El Ficcionario indaga sobre la utilidad de los reyes y los rezos

king-david-in-prayer-pieter-de-grebber-detail-w740x493_opt
El rey David orando (1640), de Pieter Fransz de Grebber (Museo del convento de Santa Catalina de Utrecht).

Francis Galton fue el primero en plantearse científicamente si rezar, en tanto que modo de reclamar la intervención de Dios en los asuntos terrenales, mejoraba la salud del rey y ayudaba a resolver los problemas humanos. ​

El Ficcionario indaga sobre la utilidad de los reyes y los rezos

No parece sensato dudar acerca de los beneficios en términos de confianza, serenidad y tranquilidad de ánimo que, psicológicamente, transmite al creyente la práctica de la oración. Pero otra cosa es averiguar si, extramentalmente, los rezos sirven para algo. De ello trata esta edición semanal del Ficcionario, que además ha descubierto algunas cosas para las que resultan útiles los reyes.

rexpuesta. Contestación a una pregunta que, por ser de interés público, es mostrada en el tablón de anuncios de una institución, por ejemplo, de un ayuntamiento. Hay preguntas sin respuesta, respuestas que se lleva el viento y otras que acaban formando parte de una exposición.

reyano. Cada descansillo que hay en las escaleras del Palacio Real. Subamos, tenemos audiencia y algo que pedirle al rey.

reyenar. 1. Recurrir a los reyes para completar la asistencia a un acto. 2. Acción por la que los monarcas escriben en un impreso los datos que faltan en los huecos, con motivo de alguna solicitud.

reyenito. Dícese del monarca que está con algunos kilos de más.

reyficar. Dar al rey tratamiento de cosa.

reyno. Estado o territorio veladamente antimonárquico.

reyr. Expresar un monarca alegría o regocijo con cierta expresión de la cara y ciertos movimientos y sonidos provocados por contracciones espasmódicas del diafragma.

reyterar. Decir alguien que se llama Don Juan Carlos de Borbón y de Borbón.

reyvindicar. 1. Reclamar un pueblo su derecho a que la monarquía constituya su forma de gobierno. 2. Con infinitivo pronominal, reclamar un rey ese mismo derecho a “su” pueblo.

rezaltar. Modo de destacar que tienen los sacerdotes católicos sobre sus fieles por el hecho de celebrar la misa y de dirigirse a Dios desde un sitio más elevado.

rezelo. Desconfianza en la efectividad de los rezos. Parece ser que fue Francis Galton, primo de Darwin, el primero en plantearse científicamente si rezar, en la medida en que la oración es un modo piadoso de reclamar la intervención de Dios en los asuntos terrenales, ayudaba a resolver los problemas humanos. Advirtió que cada domingo, en las iglesias de toda Inglaterra, diferentes congregaciones religiosas rezaban públicamente por la salud del rey y de su familia. De surtir las plegarias el efecto deseado -se planteó-, ¿no deberían tales personas recuperarse mucho más rápidamente y gozar de una salud inusualmente buena en comparación con el resto de los mortales, por quienes solamente rezan, con suerte, sus seres queridos más próximos? El estudio estadístico de Galton no apreció diferencias significativas entre el modo en que auxiliaba Dios a reyes y villanos. Para reforzar su conclusión, realizó un experimento consistente en pedir a Dios que las plantas de determinadas parcelas elegidas al azar creciesen más y mejor, como hacían muchos feligreses en la iglesia. Pero las plantas tampoco crecieron por encima de la media. Ya a principios de nuestro siglo, el físico británico Russell Stannard acometió una investigación, financiada con 2,4 millones de dólares por la Fundación Templeton, que trataba de responder experimentalmente a la pregunta de si “rezar por los pacientes mejora su salud cardíaca”. Para ello se eligieron al azar 1.802 enfermos de seis hospitales a los que se les había implantado un bypass, y se les dividió en tres grupos: el primero estaba integrado por pacientes por los cuales se rezaba sin que ellos lo supieran; el segundo (grupo de control) lo constituían pacientes por los que no se rezaba y tampoco lo sabían; y el tercero estaba formado por pacientes a los que se dedicaban oraciones y eran conscientes de ello. Ni los médicos ni los cuidadores sabían por quién se rezaba y por quién no. Las personas encargadas de orar pertenecían a congregaciones de tres iglesias de Minnesota, Massachusetts y Missouri. La oración propuesta era igual para todos: “Te pedimos Señor por XX (nombre e inicial del apellido), para que tenga éxito su tratamiento quirúrgico y tenga una rápida y saludable recuperación sin complicaciones”. Los resultados del experimento fueron publicados en el número de abril del 2006 de la revista American Heart Journal ("Study of the therapeutic effects of intercessory prayer in cardiac bypass patients”) y no dejaron lugar a dudas: no se constató ninguna diferencia apreciable entre la mejoría de los enfermos por los que se había estado rezando (grupo 1) y aquellos otros por los que no (grupo 2). La sorpresa vino a propósito del grupo 3, pues sufrieron más complicaciones que aquellos que no sabían que se rezaba por ellos. Al saber que ocupaban las oraciones de tanta gente, se dijo, quizá pensaron que su situación era extremadamente grave, lo que les produjo un estrés adicional que repercutió negativamente en su recuperación.

rezesión. Retroceso, cuando es pasajero, de la actividad religiosa consistente en dirigir verbal o mentalmente súplicas o alabanzas a Dios, a la Virgen o a los santos.

rezeta. Prescripción que desde el confesionario formulan los doctores de la Iglesia para sanar los pecados del alma y del cuerpo. Dicha prescripción -cuyo sentido tiene trazos difícilmente comprensibles para los profanos- consiste en series diversas de rezos, generalmente padrenuestros y avemarías, administrados en una cantidad y frecuencia acordes con la naturaleza del mal a expiar.

rezibo. Escrito o resguardo firmado por el que los curas o monjas declaran haber recibido dinero de sus feligreses a cambio de rezar por ellos. Desconocemos cuánto cobraron -si es que lo hicieron- los responsables de las iglesias de Minnesota, Massachusetts y Missouri que participaron en el "experimento de la oración". @mundiario

El Ficcionario indaga sobre la utilidad de los reyes y los rezos
Comentarios