Buscar

Fallece Ninalee Allen Craig, protagonista de "American girl in Italy"

La imagen tomada por la norteamericana Ruth Orkin se convirtió con el tiempo en un icono de contenido social contra el machismo.

Fallece Ninalee Allen Craig, protagonista de "American girl in Italy"
Chica norteamericana en Italia, Florencia, 1951 / © Ruth Orkin
Chica norteamericana en Italia, Florencia, 1951 / © Ruth Orkin

Firma

Francisco Puñal Suárez

Francisco Puñal Suárez

El autor, FRANCISCO PUÑAL SUÁREZ, es colaborador de MUNDIARIO. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista y fotógrafo. @mundiario

Hay fotos que permanecen en la memoria, por la historia que cuentan, por los gestos que han captado, porque te sensibilizan y reflejan la verdadera cara de la condición humana, porque exploran el universo emocional de los personajes que muestran.

Una de esas imágenes indelebles es la de una joven norteamericana que pasea por una calle de Florencia, Italia, tomada en 1951 por la fotógrafa Ruth Orkin. Y aunque su expresión no es de angustia, la imagen, con el tiempo,  se convertiría, según el editor David Schonauer, “en un emblema perdurable de la feminidad posterior a la Segunda Guerra Mundial y el chovinismo masculino”. La modelo era Ninalee Allen Craig, que en ese momento tenía 23 años.  Ahora nos llega la noticia de que ha fallecido a los 90.

En una entrevista publicada en el diario inglés The Guardian, en el 2015, Ninalee declaró: “Conocí a Ruth Orkin en Florencia la noche anterior a la toma de esta fotografía, en agosto de 1951. Tenía 23 años y había salido de Nueva York con destino a Europa en abril. Estaba estudiando arte y, en general, pasé  momento maravillosos en esa gira. Ruth, una fotógrafa independiente, se alojaba en el mismo lugar que yo, el Hotel Berchielli, que costaba  1 dólar por noche. Charlamos y dijimos lo bueno que era conocernos, y ella me preguntó si podía sacarme una foto,  y pensé que sería divertido”.

“Salimos a la mañana siguiente y estábamos dando vueltas. Éramos dos mujeres jóvenes y despreocupadas, jugando con la idea de una mujer que viaja sola. Estuve en Florencia varias semanas y me sentí muy cómoda en mi propia piel. Ruth caminó unos 30 pasos por delante de mí y en un momento dio la vuelta para ver esta escena en la Piazza della Repubblica; le gustó lo que vio y tomó una foto. Ella me pidió que volviera y lo hiciera otra vez  y tomó otra, y eso fue todo, dos fotos. Creo que esa es la razón por la que la imagen ha perdurado: no fue escenificada. Con mi altura, despertaba curiosidad. Me veía como Beatriz de la Divina Comedia de Dante. Debía caminar con total seguridad y mantener una dignidad en todo momento. Lo último que haría sería mirarlos a los ojos y sonreír. No quería alentarlos. No me sentí acosada. Ellos se divertían y yo también”.

Pero el tiempo cambiaría su dimensión social.  En 1999, por ejemplo, el crítico de fotografía del Washington Post, Henry Allen, describió a la niña estadounidense como una persona que aguanta "los zumbidos y los silbidos de una calle llena de hombres".

La foto fue publicada por primera vez en septiembre de 1952 en la revista Cosmopolitan, en un reportaje que ofrecía consejos de viaje a mujeres jóvenes. Un cuarto de siglo después, la foto que fue captada como la diversión de una joven turista que recorría Europa,  adquirió otra connotación social y con el título de “American girl in Italy” y convertida en un cartel muy popular,  fue un   icono de jóvenes universitarios norteamericanos que clamaban contra la impotencia de las mujeres en un mundo dominado por hombres.  Una vez el arte mostraba su rostro polisémico y su carácter provocativo. ¡Mucha actualidad y fuerza tiene ese significado hoy en día, cuando, por ejemplo,  ya el gobierno de Francia  se plantea en un proyecto de ley, tomar medidas contra el piropo, con multas económicas que van desde 90 hasta 375 euros, en los casos más leves, para impedir importunar,  en un momento en que los delitos sexuales se disparan en el mundo entero y las denuncias crecen! @mundiario