Eutanasia: Se rompe el tabú

Ramón Sampedro.
Ramón Sampedro.

La propuesta socialista para regular la eutanasia nos indica que la tolerancia y el respeto por las personas hace de éste un mundo más humano. Habrá sitio para todo tipo de opción dentro de un protocolo bien organizado y profesional. También lugar para los objetores de conciencia

Eutanasia: Se rompe el tabú

Un día te duermes por la noche y, bien entrada la fase REM, comienzas a soñar. Tu cuerpo permanece inmóvil, tus cuerdas vocales no responden y sientes que estás muerto en vida. Una araña recorre tu rostro mientras no puedes más que esperar a que se vaya de una vez, te pica la cabeza pero no te puedes rascar. Sientes ganas de llorar, de gritar, de dar patadas al aire, pero… no puedes. De pronto despiertas con un sobresalto y te incorporas con un gran susto. Miras a  tus piernas y las mueves, así como tus manos…Y piensas, qué bien…, no fue más que una pesadilla, qué alivio!.

Esa pesadilla existe, y tiene muchos nombres:  tetraplejia, ELA, enfermedad de Creutzfedt-Jakob, y tantas otras que provocan que la pesadilla se convierta en durísima realidad para las personas que la padecen y sus seres queridos.

Ramón Sampedro nos introdujo al mundo de aquellos que permanecían escondidos en sus casas, sin voz, y nos abrió su intimidad y pesadilla particular. Nos contó que su vida, desde que, con 25 años después de un fatídico accidente lo dejase postrado en una cama, ya no tenía sentido porque se basaba en el sufrimiento constante.

Otro caso bien distinto lo vivimos a través de los relatos del futbolista y periodista Carlos Matallanas, aquejado de una Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) desde los 33 años. “Mata” muestra muchas ganas de vivir pero aún así muestra tal empatía y tolerancia con otras personas, que años atrás solicitaba en los medios que se regulase cuanto antes la eutanasia.

Hoy, podemos aplaudir. Podemos celebrar que estamos más cerca que nunca de la libertad de elección bajo circunstancias límite. Porque nunca se sabe quién será el próximo diagnóstico de la temida ELA, no sabemos quién, pero lo que sí sabemos con certeza es que habrá más.

La propuesta socialista para regular la eutanasia nos indica que la tolerancia y el respeto por las personas hace de éste un mundo más humano. Habrá sitio para todo tipo de opción dentro de un protocolo bien organizado y profesional. También lugar para los objetores de conciencia, que por razones de cualquier tipo no compartan entrar en el protocolo.

Ramón Sampedro decía: "El derecho de nacer parte de una verdad: el deseo de placer. El derecho de morir parte de otra verdad: el deseo de no sufrir. La razón ética pone el bien o el mal en cada uno de los actos. Un hijo concebido contra la voluntad de la mujer es un crimen. Una muerte contra la voluntad de la persona también. Pero un hijo deseado y concebido por amor es, obviamente, un bien. Una muerte deseada para liberarse de un dolor irremediable, también". Y añadía: "Ninguna libertad puede estar construida sobre una tiranía. Ninguna justicia sobre una injusticia o dolor. Ningún bien universal sobre un sufrimiento injusto".

Por tí, Ramón Sampedro, y por todas las personas que se fueron, las que hoy están sufriendo, y las que sufrirán: por fin, eutanasia. @mundiario

Eutanasia: Se rompe el tabú
Comentarios