Europa intenta evitar nuevos retrasos en la entrega de vacunas con contratos más duros

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / Mundiario
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / Mundiario

La Comisión Europea fija un calendario más detallado de entregas y mayores penalizaciones por incumplimiento para evitar retrasos como el de AstraZeneca en la segunda ronda de adquisición de vacunas.

Europa intenta evitar nuevos retrasos en la entrega de vacunas con contratos más duros

Europa no está dispuesta a arriesgarse: retrasos en la entrega de vacunas como los de AstraZeneca no deberían tener lugar en la segunda ronda de adquisición de dosis. La Comisión Europea ha decidido endurecer las condiciones de los nuevos contratos con las farmacéuticas para garantizar las necesidades de inmunización al menos hasta 2023.

Fuentes comunitarias citadas por El País han detallado que Bruselas ha adoptado varias medidas clave para evitar caer en otra ola de problemas como en la primera campaña de este año: fijar un calendario más detallado de entregas, precisar mejor las penalizaciones en caso de incumplimiento de contrato y exigir que los componentes esenciales de la vacuna procedan de territorio europeo.

Prioridad en la cadena de producción e indemnizaciones

En concreto, los nuevos contratos incluyen cláusulas que fijan la prioridad de la Unión Europea en la cadena de producción, una letra chica que ya existía en los primeros contratos con AstraZeneca, que hasta ahora solo ha entregado 50 millones de dosis de los 300 millones previstos hasta junio.

Asimismo, el documento detalla que el castigo por incumplimiento del calendario de las entregas será “especialmente duro” si el retraso se debe a haber exportado las dosis a terceros países.  

“Quizá confiamos demasiado en que lo que habíamos encargado llegaría a tiempo”, ha reconocido la propia presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. “La Comisión ha aprendido en parte las lecciones de la primera ronda de contratos”, ha añadido el eurodiputado Nicolás González Casares, miembro de la comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo.

BioNTech y Pfizer, primer contrato

El primer contrato de esta nueva ronda de adquisición de vacunas ha sido firmado el pasado jueves, tras un acuerdo entre la Comisión Europea y las farmacéuticas BioNTech y Pfizer. Bruselas ha reservado 900 millones de dosis del fármaco desarrollado por las compañías, y h dejado la puerta abierta a adquirir otras 900 millones inyecciones en caso de que sea necesario. En total, el acuerdo prevé 1.800 millones de dosis, el mayor contrato de vacunas del mundo.

El movimiento llega para confirmar que Europa ha decidido apostar todo a la combinación estadounidense-alemana: la única que va viento en popa en la entrega de dosis, con más de 160 millones de vacunas entregadas, lo que supone más de la mitad de los 240 millones distribuidos por los distintos fabricantes hasta ahora en la UE.

Bruselas espera recibir de Moderna 310 millones de vacunas este año, pero de momento se han entregado solo 22 millones. Janssen, por su parte, debía entregar 55 millones entre abril y junio de este año, pero a mitad de ese período nada más que ha despachado el 10%. Y el caso más calamitoso es el AstraZeneca, cuyo incumplimiento ahora se dirime ante un tribunal de Bruselas y entra este miércoles en una fase decisiva. @mundiario 

Europa intenta evitar nuevos retrasos en la entrega de vacunas con contratos más duros
Comentarios