Buscar

MUNDIARIO

Expertos descubren el fósil de una especie de cachorro desconocida

El deshielo en Siberia ha permitido que un grupo de científicos descubran antiguos fósiles de animales desconocidos hasta ahora, el último de ellos, ha sido un ejemplar semejante a los lobos o perros primitivos.

Expertos descubren el fósil de una especie de cachorro desconocida
Fósil de cachorro con 18.000 millones de años de antigüedad. / RR SS.
Fósil de cachorro con 18.000 millones de años de antigüedad. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El cambio climático está siendo una fuente inagotable de problemas, pero también de descubrimientos. El deshielo en Siberia, específicamente en Sajá-Yakutia, ha permitido el descubrimiento de varias especies animales desconocidas hasta ahora y que vivieron hace millones de años. Al descubrimiento de fósiles de Mamuts lanudos, osos trogloditas y leones de las cavernas, debemos agregar el de una especie de perro desconocida.

Los ejemplares encontrados en el extremo nordeste de Rusia cuentan con un estado ejemplar de conservación. El caso del cachorro o cría de alguna raza de lobo o perro ha sido el último hallazgo de los expertos. Su antigüedad ronda los 18.000 millones de años y su estado de conservación es excelente, según han declarado los expertos a cargo del caso.

The Siberian Times ha adelantado que el cachorro es macho y en el momento de su muerte se encontraba en su primera dentición. El cuerpo del animal logró conservarse en una capa de tierra congelada cerca del río Indigirka, al noreste de Yakutsk, capital de Sajá-Yakutia. La cría tenía cerca de dos meses de edad cuando falleció y su dentadura presenta un perfil singular en forma de flechas en las puntas de sus incisivos.

 

Para intentar determinar si acaso era una cría de lobo o perro, los expertos realizaron una secuencia inicial del genoma realizada por el Centro Sueco de Paleogenética (GPC), que finalmente no ha podido arrojar resultados sobre la especie a la que podría pertenecer el espécimen.

Love Dalén, profesor de Genética Evolutiva en este centro sueco, se mostró sorprendido por los resultados inconclusos porque “el GPC tiene el mayor banco de datos genéticos de todos los caninos de todo el mundo, pero en este caso no ha sido posible todavía identificar el origen”.

Los expertos siguen realizando pruebas para determinar su procedencia, aunque no descartan que podría ser una especie que se encuentra en medio de lobos y perros. @mundiario