Buscar

MUNDIARIO

Expertos en lenguaje hawaiano dejan su marca en el Sistema Solar

El proyecto de nomenclatura apunta a fortalecer las conexiones indígenas con los descubrimientos realizados en los numerosos telescopios del estado.

Expertos en lenguaje hawaiano dejan su marca en el Sistema Solar
Oumuamua,  la roca cósmica que voló a través del Sistema Solar en 2017. / Nature.com.
Oumuamua, la roca cósmica que voló a través del Sistema Solar en 2017. / Nature.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

"Oumuamua” es mejor conocido como el visitante interestelar que voló a través del Sistema Solar en 2017, una roca cósmica en una visita temporal desde el espacio profundo, pero también está abriendo un camino para conectar la cultura indígena hawaiana con la astronomía moderna.

En el lenguaje hawaiano, 'Oumuamua” significa "un mensajero de lejos que llega primero", una referencia a su naturaleza de explorador. Los astrónomos y el público adoptaron el nombre rápidamente. Ahora, los expertos que lo inventaron están desarrollando nombres para otros objetos celestes descubiertos utilizando los telescopios de clase mundial de Hawai.

El equipo incluye expertos en cultura y astronomía hawaianas. Espera fortalecer los vínculos entre el lenguaje hawaiano, que ha pasado de estar casi extinto a ser una fuente vibrante de identidad cultural, y descubrimientos astronómicos relacionados con la cadena de islas. La Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés), que aprueba los nombres celestes oficiales, está considerando otras dos presentaciones del proyecto en lenguaje hawaiano, que describen dos asteroides inusuales.

"Un nombre no es solo algo por lo que llamamos algo o alguien", dice Ka’iu Kimura, director ejecutivo del Centro de educación cultural y astronomía de Imiloa en Hilo, Hawai, donde se basa el esfuerzo. "Un nombre proporciona identidad y da una visión".

Lo que hay en un nombre

El esfuerzo se llama A Hua He Inoa, una frase hawaiana que hace referencia a la práctica de invocar un nombre. No está directamente relacionado con la controversia en curso sobre la construcción de un observatorio de próxima generación, el Telescopio de Treinta Metros, sobre la montaña Mauna Kea en la Isla Grande de Hawai. Pero sí trata de abordar la disputa de décadas sobre si los astrónomos han desarrollado y administrado adecuadamente los observatorios sobre Mauna Kea y otros picos que son sagrados para los nativos de Hawai.

Es un raro ejemplo de conectar la cultura indígena moderna con los descubrimientos astronómicos locales, dice Doug Simons, director del Telescopio Canadá-Francia-Hawai en Mauna Kea, que forma parte del proyecto de nomenclatura.

El concepto surgió en marzo de 2017, cuando el empresario hawaiano John De Fries sugirió que el grupo cultural que asesora a la gerencia de Mauna Kea proponga nombres en idioma hawaiano para los descubrimientos locales a la IAU. "Me interesaba entender cómo podríamos elevar la naturaleza del trabajo de los astrónomos en la montaña, a un nivel que abarcara los orígenes de los que los hawaianos entendieron que provienen", dice.

De Fries luego se reunió con Kimura y Simons. El equipo comenzó a crecer cuando, en octubre de 2017, los astrónomos de la montaña hawaiana de Haleakalā descubrieron la roca espacial interestelar. Era una clase de objeto completamente nueva que requeriría un tipo de nombre completamente nuevo de la IAU, la oportunidad que no sabían que habían estado esperando.

Kimura llamó a su tío Larry Kimura, profesor de lengua y estudios hawaianos en la Universidad de Hawai en Hilo, quien encabezó la revitalización de la lengua. Al día siguiente volvió a llamar para sugerir el nombre Oumuamua.

Lengua viva

Ahora, el equipo está construyendo sobre ese primer ejemplo. "La oportunidad de nombrar este objeto interestelar que literalmente se lanzó a través de nuestro Sistema Solar nos lanzó una oportunidad para probar nuestro esfuerzo", dice Kimura.

A Hua He Inoa tiene como objetivo crear nombres hawaianos a pedido. En octubre pasado, Kimura y sus colegas reunieron a 10 estudiantes de secundaria y universidad, todos con fluidez en el idioma hawaiano, y les dieron dos asteroides inusuales para que los nombraran. El primero, un fragmento aparente de un asteroide más grande, recibió el nombre de Kamo'oalewa, que se refiere a un descendiente que viaja solo. El segundo, que viaja en una peculiar órbita hacia atrás cerca de Júpiter, obtuvo el nombre Ka'epaoka'āwela, que se refiere a su comportamiento malicioso. Ambos nombres están a la espera de la aprobación de la IAU.

"Hay mucho en el lenguaje", dice Aparna Venkatesan, un astrónomo de la Universidad de San Francisco en California. "Es una forma de enseñar a una nueva generación de científicos sobre el patrimonio compartido de la humanidad".

A partir del 18 de enero, Kimura y sus colegas ofrecerán clases de idioma hawaiano a miembros del personal en cualquiera de los observatorios de Mauna Kea o Haleakalā. A finales de este año, planean convocar a un grupo de maestros de escuelas de idioma hawaiano para generar nombres para más asteroides.

Kimura espera que los astrónomos fuera de Hawai apoyen el esfuerzo. "Si están usando datos de Hawai, esperamos que vean la importancia de reconocer el lugar", dijo.  @mundiario