El estudio que etiqueta los recuerdos para saber cómo se forman

3242432
Imagen que muestra a las células engram (en rojo y verde). / Tonegawa lab.

La nueva investigación estaría derrumbando los antiguos modelos que marcaban la formación de los recuerdos como un proceso de varios pasos.

El estudio que etiqueta los recuerdos para saber cómo se forman

El estudio fue realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y ha sido publicado en la revista especializada, Science. El equipo científico del MIT, fue dirigido por el investigador Susumu Tonegawa, y con su estudio estarían desmontando las viejas teorías que señalaban que las experiencias habituales de la vida, eran almacenadas por nuestro cerebro en el hipocampo como recuerdos cortos, y que luego pasaban al córtex cerebral como recuerdos almacenados a largo plazo. La nueva investigación estudió los circuitos neuronales para terminar descubriendo que los recuerdos se forman en el hipocampo y en el córtex cerebral simultáneamente.

Sin embargo, señalan que los recuerdos a largo plazo se mantienen en estado silente por unas dos semanas, hasta que alcanza el estado maduro para ser almacenado. "El estudio profundiza en los circuitos y mecanismos que ayudan a consolidar los recuerdos", señaló Tonegawa, autor principal del estudio.

Etiquetando los recuerdos

Para desarrollar su estudio, el equipo del MIT, creó un método de etiquetado. En el cual seleccionaban a las células denominadas engram, las cuales contienen recuerdos específicos. La cualidad de las células, les permitió identificar los circuitos que se relacionan con el almacenamiento de los recuerdos y su recuperación.

De igual forma, descubrieron que eran capaces de reactivar de manera artificial algunos recuerdos utilizando la optogénetica, una técnica que permite activar y desactivar las células usando un haz de luz.

3423432

Susumu Tonegawa, científico y primer autor del estudio. / MIT.

Los expertos probaron su teoría en ratones. Utilizaron las técnicas recién aprendidas para etiquetar los recuerdos de los ratones luego de ser sometidos a una situación de miedo. Aplicaron una corriente eléctrica mientras se encontraban en un espacio confinado y utilizaron la luz para reactivar de una manera artificial las células de la memoria en diferentes momentos. Comprobaron que los ratones reaccionaban y un día después pudieron observar como los recuerdos fueron almacenados tanto en el hipocampo como en el córtex prefrontal. De esta forma, demostraron que las viejas teorías puede que no sean del todo exactas y abren todo un mundo de posibilidades ante la recuperación de los recuerdos. 

El estudio que etiqueta los recuerdos para saber cómo se forman
Comentarios