléctrica, pero el problema es el precio", explica Carlos Rico de T&E. "Nuestra propuesta podría sustituir 39.000 vehículos de combustión en un año, ahorrando unas 50.000 toneladas de CO₂".

El Ministerio para la Transición Ecológica ha confirmado que está estudiando esta propuesta, mientras que otras entidades, como la Asociación Española del Renting de Vehículos (AER) y la asociación de concesionarios Ganvam, también han presentado sus propias versiones de un programa de renting social.

El objetivo de estas propuestas es no solo fomentar la adopción de vehículos eléctricos entre las rentas más bajas, sino también rejuvenecer el parque automovilístico español, que tiene una media de edad de 14,2 años. "Un programa como este haría que las economías menos pudientes se animaran a achatarrar sus coches viejos y cambiarse a un eléctrico", señala Fernando Miguélez de Ganvam.

Los expertos coinciden en que un programa de renting social en España no solo contribuiría a la descarbonización del transporte y a la mejora de la calidad del aire, sino que también generaría empleo en la industria local y ayudaría a crear un mercado de segunda mano de vehículos eléctricos. Isabel Büschell de T&E destaca que "el ejemplo francés nos enseña que un leasing social permite acercar los eléctricos a personas vulnerables que dependen del coche, pero no tienen poder adquisitivo para comprarlo o alquilarlo". @mundiario

Comentarios