Formas de paliar los efectos secundarios de las vacunas contra la Covid-19

Vacuna, imagen referencial. / Archivo.
Vacunas contra la covid-19. / RR SS.

Durante la post-vacunación pueden aparecer efectos secundarios a la vacuna que son necesarios de mitigar, aunque no es correcto prevenirlos.

Formas de paliar los efectos secundarios de las vacunas contra la Covid-19

En mi ámbito profesional es muy habitual observar, entre aquellas personas que han decidido vacunarse, que existan dudas o preguntas, como por ejemplo, ¿qué medicamentos podrían consumir para paliar los posibles efectos secundarios tras la vacunación? o si ¿están poniendo en riesgo su salud?.

Luego de haber superado un año y medio de convivir con la pandemia, la que ha generado en el mundo la pérdida de más de 4.04 millones de vidas y ha superado los 186.6 millones de contagios,  promoviendo una incertidumbre generalizada, la vacunación contra el más letal de los coronavirus es un motivo a considerar y hasta de elogiar. No obstante, los diferentes inoculantes utilizados contra la Covid-19 pueden generar, entre las 48 a 72 horas posteriores, efectos secundarios, que son normales y leves, como son la inflamación o hinchazón en el lugar de la aplicación, dolores musculares, fiebre o febrícula, dolores articulares (artralgia), cefalea (dolor de cabeza) y decaimiento general —nunca van a producir tos, falta de aire o fiebre persistente, etcétera; estos son síntomas propios de la enfermedad; en estos casos, así como si persistiesen los anteriores, se debe consultar inmediatamente al médico—.

Volviendo a los efectos secundarios de las vacunas, entre las opciones más seguras y efectivas, para mitigarlos se encuentran el ibuprofeno, diclofenac y paracetamol, los cuales son eficaces para bajar la temperatura corporal, calmar los dolores musculares y articulares, así como otros malestares generales.

El ibuprofeno y el diclofenac son fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) con acciones analgésicas, antifebriles y antiinflamatorias que alivian rápidamente los dolores corporales intensos, mientras que el paracetamol se utiliza, por ser un antipirético, para bajar la temperatura corporal, y un analgésico —es decir, ayuda a controlar el malestar general o los dolores corporales—. A la vez, y mientras se los utilicen por periodos cortos, ninguno de estos fármacos presentan grandes contraindicaciones, excepto cuando los usan a largo plazo y en dosis altas, donde los antiinflamatorios pueden llegar a producir úlcera gástrica o duodenal, acidez o complicaciones gastrointestinales, como hemorragia digestiva y perforación, entre otras. También, dentro de las precauciones en su uso tenemos que considerar aquellos pacientes que están anticoagulados, con insuficiencia renal o en monorrenos (pacientes que únicamente tienen un riñón) donde no es recomendable que utilicen los antiinflamatorios como el ibuprofeno y el diclofenac (excepto bajo supervisión médica), pero sí pueden usar paracetamol; vale subrayar que este último no es recomendable utilizarlo en las alteraciones de la función hepática o en forma crónica.

En el caso de las comorbilidades, como la hipertensión arterial, diabetes, asma, obesidad, etcétera, estas drogas son seguras, siempre y cuando se las utilice en un lapso de tiempo corto; en el caso de un uso prolongado, y como lo dije anteriormente, debe realizarse bajo la supervisión del médico.

En términos generales, y considerando los efectos secundarios en la post-vacunación, se puede recurrir a estos medicamentos, los cuales nos garantizan seguridad y eficacia. En cuanto a las dosis, sugiero para el ibuprofeno 400 mg. cada 8 o 12 horas, para el diclofenac 50 mg. cada 8 o 12 horas y con el paracetamol  —hasta 1 gramo cada 8 horas— durante un lapso de tiempo de no más de 72 horas.

También, como una medida no farmacológica, se pueden aplicar paños fríos en el sitio de la aplicación.


Quizá también te interesa:

¿Por qué algunas personas vacunadas se contagian o mueren por la Covid-19?

¿Es posible morir por la Covid-19 en la post-vacunación?


 

Otras recomendaciones

> No realizar esfuerzos innecesarios, así como no hacer actividad física intensa durante las 48 a 72 horas posteriores a la vacunación.

> Cuando exista inflamación y/o aumente la intensidad del dolor lo recomendable es consumir ibuprofeno, o en su defecto diclofenac. En caso de dolor, el paracetamol es el indicado. Vale subrayar que estos medicamentos no deben usarse como preventivos, sino para amortiguar los efectos secundarios de la vacuna.

> Por otra parte, existen personas que están consumiendo ivermectina, por lo que la recomendación es no utilizar la de uso veterinario, así como deben suspender el tratamiento durante 5 a 7 días antes y después de la vacunación; es decir, cuando llegue el momento de la aplicación de la vacuna contra el SARS-CoV-2 se debe suspender el consumo de ivermectina por unos 10 a 14 días.

> Algunos profesionales recomiendan el uso de la aspirina (AAS), como un antiagregante plaquetario, en dosis de 200 mg. diarios, 10 días antes y 10 días después a la vacunación (esto es para evitar los posibles casos de trombosis).Como una opinión personal considero que es un evento excepcional —según datos de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia se produce, aproximadamente, 1 caso cada 167 mil dosis— por lo que no tiene sentido iniciar un tratamiento profiláctico para prevenir un evento poco frecuente. Por lo tanto, sugiero realizar una consulta con un hematólogo o en su defecto con el médico clínico.

> En caso de que los efectos secundarios propios de la post-vacunación persistan, por más de 72 horas, deben acudir a un médico.

No obstante, y a pesar de todos estos datos que nos otorgan seguridad, debemos considerar las características de salud de cada individuo y evitar el abuso o mal uso de los fármacos, por lo que la mejor opción es comenzar por hacer una consulta con su médico de cabecera así como adquirir los fármacos en una farmacia habilitada — estoy haciendo referencia a que no los adquieran por las web o en línea, en kioscos, supermercados, mayoristas, etcétera, ya que esto es ilegal; además, las farmacias nos garantizan la procedencia, la calidad y seguridad de los fármacos, entre otras acciones—. @mundiario

Formas de paliar los efectos secundarios de las vacunas contra la Covid-19
Comentarios