España: ¿Estado totalitario o sociedad totalitaria?

Discusión. Pexels.
Discusión. / Pexels.
La incapacidad para soportar las incomodidades cotidianas de nuestros prójimos es una gangrena social cada día más extendida. ¿También hay que llamar a la policía local si un bebé llora por las noches en un bloque de pisos?
España: ¿Estado totalitario o sociedad totalitaria?

¿Puedo contarle dos sucedidos de estas vacaciones?

Primero: en una acera, una niña de menos de 15 años es abroncada por la dependienta de una panadería, que tampoco pasaría mucho de los 30. Cuando iba a colgar ropa a secar se le cayó desde del piso de arriba una tina con ropa mojada. La dependienta le decía a voces que eso es muy peligroso y que va a llamar a la policía (cosa que afortunadamente no hizo); la pobre niña ni sabe qué cara poner.

Segundo: típica pareja joven con perros. Tienen trabajo pero con horarios duros, particularmente en el verano. Un día, hacia el final de la tarde, la chica se despide bruscamente: tengo que irme porque a esta hora van a empezar a ladrar los perros y los vecinos llamarán inmediatamente a la policía.

Sabemos que el Estado español muestra últimamente algunos rasgos totalitarios. La novedad es que ahora parece haberlos infiltrado capilarmente en la sociedad.  Esos rasgos pueden verse en casos como los que he contado: recurrimos a la policía por problemas cotidianos; nos hacemos dependientes del poder público hasta para pequeñeces pues los delatores no arreglan las cosas por sí mismos ni hablando con los vecinos; los vínculos interpersonales quedan debilitados; los delatores ignoran las estructuras sociales naturales (de lo contrario, la dependienta se quejaría antes que nada a los padres de la niña); los ciudadanos hemos aceptado que somos vigilantes unos de otros. Por último, la intolerante dependienta no es una vieja franquista sino una chica todavía joven. Saquen conclusiones.

actitudes sociales con ADN totalitario

Sin duda, el totalitarismo es un fenómeno mucho más complejo que eso, de naturaleza política y con gran armazón ideológica e institucional. Pero ¿no vienen detectándose hace años algunas actitudes sociales con ADN totalitario? La incapacidad para soportar las incomodidades cotidianas de nuestros prójimos es una gangrena social cada día más extendida. Es antisocial pero en principio no es totalitaria. La vuelve tendencialmente totalitaria el inmediato recurso a la odiosa coacción del poder público para un problema mínimo. ¿También hay que llamar a la policía local si un bebé llora por las noches en un bloque de pisos?

Consideremos algunas verdades incómodas y políticamente incorrectas: hace 46 años que murió Franco, bastante más que los que reinó, ¿y es posible que la cosecha, en esos terrenos, sea ésa? En asuntos como esos, ¿no estaremos peor que en 1970? No, porque ahora podemos votar cada cuatro años.  Cierto, pero en la vida ordinaria, ¿quién llamaría en 1970 a la policía por cosas así? Sabíamos que bajo un dictador se puede estar mejor en economía, pero ¿también en la marcha de la vida social? Vivir para ver.

Pero esperen, que estas tendencias van a más. ¿Estará lo peor aún por venir?

Aclarémonos.  No todo es cuestión de forma de Gobierno; si lo fuera, la cosa sería grave, pero menos. A lo mejor es, simplemente, que España es (o la han vuelto) así: intolerante, vigilante, delatora, legalista, prusiana, autoritaria, policiaca (o sea, amiga de la policía, cosa de por sí antinatural y completamente nueva en la historia española).

Menos mal que nos queda Portugal.  Absolutamente en serio.  Su dictadura, de 1926 a 1974, fue mucho más larga (y mucho menos disculpable, si tal cosa era posible) que la española y menos eficiente económicamente. Hacia 1970 ir a Portugal era ir a un país no sólo más atrasado sino más rígido, menos occidentalizado, más clasista, autoritario e incuso menos libre. Hoy el que va de España a Portugal respira oxígeno y se siente inmediatamente más suelto, más libre, menos controlado y circula por la autopista sin el omnipresente control español.

Si me equivoco, corríjanme. @mundiario

España: ¿Estado totalitario o sociedad totalitaria?
Comentarios