La Fiscalía respalda la prohibición de las manifestaciones del 8-M en Madrid

Movilización feminista en Madrid. / RR SS.
Movilización feminista en Madrid. / RR SS.

El fiscal considera que las medidas de seguridad propuestas por los organizadores son "insuficientes” y alega que Madrid es la autonomía con peores datos epidémicos: la incidencia acumulada se mantiene en 245 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo del umbral del riesgo extremo.

La Fiscalía respalda la prohibición de las manifestaciones del 8-M en Madrid

La Fiscalía fija posición: respalda la prohibición de las manifestaciones del 8-M en Madrid. En una primera intervención ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el fiscal ha defendido que las movilizaciones feministas entrañan un riesgo de salud pública y que las medidas de seguridad propuestas por los organizadores de las concentraciones son "insuficientes”, especialmente en el escenario pandémico actual: Madrid es la autonomía con peores datos epidémicos. 

La postura choca con el argumento de las siete organizaciones que han presentado un recurso contra la decisión de la Delegación del Gobierno: Comisión 8M, 8M Movimiento Feminista, los sindicatos UGT y CC OO, CGT y otros dos colectivos, que alegan que las concentraciones y otros actos podrían celebrados cumpliendo cada una de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. 

La Delegación del Gobierno, que prohibió las concentraciones, por su parte se ha basado en los datos sanitarios actuales de la capital española: la incidencia acumulada se mantiene en 245 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo del umbral del riesgo extremo, cuya media nacional es 149.


Quizás también te interese: 

Sanidad desaconseja las manifestaciones feministas del 8-M: “No ha lugar”


 

Situación de conflicto

La Fiscalía ha admitido que las concentraciones en un contexto de pandemia suponen una “situación de conflicto” entre el derecho a la vida (artículo 15 de la Constitución) y a la salud (artículo 43) frente al derecho de reunión (artículo 21), por lo que resulta “procedente” otorgar “prevalencia” al derecho a la vida “dado que el propio texto constitucional prevé la posibilidad de limitar el derecho de reunión en los supuestos que exista una puesta en peligro para las personas y bienes”.

Asimismo, sostiene que las concentraciones previstas para el 8-M convocadas por colectivos como UGT y CC OO -que han organizado una concentración conjunta en Cibeles con menos más de 250 personas- carecen de las medidas de seguridad que permitan garantizar la salud pública "que se ve comprometidas en la situación actual".

La Comisión 8M, principal impulsora de las huelgas feministas de 2018 y 2019, entre tanto, planteó cuatro eventos en cuatro plazas de Madrid, en la que reuniría a unas 500 personas que las organizadoras “prometían controlar” con vallas de separación, uso de mascarilla y de gel hidroalcohólico. Otra gran convocante es 8M Movimiento Feminista, que propuso “una concentración controlada” en la céntrica plaza de Callao, con un máximo de 250 participantes.  

Pero el fiscal ha afirmado que es “a todas luces, insuficiente para el control basado en el porte de la mascarilla y el mantenimiento de la distancia interpersonal de un número de personas como el indicado por el promotor”.

La Fiscalía se ha apegado a una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que abordaba la adopción de medidas temporales por razón de salud pública; y en el informe de situación de 1 de febrero de 2021, en el que se establece que el volumen de incidencia supera la tasa de casos recomendados por la Unión Europea, "como criterio de ponderación" para prohibir las manifestaciones. @mundiario 

La Fiscalía respalda la prohibición de las manifestaciones del 8-M en Madrid
Comentarios