El fotógrafo Raj Shetje utiliza la violencia sexual para un editorial de moda

La violencia sexual vinculada a la moda.
La violencia sexual vinculada a la moda.

El contexto de las fotografías no deja lugar a dudas, se muestra claramente una mujer que forcejea con varios hombres en un autobús simulando lo que fue un hecho terrible.

El fotógrafo Raj Shetje utiliza la violencia sexual para un editorial de moda

En 2012 Nirbhaya, de 23 años, estudiante de Nueva Delhi, fue violada por varios hombres en un autobús, y asesinada después. Hecho que provocó una oleada de manifestaciones por todo el mundo que no dejaron de protestar acerca de un delito que se repite con demasiada frecuencia en la India.

Bajo el título: The Wrong Turn, una serie de fotos muestra una violación maquillada y peinada para vender moda, lo que ha creado gran indignación en todas las redes sociales.

¿Hemos perdido la sensibilidad que es necesaria para transmitir sensaciones? ¿Es necesario el todo vale para darse a conocer a través de vincular el producto con actos que muestran la peor parte del ser humano? o ¿simplemente el arte basado en la propia concepción no entiende de determinadas fronteras?

Me hago demasiadas preguntas para entender que puede pasar por la cabeza de todos los que han participado en este proyecto, de personas a quienes si les hubiera tocado muy cerca este hecho, no podrían dejar de sentir demasiado dolor, simplemente imaginando fotograma a fotograma lo que fue la realidad de una chica, que un día subió a un autobús y dentro había varios monstruos esperándole y donde no caben pinceladas de frivolidad de ninguna clase.

Por lo visto y según el propio Raj Shetjer autor de las fotografías, simplemente es un lenguaje con el que comunicarse, algo que incluso le parece muy simple, “yo soy parte de una sociedad en la que algo como esto le puede pasar a mi madre, mi novia, mi hermana, y estoy satisfecho de mi trabajo.” ha comentado el fotógrafo.

Creo que a veces es muy fácil equivocarse en la forma, estoy segura que para algunas personas es una forma de denuncia, pero para otras es añadir un elemento dramático al que la mayoría de las personas nos produce un gran rechazo, y así crear la suficiente onda expansiva rellena de controversia para simplemente darse a conocer dentro del efecto viral que tienden a tener este tipo de noticias y que se nutren de tal efecto.

Del  mismo modo que no se nos ocurriría hacer una sesión de fotos en un paisaje devastado por un terremoto, fotografiando a niños debajo de las piedras para promocionar conjuntos de moda infantil. Creo que nadie en su sano juicio y fuera de los condicionamientos fundamentados en el beneficio implícito que se basa en morder la sensibilidad de la gente para promocionar una marca, haría algo así.

No es la primera vez que se utiliza la fotografía de moda para manifestar conductas sexuales agresivas que incluyen el posible delito, no somos jueces para negar la libertad de nadie que sienta la necesidad de exponer como vea mejor sus ideas o cualquier forma de denuncia, pero existen patrones de sensibilidad que lejos de amortiguar el golpe lo hacen de forma certera sin necesidad de crear desde un acto de barbarie una situación en la que nadie quisiera ser el protagonista acariciándolo de ningún modo para querer aportar simplemente una generalidad.

El fotógrafo Raj Shetje utiliza la violencia sexual para un editorial de moda
Comentarios