Buscar

MUNDIARIO

En la feria de las ofertas, ahora la educación: ayer el PSOE, hoy el PP

Que sea competencia del Estado, gestionada por las comunidades autónomas: ¿por qué  han tardado tanto tiempo en darse cuenta, señores del PP?.

 

En la feria de las ofertas, ahora la educación: ayer el PSOE, hoy el PP
Patio de un colegio.
Patio de un colegio.

La transferencia a las comunidades autónomas de la competencia sobre educación fue un profundo error, si nos atenemos a la experiencia de los últimos años: tergiversación de contenidos, sobre todo en cuanto a la historia; empequeñecimiento, hasta convertir la geografía, por ejemplo, en una pasa, porque se centra en lo más próximo; disgregación, ante la falta de  un sistema educativo único, al menos en cuanto a contenidos; reducción de expectativas a los maestros. Y dejo a un lado los idiomas cooficiales.

No hay más que comprobar los libros de texto de diferentes comunidades autónomas, para percibir lo que acabo de exponer. Yo lo hice hace unos años y los resultados fueron decepcionantes; hay análisis muy profesionales sobre esta cuestión que reflejan el despropósito que supuso la transferencia de esta competencia a las comunidades autónomas.

Pero es que en los últimos años el problema se ha ido acrecentando, al extenderse a un mayor número de comunidades autónomas el propósito diferenciador en relación con las demás, y perderse  el sentido integrador.

Existe una agravante, pues el Ministerio de Educación no se ha ocupado del contenido de los libros de texto, independientemente del partido gobernante en cada momento; más aún, ha hecho dejación de sus obligaciones. Pondré un ejemplo, el 28 de noviembre del 2007, la entonces Ministra de Educación, Mercedes Cabrera, defendía en el diario El Mundo la libertad de las editoriales para elaborar los libros de texto y recordaba que el Gobierno marca entre el 55 % y el 65 % de los contenidos (según que la correspondiente Comunidad Autónoma tuviera  o no lengua cooficial) y añadía que esto es suficiente; sin embargo, admitió  que “... no hay controles previos sobre los manuales  y que el sistema se basa en la confianza, pese a corresponder  esta tarea a  la Dirección General de Cooperación Territorial y Alta Inspección. Podría decirse lo mismo de los gobiernos anteriores y posteriores.

Hoy, en la feria de ofertas que es una campaña electoral, elecciones en Andalucía, el señor Casado ha anunciado que su partido va a presentar una enmienda a la totalidad de la reforma educativa que presente el gobierno socialista, con la  idea de  que la educación sea competencia estatal, aunque la administren las comunidades autónomas.

¿De repente caen en la cuenta que el sistema existente es disgregador e injusto, por las diferencias que genera entre territorios y porque no favorece  la cohesión territorial?

Señores diputados de la plebe, mientras no haya rigor y estabilidad en la educación de nuestros niños y jóvenes, seguirán creciendo las diferencias sociales. ¿Cuándo comprenderán que una de nuestras primeras necesidades debería ser conseguir un sistema educativo eficiente y estable?. @mundiario