Buscar

El Ficcionario sopesa la fuerza del destino en el problema del desempleo

Bajo el punto de vista de los que creen que el destino ejerce una decisiva influencia en el hecho de quedarse sin trabajo, sólo otro poder sobrenatural más fuerte puede remediar la injusticia que causa el primero.

El Ficcionario sopesa la fuerza del destino en el problema del desempleo
Representación de las Parcas en la mitología romana, encargadas de tejer los hilos de la vida.
Representación de las Parcas en la mitología romana, encargadas de tejer los hilos de la vida.

Firma

Luis Calero

Luis Calero

El autor, LUIS CALERO, es colaborador de MUNDIARIO, donde mantiene la sección El Ficcionario Ortográfico. Es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Profesor de filosofía, ha publicado Catecismo pedagógico (Ed. Aguaclara, 1999), Ficcionario (Ed. Aguaclara, 2006) y Absurdo literal (Ed. Neopàtria, 2015). @mundiario

A lo largo de la historia, nuestros antepasados han atribuido a fuerzas desconocidas e inevitables la responsabilidad de todo cuanto acontecía, desde la caída de un rayo o la aparición de la lluvia hasta el nacimiento de un ser vivo o su muerte. El Ficcionario de esta semana (que honra la figura de Stephen Hawking (1942-2018), para quien el cosmos era posible sin Dios) se topa con que también el fenómeno del paro, que parecía depender enteramente de circunstancias humanas, puede achacarse a fuerzas irrefrenables.

pájina. Cada lado escrito de las hojas de un libro de paja. Los libros de paja son los que escriben las personas que actúan bajo las órdenes de otra, el verdadero poder oculto, a la que no le interesa figurar en un primer plano, en el mundo de lo visible.

palabrothero. (spanglish). El hermano que dice palabrotas.

pancreas. Glándula específica constitutiva de la anatomía de los panaderos.

panejírico. Discurso hecho en alabanza de un eje, generalmente el que une políticamente a las capitales de dos estados.

panfilo. (cultismo). Amigo del pan.

panhegirismo. Movimiento islámico que pretende implantar en todo el mundo el calendario musulmán inaugurado por la hégira, cuyo punto de inicio es el 15 de julio del año 622, día en que Mahoma huyó de La Meca a Medina.

papagallo. 1. Ave resultado de la combinación genética de un loro y del macho de la gallina. 2. Figuradamente, persona que habla insustancialmente sin parar y con un tono presumido, bravucón y hasta insolente. 3. Todavía más figuradamente, cantante de karaoke al que le sale alguna nota falsa o chillona.

papeleería. Tienda donde se vende papel para leer. Librería.

paquevote. Embarcación que lleva pasajeros de un puerto a otro para que puedan ejercer su derecho a elegir a sus representantes políticos.

paqüidermo. Elefante que vive en el agua.

paracitysmo. (angl.). Circunstancia de vivir una ciudad a costa de otra. Es, por ejemplo, lo que piensan los habitantes de Gibraltar respecto de La Línea.

paradismático. (cat.). Perteneciente o relativo al paraíso.

parahíso. Lugar muy hermoso y agradable, con indicación precisa de dónde se encuentra (ahí).

parbulario. Escuela de árboles pequeños. ¡Para que luego se nos vayan de las manos por las ramas!

parhado. Individuo al que el destino ha querido dejar sin empleo, bajo el punto de vista de los que creen que el destino se ocupa de estas cosas. Y tan desfavorable destino, entonces, sólo lo puede arreglar la intervención de otro poder sobrenatural más fuerte que el primero. Por eso la ministra de Empleo, Fátima Báñez, agradeció en 2012 a la Virgen del Rocío su ayuda para salir de la crisis. "De la virgen un capote siempre llega", afirmó. Conociendo las raíces folclóricas de la ministra no faltó quien interpretó esta afirmación como una invitación a que los parados lo intenten, como valerosos emprendedores, en el mundo del toreo; voces más sensatas entendieron, por contra, que lo que la ministra del Partido Popular hacía era "torear" divinamente el problema en lugar de contribuir a resolverlo.

parhanoico. En la capital de Vietnam, persona que padece la enfermedad mental caracterizada por la aparición de ideas fijas, obsesivas y absurdas, basadas en hechos falsos o infundados, pero sin padecer alucinaciones y manteniendo la conciencia.  

parhedón. Muro contra el que se llevan a cabo fusilamientos de personas que aman el placer. Se supone que bajo la dirección de otras que, predicando la virtud del sufrimiento, muy al contrario, lo detestan.

parhipé (hacer el). Simular que se tiene hipo.

parkingson. Tembleque que, cuando el espacio es muy reducido, se apodera de los automóviles a medida que se va desarrollando la maniobra de aparcamiento en los lugares habilitados a tal efecto, lo que les lleva a chocar repetidamente con los que tienen delante y detrás.

parlamiento. Alocución repleta de mentiras o de falsas promesas, algo a lo que muchos políticos nos tienen acostumbrados. Hasta el punto de que casi resulta preferible que se encomienden a las divinidades. @mundiario