Federico García Lorca: memorias de un escritor sublime del siglo XX

Federico García Lorca. / federicogarcialorca.net
Federico García Lorca. / federicogarcialorca.net

Reconocido como uno de los autores más prestigiosos de este país, fue fusilado con total impunidad por el bando sublevado en la madrugada del 19 de agosto de 1936.

Federico García Lorca: memorias de un escritor sublime del siglo XX

Reconocido como uno de los autores más prestigiosos de este país, fue fusilado con total impunidad por el bando sublevado en la madrugada del 19 de agosto de 1936.

Al evocar a los autores más ilustres de la literatura española de todos los tiempos, hemos de recurrir a Cervantes, Góngora, Calderón de la Barca o García Lorca. Y este 19 de agosto se cumplen 79 años del asesinato de éste último a manos del bando sublevado. Nacido el 5 de junio de 1898, en Fuente Vaqueros –provincia de Granada-, en el seno de una familia acomodada, Federico García Lorca está considerado como uno de los autores del siglo XX que mayor prestigio han acaparado junto con Ramón María del Valle Inclán.

En 1908, el poeta inicia sus estudios de bachillerato y música en Almería, y un año más tarde regresa a Granada para vivir con su familia. Entre los años 1914 y 1917, García Lorca comienza sus estudios universitarios de Derecho y Filosofía y Letras en Granada, donde entabla estrechos lazos de amistad con el núcleo intelectual granadino, entre cuyos nombres se encuentran los de Melchor Fernández, Almagro, Miguel Pizarro, Manuel Ángeles Ortiz, Ismael G. de la Serna o Ángel Barrios. Asimismo, el autor realiza diversos viajes por la Península ibérica –de mano del Catedrático Martín Domínguez Barrueta-, siendo Andalucía, Castilla y Galicia sus principales destinos. En aquella época, Federico comienza a labrar una estrecha amistad con Manuel de Falla, quien fija su residencia en Granada. Un año después, el joven escritor y poeta –por aquellos tiempos tan solo contaba con veinte años de edad-, publica su primer libro “Impresiones y paisajes”, el cual recoge algunos de sus poemas, que a título posterior fueron incluidos en el “Libro de Poemas”.

En 1919 decide trasladarse a Madrid, instalándose en la Residencia de Estudiantes, donde permanecerá un total de nueve años. Su estancia en la capital es realmente provechosa, y allí es donde conoce a personalidades de la talla de Luis Buñuel, Salvador Dalí, Pedro Salinas, Pepín Bello o Juan Ramón Jiménez. En 1920 estrena su obra “El Maleficio de la Mariposa” en el Teatro Eslava, la cual no alcanza las expectativas y termina fracasando. En ese mismo año, además, logra matricularse en la Facultad de Filosofía y Letra, y comienza a trabajar en la redacción de “Las Suites”. Unos meses después, en 1921, Federico García Lorca publica el “Libro de Poemas”, y a finales de ese mismo año posee casi concluida la obra “Poema de Cante Jondo”. Asimismo, en aquellos años, Juan Ramón Jiménez funda la revista literaria “Índice”, que con celeridad consigue hacerse un hueco en el mercado, y en ella publica sendos poemas de su amigo Lorca.

García Lorca se licencia en Derecho por la Universidad de Granada en el 1923, y en otoño de ese mismo año Salvador Dalí ingresa en la Residencia de Estudiantes, y el escritor granadino entabla una estrecha amistad con él y varias personalidades más. Dos años más tarde concluye “Mariana Pineda”, y en 1926 realiza diversas excursiones con Manuel de Falla por las Alpujarras. Además, su familia adquiere la Huerta de San Vicente en la vega granadina, donde el poeta pasa temporadas largas. La “Revista de Occidente” publica su “Oda a Salvador Dalí” y en el Ateneo vallisoletano lee poemas de sus obras “Suites”, “Canciones”, “Cante Jondo” y “Romancero Gitano”. En 1927, García Lorca publica el libro “Canciones” y realiza su segunda estancia en Cataluña, donde estrena “Mariana Pineda” en el Teatro Goya de Barcelona con la compañía de Margarita Xirgu. Asimismo, también en Barcelona, el grupo de L’ Amics de les Arts organiza una exposición con los dibujos del escritor andaluz en las Galerías Dalmau. La compañía Margarita Xirgu realiza una fuerte apuesta por la obra de “Mariana Pineda” y la estrena en el madrileño teatro de Fontalba.

En 1927 conoce a Vicente Aleixandre, Luis Cernuda o Joaquín Romero Murube, entre otros. En diciembre de ese mismo año, se celebra un homenaje a Góngora en el Ateneo de Sevilla, donde se organiza una lectura de Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Jorge Guillén, Gerardo Diego, José Bargamín y Rafael Alberti; autores que a la postre serían incluidos en la Generación del 27. En 1929 estrena “Mariana Pineda” en Granada; y en junio viaja a Estados Unidos –vía París-Londres-, y se matricula en la “Universidad de Columbia”. En Estados Unidos frecuenta teatros, cines y museos, y veranea en Vermont. De regreso a Nueva York, Federico García Lorca se instala en el John Jay Hall de la Universidad de Columbia hasta el año 1930. En América comienza a laborar en diversas obras: “Poeta en Nueva York”, “Viaje a la Luna” y “El Público”. Durante su periplo americano es invitado a realizar numerosas conferencias en Nueva York, principalmente, y la Habana –ciudad que consigue enamorar al poeta granadino-.

Ferderico García Lorca en la compañía de teatro que funda, La Barraca. / federicogarcialorca.net
Federico García Lorca en la compañía de teatro que funda, La Barraca. / federicogarcialorca.net

 

Más tarde, funda y dirige junto con Eduardo Ugarte la compañía de teatro universitario “La Barraca” y representan por toda España obras de ilustres literarios como Pedro Calderón de la Barca, Miguel de Cervantes o Lope de Vega. En 1933 estrena “Bodas de Sangre” en el teatro madrileño “Beatriz”. Entre tanto, en México se publica la “Oda de Walt Whitman”. Asimismo, García Lorca visita Argentina y Uruguay, donde sus obras teatrales alcanzan un sonado éxito: “Mariana Pineda”, “Bodas de Sangre” –logra un especial relumbrón, superando las cien representaciones- y “La Zapatera Prodigiosa”. Además, durante su estancia en Montevideo, el poeta español conoce a Pablo Neruda.

A su regreso a tierras hispanas recibe una dolorosa noticia: Ignacio Sánchez Mejías, amigo y reputado torero, fallecía en el coso taurino de Manzanares (Ciudad Real). En 1935, en tributo a Sánchez Mejías, escribe el poema “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías”. Asimismo, a través de la compañía teatral Margarita Xirgu, consigue un importante éxito en el estreno de “Yerma”. En 1935 concluye “Doña Rosita la Soltera o el Lenguaje de las Flores” y trabaja en los “Sonetos”. La compañía de Lola Membrives estrena en el teatro Coliseum de Madrid “La Zapatera Prodigiosa”. En 1936 el bando nacional se subleva y comienza una cruenta etapa en la Historia de España con la Guerra Civil de 1936. García Lorca había sido partidario de las libertades que promulgaba la República, e incluso había participado en diferentes actos organizados por el Frente Popular. Al estallar la guerra, el escritor regresa a Granada y es acogido por Luis Rosales en su casa, un buen amigo suyo. Pese a que la familia Rosales tenía pronunciadas ideas falangistas, Luis no puso reticencias a la estancia de Lorca en su hogar. El 16 de agosto, García Lorca es detenido y llevado a la comisaría con la excusa de ser interrogado. Sin embargo, las motivos que expusieron los fascistas a Luis Rosales poco tenían que ver con la realidad. En la madrugada del 18 al 19 de agosto de 1936, el poeta más ilustre de la literatura española era asesinado con impunidad en un camino de Víznar a Alfacar (Granada), acusado de ser homosexual y de colaborar con los rusos.

Apenas dos meses antes de su violento asesinato, el autor granadino había escrito “La casa de Bernarda Alba”, una obra de teatro magistral en la que se muestran diversos signos como el agua, el caballo o el color blanco. El estreno de dicha obra hubo de ser pospuesto hasta 1945, siendo Buenos Aires el lugar escogido para llevar a cabo la representación. En 1936 fallece Miguel de Unamuno, y una gran cantidad de escritores españoles se ven forzados a emigrar para preservar sus vidas. El asesinato de Lorca fue una barbarie más –una de tantas- cometida por el bando sublevado, amén de un grado superlativo de intransigencia, amoralidad, crueldad, vileza y mezquindad. Un episodio cuyo desenlace cercenó las alas de un poeta de corte soberbio.

SeedingUp | Digital Content Marketing

Federico García Lorca: memorias de un escritor sublime del siglo XX
Comentarios