Los exámenes de recuperación en la ESO podrían desaparecer: ¿qué implica?

Alumnos en una clase. Público.
Alumnos en una clase. / Público.
Las claves del borrador de decreto de evaluación que plantea un cambio en el sistema para pasar de curso, en el que la repetición sería excepcional. 
Los exámenes de recuperación en la ESO podrían desaparecer: ¿qué implica?

Los exámenes de recuperación en la ESO podrían desaparecer a partir de este curso. El decreto de evaluación y promoción que el Gobierno prevé aprobar próximamente plantea un cambio en el sistema que regula cómo se pasa de curso y se obtienen los títulos oficiales. La nueva norma, en fase de borrador, no contempla las pruebas de recuperación en la Educación Secundaria Obligatoria y se inclina por un modelo en el que la repetición será excepcional. 

El decreto en el que trabaja el Ejecutivo, con el respaldado de los grupos de trabajo en los que participan las distintas autonomías, de acuerdo con fuentes gubernamentales, se alinea con la nueva ley educativa Lomloe: establece que la repetición de curso no debe estar vinculada a un número determinado de materias suspendidas, sino a lo que un equipo de profesores del alumno considere, de forma conjunta, que será mejor para su evolución académica.

Evaluación “formativa e integradora”

Así, el borrador propone una evaluación “continua, formativa e integradora” para los alumnos de ESO y deja en manos del equipo docente –que decidirá tras una evaluación al terminar el curso escolar- lo relacionado con la promoción y titulación. 

“Las decisiones sobre promoción y titulación serán adoptadas colegiadamente por el equipo docente tras una convocatoria de evaluación que tendrá lugar al finalizar el curso escolar”, se lee en el artículo 9.5 del borrador de nuevo decreto. En el otro extremo, el decreto vigente, que fue aprobado en 2014 por el PP, preveía “la celebración de pruebas extraordinarias” para “la recuperación de las materias con evaluación negativa”.

La nueva medida establece, además, que los refuerzos para los estudiantes que vayan mal deben iniciarse “tan pronto como se detecten las dificultades”. La previsión del Gobierno, de acuerdo con fuentes consultadas por El País, es que los fondos que no se destinen a hacer repetir a los alumnos vayan a programas de refuerzo, una medida más eficaz para el progreso educativo del alumnado que la repetición de curso, según la mayor parte de los expertos.


Quizá también te interese: 

Se inicia un tercer curso condicionado por la pandemia


 

Las autonomías pueden decidir

Una clave es que aunque el texto no contempla la recuperación de asignaturas en una convocatoria extraordinaria, tampoco impide expresamente que las comunidades o los propios centros educativos, en aplicación de su autonomía, puedan establecerlas. 

Baleares, por ejemplo, ya ha comunicado a los centros educativos que la convocatoria extraordinaria desaparecerá, así pueden organizar el curso sin contar con ella, de acuerdo con información del periódico local Última Hora. Por su parte, fuentes de la Generalitat han adelantado que, si el borrador del decreto se mantiene como está, la Comunidad Valenciana también eliminará dichos exámenes.

Por el momento, el Ministerio de Educación se ha limitado a señalar que los borradores todavía “no están terminados”; al tiempo que ha asegurado que el cambio fue trasladado a las comunidades autónomas durante el proceso de elaboración del decreto y estas “no manifestaron desacuerdo”. 

La convocatoria se mantendrá en Bachillerato

Pese a las modificaciones de la ESO, la convocatoria extraordinaria sí se mantendrá en Bachillerato. El borrador de la nueva norma señala que “la evaluación del aprendizaje del alumnado será continua y diferenciada según las distintas materias”. 

Y en este caso, en teoría, el número de suspensos seguirá siendo la clave para poder conseguir el título: el borrador contempla que el equipo docente pueda decidir sobre el título con una materia pendiente, pero solo si el estudiante cumple con una serie de condiciones (como no haber faltado a clase, tener una nota media superior al aprobado y haberse presentado a los exámenes de la asignatura). Sin embargo, en principio, los alumnos tendrán que aprobarlas todas.

Fuentes gubernamentales aclaran que el borrador de decreto de evaluación y promoción se remitirá a las comunidades autónomas “en las próximas semanas” (el trámite de audiencia pública ha concluido), lo que podría cambiar algún matiz en la norma antes de ser publicada. @mundiario 


 

Los exámenes de recuperación en la ESO podrían desaparecer: ¿qué implica?
Comentarios