Buscar

MUNDIARIO

Un estudio revela que dormir poco puede aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer

¿La razón? Sencilla: los trastornos del sueño podrían dar pie a diversos problemas neuronales entre ellos el monstruo de la memoria.

Un estudio revela que dormir poco puede aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer
Imagen relativa a la lucha contra el alzheimer. / RR SS
Imagen relativa a la lucha contra el alzheimer. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Dormir poco puede aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer. Así lo ha dejado claro un estudio desarrollado por un grupo de científicos de la Universidad de Wisconsin, Madison, Estados Unidosque pretendía dar luz sobre los terribles efectos que la falta de sueño puede causar a nuestro bienestar. Según los expertos, tanto el insomnio como el Alzheimer tienen una estrecha relación e incluso ambos factores podrían dañar el cerebro de la misma forma.

Quizás también te interese: 

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores pusieron en marcha un experimento con el que examinaron a 101 personas de 63 años de media, con habilidades cognitivas normales pero en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, ya fuese por contar con un familiar con la enfermedad o porque tenían el gen de la apolipoproteína E que inclina la balanza.

Los especialistas pidieron a los participantes que realizaran un ejercicio en el que debían completar un cuestionario sobre la calidad de su sueño, a la vez que tuvieron que proporcionar muestras de líquido cefalorraquídeo. Los resultados fueron sorprendentes: las personas que dijeron tener sueño durante el día, experimentar mala calidad de sueño u otros problemas relacionados, tenían más marcadores biológicos para la enfermedad de Alzheimer en su líquido cefalorraquídeo que los voluntarios que no tenían problemas para dormir.

Los resultados fueron sometidos a rigurosas pruebas posteriores, con el fin de descartar posibles factores de confusión, como el uso de medicamentos para dormir, el nivel educativo, la depresión y el índice de masa corporal (IMC).

En esa línea, los autores del estudio han explicado que la falta de sueño puede conducir a una mayor acumulación de proteína beta-amiloide en el cerebro, la proteína que da lugar a la enfermedad. Esta poderosa formación tiene el poder de bloquear la comunicación entre las neuronas y, por si fuera poco, de obstruir el transporte de nutrientes a las células nerviosas, conduciendo a la neurodegeneración.

"La evidencia previa ha demostrado que el sueño puede influir en el desarrollo o progresión de la enfermedad de Alzheimer de varias maneras; por ejemplo, la interrupción del sueño o la falta de sueño pueden conducir a la acumulación de placa amiloide, porque el sistema de depuración del cerebro entra en acción durante el sueño", explicó la líder del estudio, Barbara B. Bendlin.

Sin embargo, los científicos han dejado claro que no todos los trastornos del sueño deben asociarse a signos de Alzheimer. Por ejemplo, sostiene el análisis, no se encontró ninguna relación entre los marcadores biológicos del líquido cefalorraquídeo de los participantes y la apnea obstructiva del sueño. "Todavía no está claro si el sueño afecta al desarrollo de la enfermedad o si la enfermedad afecta a la calidad del sueño, por lo que es necesaria más investigación para definir aún más la relación entre el sueño y estos biomarcadores", concluyó Bendlin. @mundiario