El Ficcionario recoge señales que animan a proclamar derechos básicos de los animales

1 Dibujo del artista ©Pawel Kuczynski como crítica al especismo y al modelo industrial de consumo_opt_opt
Dibujo del artista polaco Pawel Kuczynski para criticar el especismo y el modelo industrial de consumo.

Basándose en la supuesta superioridad de la especie humana, el pensamiento occidental ha tendido a justificar, al margen de consideraciones éticas, cualquier acción que pusiera a los animales a nuestro servicio.

El Ficcionario recoge señales que animan a proclamar derechos básicos de los animales

En la mayoría de las sociedades humanas se ha tenido como normal discriminar a animales de otras especies. El Ficcionario muestra la evolución de este planteamiento y cómo, sobre la base ahora indiscutida de que los animales sienten, disfrutan y padecen, empieza a asentarse la idea de que es necesario, al menos, minimizar su sufrimiento.   

precabida. Se dice de la persona que obra con cautela cuando ha de llenar un recipiente, introducir un objeto en un espacio reducido o acudir a un local con aforo limitado.

precaunción. Prudencia con la que el sacerdote signa con óleo sagrado a las personas para administrarles algún sacramento. La cautela debe ser máxima en el caso de la extremaunción, que podría ser bruscamente rechazada por el ungido -si todavía conserva lucidez suficiente para asociar la solución del cura a la cura sin solución- o causarle tal soponcio que adelantase el fatal desenlace.

predhominio. Especismo. Dominancia de la especie humana sobre el resto de animales. Basándose en la supuesta superioridad de los seres humanos sobre el resto, el pensamiento occidental ha tendido a justificar, sin tener en cuenta ningún tipo de consideración ética, cualquier acción que pusiera a los animales a nuestro servicio. Así Aristóteles, por ejemplo, asentó la idea en su Política: “Las plantas existen para los animales, y los demás animales, en beneficio del hombre; los domésticos para su utilización y su alimentación, y los salvajes –si no todos, al menos la mayor parte de ellos-, con vistas a la alimentación y a otras ayudas, para ofrecer tanto vestidos como otros utensilios. Por consiguiente, si la naturaleza no hace nada imperfecto ni en vano, es necesario que todos esos seres existan naturalmente para utilidad del hombre”. La tradición judía y luego la cristiana mantuvieron básicamente el mismo planteamiento. Descartes sostuvo que los animales eran simples autómatas que, como tal, ni siquiera tenían la capacidad de experimentar sensaciones; como, además, carecían de alma, tampoco podían desarrollar conciencia ni entendimiento. Locke y Kant también excluyeron a los animales de la comunidad moral y no contemplaron que los humanos tuviéramos algún tipo de obligación respecto de ellos, aunque sí recomendaban no ocasionarles ningún daño gratuito, más que nada como un ejercicio de contención preventiva respecto de la posibilidad de emular ese comportamiento entre humanos. El verdadero punto de inflexión respecto del planteamiento tradicional lo encontramos en Jeremy Bentham, quien sostuvo que, dado que los animales poseen la capacidad de sentir, nos corresponde a nosotros como seres racionales la obligación moral y legal de no infligirles sufrimientos innecesarios. Una posición similar a la mantenida por Bentham, de corte utilitarista y centrada en el principio de la "minimización del sufrimiento", fue desarrollada con posterioridad por Peter Singer, autor de Liberación animal (1975), un texto que influyó decisivamente en la lucha contemporánea por los derechos de los animales, que ahora se extiende a ámbitos como el de la alimentación, la experimentación, el entretenimiento o la vestimenta.

prediposición. Propensión a tener el complejo de Edipo. Se ha constatado que, de momento, entre los varones todavía no ha adquirido la forma de "amor a la madre Naturaleza".

prefherencia. Predilección por algunos bienes de nuestros progenitores antes que por otros, lo cual -entre hermanos- suele ser motivo de fuertes difherencias.

prefherir. Elegir a una persona entre otras para causarle daño. El procedimiento también ha funcionado entre especies: vacas, cerdos, caballos, gallinas, burros y cabras han tenido la mala suerte de ser las prefheridas de la especie humana.

preminente. Dícese del premio superior a otros en categoría o dotación económica.

preokupar. Causar intranquilidad y desasosiego en el propietario el hecho de que alguien pueda habitar, sin tener derecho a ello, una vivienda suya deshabitada.

preselvativo. Condón que debiera proteger a la selva de los peligros y enfermedades que la acechan al mantener relaciones con el capitalismo salvaje y el desarrollismo. Algo que agradecerían las numerosas especies, animales y vegetales, que cada día desaparecen.

presignarse. Santiguarse y, a continuación, signarse.

presonaje. Individuo que habiendo alcanzado notoriedad y distinción en la vida pública, no obstante, ahora está preso. Uno de los presonajes de mayor actualidad es Eduardo Zaplana.

pressteza. (angl.). Diligencia o prontitud con que la prensa se ocupa de un asunto. Lo que vale de poco si sus redactores sufren de pressbicia, esa vista cansada, inducida a veces por los responsables del medio en que trabajan, que les impide ver con claridad los hechos más próximos y que puede constituir un pressagio de su despresstigio.

prestigidictador. Dictador que ha alcanzado gran prestigio haciendo juegos de mano y otros trucos de magia. Para ilusionar al pueblo. @mundiario

El Ficcionario recoge señales que animan a proclamar derechos básicos de los animales
Comentarios