Los españoles somos lo máximo, pero lo máximo de lo máximo... como te lo digo

toro
Problemas para un español... imposible, siempre tiene soluciones para todo.

En una obra siempre habrá un tipo que sin saber lo que es una escuadra o un cartabón tendrá soluciones para todo. Ese tipo solo puede ser un español.

Los españoles somos lo máximo, pero lo máximo de lo máximo... como te lo digo

Lo de España es mucho y no hay como mi país, es lo más de lo más, y nosotros... nosotros insuperables, extrapolando un poco; bueno, bastante, vas comparar a Leonardo da Vinci, Isaac Peral o de la Cierva con un Arturo o un Josiño de cualquier pueblo... bo.

¿Y por qué somos extraordinarios? porque tenemos soluciones y varias para todo, pero para todo. Inauguran, por ejemplo, en un pueblo una pasarela para peatones... pues alucinante, aún no han cortado la cinta, aún no ha llegado el alcalde de turno y ya hay un tío que sin haber hecho arquitectura, sin haber visto en la vida una escuadra, una regla o un cartabón, te dice: «Más sencillo es ir por ahí debajo que dar toda la vuelta. Vas por allí, giras, y ya estás».

Y alucinante, por lo general el tío suele tener razón, y eso queda patente cuando al cabo de un mes por la pasarela no pasa ni dios, pero ni dios Sí, es cierto, que por la nueva ruta des cubierta por el nuevo Edmund Hillary te puede atropellar un coche...  pero es tan improbable... vamos, hasta hay más posibilidades que te de un viento en la pasarela, allí a cuatro metros, y te quedes pajarito agarrado a la bolsa de Eroski...

Lo que no entiendo es como habiendo tanto arquitecto autodidacta por qué antes de hacer una obra no reúnen a todo el pueblo y explican lo que van a hacer, porque estoy seguro que no uno, sino cinco o diez tipos encuentran otras alternativas, más cómodas y más baratas.

Sí, más baratas, porque basta que uno saque de lápiz, que chupe la punta de la mina, coja un papel y se reúnan varios... y joé, que si no sé cuantos palés de piedra; que si 28 toneladas de hormigón, que si 24 de arena, que 40 metros de encofrado «y quítale a todo esto un 15%, que Toñín, el hermano de Lita, lo vende más barato».

Vamos, que los dejas, y en vez de una pasarela te hacen un acueducto como el de Segovia, en plan vial Madrid-Jaén en un plis plas y todo en el dobladillo de un sobre del banco zaragozano, que tu ya creías que ni existía. Acojonante, pero es que a-co-jo-nan-te.

Yo, la verdad, cuando veo cosas así me rindo y me quedo traspuesto mientras los arquitectos al grito de «¡¡¡ queeeee, joderrrrr, caen unos chismes Raúl!!!!» se van al bar más cercano, piden unas cartas, sacan otra vez el sobre del zaragozano ese y anotan la partida.

Increíble, por un lado del papelillo bancario, Chuchi que lleva 3 puntos de ventaja porque arrastró en copas y no sé que lío pasó; y por el otro lado, un estudio pormenorizado de una obra civil hecha en una hora y cuarto, a mano, a bote pronto, a la caída, mientras que en Madrid han tardado tropecientos meses planificarlo unos pavos con no sé cuantas carreras, másters y miércoles, no para hacer lo mismo, sino para hacerlo peor. Maravilloso.  ¿Cómo no voy a querer este país, que es inteligencia e improvisación pura?, ¡¡¡¡¡es que lo adoro!!!!  @manuelguisande

Los españoles somos lo máximo, pero lo máximo de lo máximo... como te lo digo
Comentarios