Buscar

MUNDIARIO

Una explosión puedo ser la causante de sepultar al ARA San Juan en el fondo marino

Las autoridades confirman que en el mismo día en que el submarino desapareció se escuchó una explosión descrita como “anormal, única, corta, violenta y no nuclear”.

Una explosión puedo ser la causante de sepultar al ARA San Juan en el fondo marino
ARA San Juan. / RR SS.
ARA San Juan. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Las esperanzas de hallar con vida a los 44 tripulantes del ARA San Juan son cada vez más imposibles gracias a las últimas declaraciones de las autoridades que investigan la desaparición. Ahora confirman que el mismo día (miércoles 15 de noviembre) en que desapareció la nave, los sensores que vigilan el océano de forma permanente registraron una explosión. La confirmación del hecho no había sido anunciado debido a que aún estaban comprobando las pruebas e intentado esclarecer el asunto, pero ahora, las autoridades expresan que una explosión pudo ser la causante de sepultar el submarino en el fondo marino.

Los restos de la nave pueden hallarse a unos 3.000 metros y las esperanzas de encontrar a los 44 tripulantes del San Juan son mínimas. La explosión fue registrada por sensores de EE UU y de una organización perteneciente a la ONU, y aunque nadie quería darlo por hecho, ya muchos familiares y autoridades veían como algo posible la muerte de los tripulantes.

Desde su desaparición, hasta 10 países barrieron el mar sin ningún resultado positivo, dejando abierta a posibilidad de que el submarino fue tragado por el inmenso mar. Asimismo, muchos señalan que los militares argentinos eran conscientes de que la explosión era la única explicación factible para explicar la desaparición repentina que no dejó ningún rastro tras de sí, pero no querían aceptarlo.

Los expertos señalan que es extraño que ninguno de los tripulantes pusiera en marcha cualquiera de los protocolos de emergencia que suelen llevarse a cabo en este tipo de situaciones y expresan que es sumamente necesario encontrar los restos para saber qué pudo causar dicha explosión.

ARA San Juan. Ministerio de Defensa de Argentina.

ARA San Juan. / RR SS.

Se recibió un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”, dice parte del comunicado enviando a las autoridades argentinas por parte de la Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares de la ONU. Además reseña que se trata de “un evento impulsivo subacuático, una señal inusual en las cercanías de la última posición conocida del submarino argentino desaparecido”.

El último registro del submarino fue a las 7.00 de la mañana del miércoles 15 en donde los tripulantes avisaron que presentaron una falla eléctrica sin especificar más nada, mientras que las autoridades estadounidenses y las pertenecientes a la ONU señalaron que la explosión ocurrió a las 10.52 horas. Por su parte, Enrique Balbi, portavoz de la Armada expresa que el submarino explotó “a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa del Golfo San Jorge y en un radio de 125 kilómetros. Está muy cerca del talud, hay muchas variedades de profundidad, va desde los 200 metros hasta 3.000 metros”. Ahora, unos 25 barcos y 10 aviones de 10 países están buscando los restos de la nave.

Mientras, los familiares de las víctimas culpan al Gobierno y la Armada por mentirles y darles falsas esperanzas puesto que sabían de la posibilidad de la explosión desde hace tiempo. Además, señalan que es increíble que envíen a sus marinos en naves tan viejas –el ARA San Juan es del año 1985-. Por otro lado, todo el asunto puede convertirse en un problema político en el gobierno de Mauricio Macri, puesto que los altos cargos de la Armada ocultaron información al ministro de Defensa, Oscar Aguad, que se enteró de todo el asunto gracias a la prensa. @mundiario