Buscar

MUNDIARIO

Éxito de audiencia en El Hormiguero con el estreno de Santiago Abascal como invitado

La entrevista al líder de Vox fue lo más visto de ayer en la televisión con 4.049.000 espectadores y un 23,5% de share siendo líder absoluto del día y logrando colocarse como el tercer programa más visto de su historia y el segundo con mejor cuota.
Éxito de audiencia en El Hormiguero con el estreno de Santiago Abascal como invitado
Santiago Abascal en El Hormiguero.
Santiago Abascal en El Hormiguero.

Firma

Judith Muñoz

Judith Muñoz

La autora, JUDITH MUÑOZ, es escritora y periodista. Fue coordinadora general de MUNDIARIO, donde actualmente es adjunta al Editor. Fue redactora del periódico Xornal de Galicia y también formó parte del equipo del periódico La Voz de Galicia y de la agencia Quattro Idcp. Es autora del libro de poesía Anhelo. @mundiario

El supuesto monstruo de extrema derecha parece que no fue tal engendro ni tan extremo y que, ha tenor de las críticas del día siguiente, hasta haya conseguido convencer a un buen número de indecisos. Santiago Abascal se estrenó en El Hormiguero, exitoso y longevo programa de Pablo Motos en la televisión española, y lo hizo atrayendo a más de 4 millones de telespectadores, a pesar de que un puñado de internautas llamasen al boicot del programa para no escuchar al líder político de una formación que cuenta con 24 diputados en el Congreso de España, y otros tantos representantes institucionales tanto en Europa como en Diputaciones y Ayuntamientos. De ello hizo un buen repaso Pablo Motos al inicio del programa.

El entrevistador no fue su amigo, tampoco lo contrario, pero sí se mostró frío y guardó las distancias con un Abascal que contestó, casi siempre, de manera directa. Pocos tendrán dudas hoy de las ideas que defiende. “No te quiero convencer, pero no quiero engañar a nadie”, dijo el líder de Vox en un momento de la entrevista. Groucho Marx dijo en una ocasión: "estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros"; una frase que bien se podrían aplicar a algunos líderes políticos, pero no es el caso de Santiago Abascal, tal y como demostró ayer con claridad.

Las ideas que lanzó en la entrevista fueron cristalinas y tuvieron que ver con múltiples aspectos sociales tales como la defensa de la familia tradicional, defensa de la vida (no al aborto) desde la concepción hasta la muerte natural (no a la eutanasia), derogación de la ley de violencia de género y de toda norma que discrimine a un sexo de otro y en su lugar, promulgar una ley de violencia intrafamiliar que proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños. “Nosotros no hemos negado que hayan muerto 46 mujeres”, dijo Abascal, y que el hecho de que haya más mujeres muertas a día de hoy que durante el mismo periodo del año pasado sólo demuestra que “la ley no está funcionando” y que “busca la guerra de sexos”, afirmó.

También se manifestó en contra de la inmigración ilegal, habló de la necesidad del fortalecimiento de la valla de Melilla y de acabar con el efecto llamada.

Reconoció entre dientes que casi toda su vida ha estado dedicado a la vida pública y que no ha recibido salario de la empresa privada, algo no tan extraño ya que líderes como Pablo Iglesias, Iñigo Errejón, Pablo Casado o Pedro Sánchez tampoco han trabajado nunca en la empresa privada.

En definitiva, su paso por El Hormiguero se puede calificar como triunfo comparandolo con las recientes visitas de otros políticos: el pasado 26 de marzo acudió a El Hormiguero Pablo Iglesias obteniendo un 12,5% de share y 2.435.000 espectadores. Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, acudió al día siguiente consiguiendo un 16.7% de share y 3.051.000 espectadores. El más visto en número de espectadores hasta ahora había sido el popular Pablo Casado, que logró días después un 14% de audiencia, y teniendo el minuto de oro cerca de las once de la noche con 3.533.000 espectadores y un 18,8%. Santiago Abascal pulverizó estas cofras con con 4.049.000 espectadores y un 23,5% de share. Veremos si su éxito televisivo se traduce también en éxito electoral. @opinionadas