Buscar

MUNDIARIO

Francia admite contactos para recibir a algunos migrantes del Open Arms

La Comisión Europea negocia con París y Madrid, aunque el Gobierno español no quiere aventurar ningún detalle para no entorpecer el proceso.
Francia admite contactos para recibir a algunos migrantes del Open Arms
Migrantes del Open Arms. / Twitter
Migrantes del Open Arms. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La Comisión Europea y Francia negocian desde hace semanas para desatascar el destino de los 151 migrantes rescatados por el Open Arms hace 13 días. Así lo ha confirmado El País citando a un portavoz del Ministerio del Interior francés. "Como cada vez ante estas situaciones, Francia tiene la iniciativa y contribuye activamente a la búsqueda de una solución de desembarco y acogida de las personas socorridas a escala europea. Hay discusiones actualmente en curso, bajo la égida de la Comisión”, explica la fuente.

París fue una de las tres ciudades que recibió la solicitud de ayuda de parte de la ONG Open Arms junto a Berlín y Madrid. Eso mediante una carta escrita remitida el 7 de agosto en el que solicitaba a los gobernantes de Francia, España y Alemania que iniciaran una negociación con la comisión para el desembarco de los migrantes en Malta o Italia. No obstante, ninguno de los tres países emprendió dichas negociaciones, pero cuando menos el Gobierno de Emmanuel Macron sí sigue moviéndose para buscar alguna solución. Bruselas ya había admitido previamente que estaba en contacto con varios países para resolver esta crisis.

En el caso del Gobierno de Pedro Sánchez, éste se maneja un poco más discreto en el tema, pero el mismo diario cita fuentes de La Moncloa para asegurar que de cualquier forma están tomando cartas en el asunto. "Desde el primer momento estamos trabajando en una solución común europea”, explicó un portavoz del Ejecutivo español.

Bruselas ha dedicado sendos esfuerzos en los últimos días en un modelo de reparto entre Estados para poder desalojar el Open Arms, pero de momento no se sabe si España recogería a algunos de ellos. El Gobierno prefiere guardar silencio para no entorpecer las negociaciones.

Lo cierto es que España ha quedado en una postura delicada por el bloqueo de este navío. Negarse a participar en el reparto de los migrantes daría una pobre imagen al país pese a que Madrid insiste que Salvamento Marítimo rescata a miles de migrantes en el Mediterráneo, a diferencia, por ejemplo, de Italia, que pasa de puntillas en este tema. Pero a la vez, si cobija a los migrantes que no quiera Roma le estará dando la razón a Matteo Salvini, el polémico ministro de Interior que se niega a abrirle la puerta a nadie aun a costa de violar convenios internacionales.

Polémica entre todos

Aquella reticencia de Italia y la presión migratoria que recibe de parte de marruecos, explican que España se niegue a aceptar la fórmula de reparto temporal que han propuesto Francia y Alemania ante los bloqueos de barcos desde hace algo más de un año. La idea de París y Berlín es distribuir de forma voluntaria a los rescatados en la ruta con origen en Libia que está supeditada a la voluntad de los Estados. En estas reuniones informales que se han celebrado para hablar del tema, España también ha asegurado que ese mecanismo se aplique a más que solo las ONG y se haga válido para todo el Mediterráneo, aunque también en los rescates del Estrecho y el Mar de Alborán.

En el bote la situación está llegando al límite cada día. Para las próximas horas se vaticinan olas de dos metros y el estado de salud de los migrantes se está deteriorando a gran ritmo. Marc Reig, capitán de la nave, solicitó el martes por la tarde que Malta e Italia autorizaran la evacuación de dos bebés de nueve meses para recibir asistencia médica. Italia aceptó y recibió a los menores acompañados de sus padres, de Eritrea y de Etiopía. Con ellos van ya 16 personas que han abandonado el barco por el mismo motivo.

En cuanto se desbloquee el Open Arms, vendrá una nueva crisis: el Ocean Viking, fletado gracias a Médicos sin Fronteras y SOS Mediterráneo, que el martes solicitó atracar en algún puerto para desembarcar a los 356 individuos que rescató la semana pasada, de los cuales 74 son menores de edad.

Desde que Italia emprendiera su cruzada contra las ONG en julio del año pasado, hasta unas 2.000 personas se han quedado varadas en el mar antes de recibir la autorización para pisar tierra firma. Bruselas ha emprendido el proceso de negociaciones para reubicar a un total de 1.030 de ellos, es decir, la mitad. @mundiario