Fallece Archie Battersbee, el niño cuyo padres enfrentaron una batalla legal para evitar su muerte

Archie Battersbee, fue desconectado durante el sábado 6 de agosto. / RR SS.
Archie Battersbee, fue desconectado durante el sábado 6 de agosto. / RR SS.
El niño inglés había quedado en coma tras realizar un reto viral que se popularizó por internet. Sus padres intentaban, por medio de los tribunales, que los médicos no lo desconectaran.
Fallece Archie Battersbee, el niño cuyo padres enfrentaron una batalla legal para evitar su muerte

Ha fallecido Archie Battersbee, el niño inglés de 12 años cuyos padres se enfrentaron con el sistema legal británico y los médicos que querían desconectarlo tras haber quedado en coma. Murió oficialmente en Inglaterra tras semanas de enfrentamiento y de que su caso se hiciera viral por la forma en que el menor terminó con daño cerebral.

Durante semanas y luego de que los médicos decretaran que el daño cerebral del menor era irreversible, la familia buscaba evitar que Archie fuera desconectado de las máquinas de soporte vital. El joven pasó sus últimas horas de vida en un hospital luego de que el Tribunal Superior británico dictaminara que no podía ser trasladado a un hospicio.

Sus padres han quedado "devastados" luego de haber agotado todas las vías legales para evitar que Archie fuera desconectado. Incluso, la familia llegó a solicitar la intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), pero les informaron que su caso "caía fuera" de su alcance. Hollie Dance, su madre, anunció que su hijo "luchó hasta el final".

Archie Battersbee fue encontrado inconsciente el pasado 7 de abril en Southend, en el sureste de Inglaterra. No existe una información real sobre lo que sucedió, pero en palabras de su madre, el joven se habría asfixiado luego de haber participado en algún reto de internet. Desde entonces, nunca logró recuperar la conciencia. 

El joven fue trasladado hasta el Royal London Hospital donde los expertos terminaron declarando que había terminado con "muerte cerebral", por tanto, debían desconectarlo del soporte vital ya que no había manera de que se recuperara.

Como última instancia y ante la decisión de los tribunales, los padres intentaron trasladarlo hasta un hospicio, sin embargo, de nuevo los médicos intervinieron alegando que debido a su estado, no era seguro trasladarlo en una ambulancia y eso "aceleraría el deterioro prematuro".

Una batalla sin resultados

Desde el principio, los padres debatieron las conclusiones médicas y junto con el apoyo del Christian Concern, una organización evangélica ultraconservadora, buscaron diferentes opciones legales para evitar que el joven fuera desconectado. 

Pese a sus intentos, los tribunales evaluaron la situación y determinaron en todos los casos que el hospital tenía la razón médica del asunto e incluso, dieron la autorización para desconectar al menor. Dance asegura que la vida de su hijo no debía "depender de la decisión de un tribunal o del hospital", sino que recaía en los padres. "No creo estar aferrándome a la esperanza, simplemente pido un periodo de tiempo realista para que mi hijo se recupere de una lesión cerebral", alegó. 

Sin embargo, lo que ella llama como lesión cerebral, para los médicos es muerte cerebral, que es la pérdida irreversible de toda actividad cerebral. "Su corazón todavía late, me ha agarrado la mano y, como su madre, sé que todavía está allí", expresó la madre en diferentes ocasiones. "Hasta que sea la voluntad de Dios, no aceptaré que se vaya. Sé de milagros en los que personas han regresado de una muerte cerebral".

Durante el mes de junio, durante una audiencia de tres días en la División de Familia del Tribunal Superior de Justicia británico, los especialista a cargo del caso del menor aseguraron que no habían registrado ninguna actividad cerebral "perceptible".

Archie Battersbee junto a su madre Hollie Dance. / RR SS.
Archie Battersbee junto a su madre Hollie Dance. / RR SS.

La magistrada a cargo del caso terminó decretando que Archie Battersbee murió al mediodía del 31 de mayo, según las imágenes de resonancia presentada por el equipo médico y que fueron realizadas durante aquel día, cuando se registró por última vez alguna actividad cerebral. Entonces, el tribunal autorizó al hospital para dejar de suministrar ventilación asistida a Archie.

La familia apeló al fallo, pero el 15 de julio, la ley le dio la razón al hospital asegurando que seguir dando soporte vital al menor sería "inútil" debido a que solo serviría "para retrasar su muerte, sin ser capaz de prolongar su vida".

El equipo médico se ha limitado ha asegurar que el soporte vital es "penoso", "contrario a la dignidad" y "éticamente preocupante". La desconexión debía de haberse producido el lunes, sin embargo, se volvió a retrasar por elTribunal Supremo, debido a una petición del Comité de Naciones Unidas para los Derechos de las Personas Discapacitadas para poder analizar a fondo el caso. El tribunal terminó rechazando dicha petición.

Mary Jane Theis fue la jueza encargada de dictaminar el fallo argumentando que el traslado hospitalario no era para beneficio del niño. "Los mejores intereses de Archie deben permanecer en el centro de cualquier conclusión a la que llegue este tribunal", estableció. 

Archie Battersbee, fue desconectado durante el sábado 6 de agosto. / RR SS.
Archie Battersbee, fue desconectado durante el sábado 6 de agosto. / RR SS.

"Al considerar los deseos de la familia, por qué sostienen esos deseos, las instalaciones en el hospicio, lo que Archie probablemente hubiera querido... los riesgos involucrados en una transferencia... y la creciente fragilidad de su condición médica, yo estoy satisfecha con que debe permanecer en el hospital cuando se retire el tratamiento", decretó. También hizo énfasis en el "amor incondicional y la dedicación" de la familia de Archie.

"Espero que ahora Archie pueda tener la oportunidad de morir en circunstancias pacíficas, con la familia que significó tanto para él como claramente él lo es para ellos", afirmó. El niño fue finalmente desconectado el sábado, 6 de agosto. @mundiario

Fallece Archie Battersbee, el niño cuyo padres enfrentaron una batalla legal para evitar su muerte
Comentarios