Buscar

MUNDIARIO

Un estudio sugiere que la contaminación del aire aumenta el riesgo de demencia en las mujeres

La investigación publicada en la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología detalla que la contaminación por partículas finas (partículas microscópicas de productos químicos, humo, polvo) estaría relacionada con la contracción de las áreas del cerebro vulnerables al Alzheimer. 
Un estudio sugiere que la contaminación del aire aumenta el riesgo de demencia en las mujeres
Imagen relativa a la lucha contra el alzheimer. / RR SS.
Imagen relativa a la lucha contra el alzheimer. / RR SS.

Ibed Méndez

Periodista.

La contaminación del aire aumenta el riesgo de demencia de las mujeres. Así lo ha dejado claro una investigación publicada en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, que detalla que aquellas féminas que viven expuestas a mayores niveles de polución pueden tener más encogimiento cerebral del tipo que se observa en la enfermedad de Alzheimer.

El estudio expone que la contaminación por partículas finas (partículas microscópicas de productos químicos, humo, polvo) tiene una estrecha e inesperada relación con la contracción de las áreas del cerebro vulnerables a las enfermedades neurodegenerativas. 

Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron a 712 mujeres con una edad promedio de 78 que no mostraron indicios de demencia al inicio del estudio. Los autores examinaron distintos factores: historias clínicas, información sobre raza / etnia, educación, empleo, consumo de alcohol, tabaquismo y actividad física.

Y posteriormente todas las mujeres recibieron escáneres cerebrales por resonancia magnética: al comienzo del estudio y cinco años después.

"Nuestro estudio encontró que las mujeres de 70 y 80 años que estuvieron expuestas a niveles más altos de contaminación del aire tenían un mayor riesgo de cambios cerebrales relacionados con la enfermedad de Alzheimer durante cinco años”, ha dicho la autora principal del estudio Diana Younan, de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. “Nuestra investigación sugiere que estas toxinas pueden alterar la estructura del cerebro o las conexiones en el cerebro, red de células nerviosas, contribuyendo a la progresión hacia la enfermedad", añadía. "Un volumen cerebral más pequeño es un factor de riesgo conocido para la demencia y la enfermedad de Alzheimer".

Los investigadores utilizaron una herramienta de aprendizaje automático para medir los signos de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro, y los resultados fueron sorprendentes: las puntuaciones más altas de las mujeres participantes fueron las que, de acuerdo con los datos previos, vivían en direcciones residenciales más expuestas a la contaminación del aire. Estas mujeres, a su vez, fueron las que mayores cambios cerebrales mostraron: sus puntuaciones cambiaron de 0,28 al inicio del estudio a 0,44 cinco años después. @mundiario