Los fallecidos en el incendio de Valencia quedaron atrapados en las plantas altas

Incendio en Valencia. / RR SS.
Incendio en Valencia. / RR SS.
El devastador incendio que consumió un complejo de viviendas en Valencia deja a 10 personas fallecidas atrapadas en los pisos superiores.
Los fallecidos en el incendio de Valencia quedaron atrapados en las plantas altas

La tragedia en Valencia sigue conmocionando a la comunidad, con la noticia de que las 10 víctimas mortales del incendio que arrasó un complejo residencial vivían en los pisos octavo y noveno, las plantas superiores a donde se originó el fuego en el séptimo piso. Las llamas y el humo convirtieron esas dos plantas en una trampa mortal antes de que los bomberos pudieran intervenir.

El sábado, la policía científica localizó un décimo cadáver, completando la lista de desaparecidos. A pesar de esto, la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Pilar Bernabé, expresó la determinación de seguir buscando minuciosamente entre los escombros. "Necesito pensar que no vamos a encontrar más", expresó Bernabé, reflejando la esperanza de que la tragedia no se agrave.

El incendio, que comenzó el jueves a las 17:30, encontró a muchos de los más de 400 residentes fuera de sus viviendas en ese momento. Algunos evacuaron rápidamente al percatarse de las llamas, mientras que otros fueron alertados por el conserje, quien ayudó a los residentes a abandonar el edificio. Sin embargo, 10 personas quedaron atrapadas en las plantas superiores, incapaces de escapar a tiempo.

La actuación de los bomberos ha sido objeto de debate, ya que algunos residentes en los pisos más altos afirmaron que se les aconsejó quedarse en sus viviendas. El jefe de bomberos, Enrique Chisbert, defendió la decisión, explicando que en condiciones de sectorización, permanecer en los hogares puede ser más seguro que evacuar, evitando así una salida desordenada que podría causar más víctimas.

La construcción del edificio, que se completó en 2008, se adhirió a las normas de protección contra incendios de 1996, ya que la nueva reglamentación aún no estaba en vigor en ese momento. Las normativas más recientes son más estrictas, exigiendo medidas como la sectorización para prevenir la propagación del fuego entre las plantas.

Las labores de rescate y recuperación continúan, con forenses del Instituto de Medicina Legal trabajando en la identificación de las víctimas y la realización de autopsias. La fase de identificación implica desafíos debido al estado de los cadáveres, requiriendo pruebas de ADN de familiares para garantizar la precisión en la identificación.

La ciudad de Valencia rindió homenaje a las víctimas con un minuto de silencio, destacando la entrega y abnegación de los servicios de emergencia y los bomberos. Aunque la conmoción persiste, la comunidad se une para apoyar a aquellos que perdieron sus hogares y pertenencias, reflejando la solidaridad en momentos de tragedia. @mundiario

Comentarios