Buscar

MUNDIARIO

España perdió en mayo 8 millones de turistas y 8.100 millones de euros

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves los datos de los visitantes internacionales y del gasto turístico. El resultado ha sido un cero globalizado
España perdió en mayo 8 millones de turistas y 8.100 millones de euros
Una playa en Barcelona desierta por la pandemia de coronavirus / La Vanguardia.
Una playa en Barcelona desierta por la pandemia de coronavirus / La Vanguardia.

El turismo ya no es rentable en España. Así como hace dos meses el petróleo se convirtió por dos días en la actividad económica menos rentable del mundo, lo mismo ha ocurrido con la industria turística, pero en un lapso mucho más prolongado. Y tomando en cuenta que ese sector aporta el 10% del PIB nacional, el golpe es muy dañino y distorsiona las cuentas de un país que ya les tenía en balances negativos desde antes de la pandemia. 

El flujo de visitantes internacionales fue nulo en mayo, es decir, ningún turista extranjero visitó España el mes pasado, lo que también anuló el gasto e inversión de estímulo fiscal que el Gobierno inyectó en la industria, pero fue en vano, pues los hoteles, playas, parques y sitios naturales de tours quedaron completamente vacíos ante la fase crítica de contagios que España tuvo en mayo y la amenaza actual de los nuevos rebrotes de la Covid-19.


Quizás también te interese:

Sánchez asegura estar en contacto con Airbus para proteger los empleos en España


Esta situación se traduce, concretamente, en que 8 millones de turistas menos viajaron al país y eso generó una voluminosa pérdida de 8.100 millones de euros debido al cierre de fronteras ordenado por el Ejecutivo para frenar la pandemia.

Por esa razón, se torna un tanto paradójico el hecho de que el propio Gobierno fue quien inyectó liquidez a la industria turística para reanimar su actividad y mantenerla a flote por la vía crediticia, pero también la ha hundido más en la crisis al bloquear las fronteras e impedir el ingreso de cualquier extranjero a territorio español, lo que frenó en seco el ya débil flujo de visitantes que empezó a sufrir el país durante el inicio de la crisis sanitaria.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves los datos de los visitantes internacionales y del gasto turístico. El resultado ha sido un cero globalizado en cada categoría del análisis del negocio. No hay turistas, no hay demanda, no hay vuelos y no hay rentabilidad. 

Sumando las cifras de mayo con las de abril, se tiene que España perdió en esos dos meses más de 15 millones de turistas que gastan una media cercana a los 1.000 euros por persona. Esto implica que la caída de ingresos por consumo turístico se totaliza en 15.100 millones de euros. El sector registra un déficit enorme y su impacto podría reflejarse entre un -5% y -10% del PIB contraído por esa descomunal retracción financiera. @mundiario