Buscar

MUNDIARIO

Estanislao Nistal, virólogo: "Es pronto para decir si el virus desaparecerá en verano"

"Es mucho más probable que el virus haya saltado de animal a humano que el que sea una intervención humana", sostiene este profesor de la Universidad CEU San Pablo, considerado una voz autorizada en la epidemia del coronavirus.
Estanislao Nistal, virólogo: "Es pronto para decir si el virus desaparecerá en verano"
Estanislao Nistal. / Mundiario
Estanislao Nistal. / Mundiario

Firma

Santiago Alonso Buers

Santiago Alonso Buers

El autor, SANTIAGO ALONSO BUERS, es graduado en Traducción e Interpretación y Máster en Prof. de Secundaria, Bachillerato, FP y enseñanza de idiomas. Es autor de '7visiones' y 'La fórmula del bestseller'. Colabora en MUNDIARIO y compagina la escritura con la docencia. @mundiario

"Es pronto para decir si el virus desaparecerá en verano", sostiene el virólogo Estanislao Nistal, que estudió bioquímica en la Universidad de Salamanca, es profesor de la Universidad CEU San Pablo, y está considerado una voz autorizada en la epidemia del coronavirus. Desbordado por el trabajo en los difíciles tiempo que corren, tiene aún la gentileza de antender a periodistas y youtubers en vídeos donde sus comentarios se vuelven virales y tienen cientos de miles de reproducciones. En este caso concede una entrevista a MUNDIARIO sobre el desarrollo del virus de cara al verano, la segunda ola y los posibles orígenes de la Covid-19. 

– ¿Hay posibilidades de que el virus no sobreviva al verano y desaparezca o es más probable que mute en formas más virulentas?

– Los virus no pueden sobrevivir porque no están vivos, son agentes que solo se replican dentro de las células, lo que pueden es inactivarse o cuando entran en una célula volverse inviables. Sin embargo, el virus se puede transmitir, y lo puede hacer de manera directa entre personas o indirecta a través de restos de saliva depositados sobre superficies. La irradiación, la temperatura y la humedad afectan al virus y su transmisión indirecta. Al principio de la pandemia hemos sido algo inconscientes a la hora de frenar estas vías de transmisión directas e indirectas. Ahora estamos más concienciados sobre la importancia de las mascarillas, la distancia y el lavado de manos y la situación es mejor en ese sentido para nosotros y desfavorable para la propagación del SARS-CoV2. Si sumamos el cambio en la climatología y la concienciación ciudadana, es probable que lo podamos contener completamente. Es pronto para decir si el virus desaparecerá en verano. Debemos de estar vigilantes a la evolución de la pandemia en los países del hemisferio sur que entrarán pronto en el invierno.

–¿Y en cuanto a las mutaciones?

– En cuanto a las mutaciones o recombinaciones del virus para dar lugar a nuevas variantes, es algo que se debe seguir analizando, aunque desde el punto de vista de la evolución del virus, más que virulentas, sería esperable que las posibles nuevas cepas del virus se tratasen de adaptar para transmitirse entre personas, siendo capaces de evadir nuestras defensas cuando haya muchas personas inmunizadas frente al virus.

– ¿En qué medida la gente que ya ha estado infectada es más inmune?

– Las personas contagiadas pueden haber tenido síntomas o no. Lo que estamos viendo es que las personas con sintomatología fuerte, donde el virus se ha replicado durante más tiempo, han generado anticuerpos con una mayor probabilidad.  En los pacientes que han tenido síntomas fuertes, las células productoras de anticuerpos, denominadas linfocitos B, han sido estimuladas y han producido suficientes anticuerpos como para ser detectados. Que no detectemos anticuerpos mediante las técnicas que se están usando no quiere decir que no podamos tener algún linfocito B capaz de reconocer al virus pero que no ha recibido suficiente estímulo para producirlos en gran cantidad. Estas células en caso de ser reestimuladas, van a reaccionar en mayor potencia frente al agente infeccioso. Además, las personas que han contraído el virus pueden haber generado una pequeña memoria. Una fracción de estos linfocitos B que detectan al virus pueden mantenerse en el organismo en previsión de futuras infecciones durante toda nuestra vida. En el caso de personas que pasaron la Gripe de 1918, se ha descrito por ejemplo la capacidad de producir anticuerpos específicos hasta ochenta años después. Por otro lado, aunque seamos capaces de producir anticuerpos ahora, tras la enfermedad, no sabemos si tenemos suficientes para prevenir que el virus pueda volver a entrar en nuestro cuerpo, o durante cuánto tiempo podemos garantizar que así lo hagan.

– ¿Hay alguna otra inmunidad? 

– Existe una inmunidad distinta de la que produce anticuerpos denominada inmunidad celular. Parte de esa inmunidad son los linfocitos T CD8, que cuando reconocen a una célula infectada se convierten en citotóxicos y destruyen a las células infectadas. Al igual que los linfocitos B, estos linfocitos CD8 pueden permanecer en nuestro cuerpo como células de memoria y ante un nuevo ataque futuro. Los linfocitos T CD4 son otro tipo de linfocitos que aunque no tienen capacidad de producir anticuerpos ni atacar células infectadas sí que reconocen al virus en células infectadas y mandan estímulos de apoyo a los B y a los T CD8 para que estos reaccionen de forma más fuerte y efectiva. Todas estas ramas de la inmunidad, junto con la inmunidad innata, menos especializada, presente en la mayoría de nuestras células nos protegen frente a la enfermedad y deben de ser consideradas en su conjunto para considerarnos inmunes o no.

– Ha habido ciertos políticos como el presidente de los Estados Unidos y algunas voces de Vox que dicen que este virus ha sido creado en laboratorios de Wuhan. ¿Qué opina usted sobre esta hipótesis?

– Por suerte o por desgracia para la ciencia, algo es cierto cuando no hay ninguna posibilidad que permita plantear una hipótesis alternativa. En el caso del SARS-CoV2, la mayoría abrumadora de evidencias apuntan a que este es un virus que probablemente desciende de murciélagos, y que puede que pase por algún animal intermedio antes de llegar al humano. Dicho esto, aun no se ha aislado el virus de un murciélago ni de otro animal, es algo en lo que se está trabajando. Es altamente improbable por las características de la secuencia del virus que haya sido creado en un laboratorio. El SARS- CoV2 tiene un 97% de homología con un virus secuenciado de un murciélago en el año 2013. Podríamos decir que este virus es primo carnal del que viene del murciélago, pero no son iguales, ese 3% de diferencia está presente en pequeños cambios a lo largo de su genoma que no implican necesariamente que el virus tenga manipulaciones artificiales y sí es más lógico pensar que son consecuencia de cambios evolutivos. Definitivamente es mucho más probable que el virus haya saltado de animal a humano que el que sea una intervención humana.

– ¿Considera útil la creación de un pasaporte de inmunidad para viajar?

– Poseer un pasaporte implica tener un aval, en ese caso de inmunidad. Esos pasaportes planteados como un salvoconducto inmune serían ineficientes a la hora de garantizar que su portador tiene o no tiene posibilidad de infectarse y propagar el virus a otros. Aunque hayamos dado positivo en una prueba o test serológico, no quiere decir que si la repetimos al cabo de unos meses volvamos a dar positivo o tengamos igual cantidad de anticuerpos frente al virus. Es algo que aún desconocemos, y si atendemos a lo que sabemos de otros virus, la cantidad de anticuerpos en nuestro cuerpo frente a un agente infeccioso tras sufrir una infección baja al pasar el tiempo después de habernos recuperado.

– ¿Hasta qué punto son eficaces los test rápidos?

Los test rápidos no nos dan una medida de si los anticuerpos que tenemos nos prevendrían de infectarnos nuevamente. Lo que sí está claro es que tenemos capacidad de reaccionar mejor si nos infectamos otra vez, pero aún no hay evidencias suficientes como para excluir que esa persona no puede ser infectada en algún momento futuro y transmitir el virus por un breve periodo de tiempo hasta reestimular a sus linfocitos. Por otro lado, el que no tengamos anticuerpos no significa que no tengamos células T y podamos defendernos mejor frente al virus, teniendo una enfermedad más leve, aunque igualmente podríamos ser infectivos durante un periodo.

– ¿Cuál sería su recomendación en ese sentido? 

– Desde mi punto de vista, en el momento que nos encontramos me parece más eficaz tratar de diagnosticar a las personas infectadas para acabar con las transmisiones. Tendríamos que ser capaces de garantizar que no solo los habitantes de un lugar no tuvieran el virus, sino también que todos los viajeros que llegan a un lugar además de que se les pudiera tomar la temperatura se les pudiera hacer RT- PCR cuando llegan y al cabo de una semana para garantizar que no son portadores; que están libres del virus. 

– Recientemente ha habido manifestaciones contra el Gobierno ya cuando la curva estaba en descenso. ¿Le parecen más o menos irresponsables que las que se llevaron a cabo antes del estado de alarma?

– Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, esto es algo evidente, es una de las bases de nuestra Democracia, la libertad de expresarnos y dar nuestras opiniones, sean las que sean, con civismo. Si se toman las medidas de seguridad oportunas y se respeta al prójimo no hay que oponerse a ellas. Si las manifestaciones se realizan con medidas que garantizan la distancia y la transmisión –como las de los coches– me parecen correctas. El problema es que en ellas puede haber personas cabreadas o inconscientes de que aun hay posibilidad de rebrotes. Y por encima de la creencia política está, ante todo, el respeto a los demás y más aún con todo lo que ha pasado a miles de familias y está pasando con la economía. 

–¿Está de acuerdo con las medidas del Gobierno con respecto a los cambios de fase y las diferencias entre las comunidades autónomas?

– El cambio de fase es multifactorial y conviene resaltar que es muy difícil tomar las decisiones epidemiológicas que se están tomando en estos momentos. Existen aún personas que se diagnostican a diario y esto hace pensar que aún existen personas asintomáticas a las que no se las está detectando y siguen propagando el virus. Debería de garantizarse la capacidad del sistema de rastreo de los contactos con las personas infectadas para llegar a todos los infectados y poder aislarlos. Cuando antes se logre, antes se terminará con esto. Igualmente estos sistemas deben garantizar el rastreo de posibles casos importados futuros.

–¿Está todo bajo control? 

– A día de hoy todo está más controlado que hace unas semanas, pero hay que seguir estando en alerta mientras haya casos nuevos, que seguirán apareciendo hasta que lleguemos a un punto en el que, como en China, el tema esté controlado a nivel nacional y los únicos casos que aparezcan sean importados, o sea, por viajeros. Sí que es verdad que aquí las medidas de confinamiento han sido muy estrictas. En mi opinión, se ha sido muy garantista en comparación con otros países cercanos en cuanto a la desescalada. Aunque se tardó en reaccionar el confinamiento tan duro que hemos tenido está sirviendo para ganar esta primera batalla frente al virus. @mundiario