Buscar

MUNDIARIO

España es el país de la UE con más solicitudes de asilo por las crisis en América Latina

El 35% de las peticiones de asilo en territorio español son de venezolanos, los inmigrantes latinoamericanos con más solicitudes en el país ibérico. 
España es el país de la UE con más solicitudes de asilo por las crisis en América Latina
Inmigrantes a las afueras del Ministerio de Familias, Igualdad y Bienestar Social en Madrid.
Inmigrantes a las afueras del Ministerio de Familias, Igualdad y Bienestar Social en Madrid.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina.

Los focos de tensión que tienen lugar en Latinoamérica generan un efecto expansivo de sus crisis internas, que se traducen en flujos migratorios con destino a Europa. Es por ello que, en todo el continente europeo y territorio de la UE, España es el país miembro que más peticiones de asilo registra con un nivel récord más que cualquier de sus socios comunitarios. 

Según los datos de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, la profunda crisis en Venezuela y la violencia que se extiende por varios países de Centroamérica y Colombia han disparado los números en los tres últimos años hasta las 118.000 solicitudes en 2019. Esto implica que la cifra que en 2019 promediaba unas 50.000 solicitudes, superó el doble de su tamaño debido a las consecuencias económicas y sociales devastadoras que han generado los conflictos políticos en esas naciones, caracterizadas por tener estados internos de anarquía, crisis políticas, crisis económicas y gobiernos autoritarios, a excepción de Colombia. 

Pero en el arranque de 2020, las cifras escalan hasta las 3.500 peticiones semanales. Aunque solo el 5% de esas peticiones acaban siendo reconocidas: España está a la cola de Europa, con cifras parecidas a las de Hungría y muy lejos de la media de la UE (30%). Y es que así como Hungría registra un flujo migratorio casi incontenible por el paso de inmigrantes serbios y eslovacos a su territorio, España recibe inmigrantes y solicitudes de asilo de ciudadanos venezolanos, colombianos y hondureños, en cuyos países de origen se viven altos índices de inseguridad, malestar económico, desigualdad social y falta de oportunidades para el desarrollo humano.

Las cifras provisionales de la UE reflejan una evolución en la recepción migratoria en España. En noviembre de 2019, se batieron récords con la llegada de más de 3.600 personas por semana. Y en el arranque de 2020, la tercera semana de enero registró más de 3.700 solicitudes, lo que implica un incremento de 100 solicitudes por semana, es decir, 400 nuevos inmigrantes por mes que entran a España provenientes de Venezuela, Colombia y Centroamérica. 

De acuerdo con el reporte de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, buena parte de los actuales solicitantes en España provienen de Venezuela (35%), Colombia (25%), Honduras (5,8%), Nicaragua (5%) y El Salvador (4%), un perfil muy diferente del de los sirios, afganos o iraquíes que llegan a Alemania, Grecia y Francia. "La mayor parte de los solicitantes de asilo en España no huye de una guerra en el sentido tradicional, sino que huye de violencias estructurales", afirma Blanca Garcés-Mascareñas, investigadora del think tank barcelonés CIDOB.

Las conexiones idiomáticas, culturales e históricas, así como familiares, de los venezolanos, colombianos, hondureños, nicaragüenses y salvadoreños con España implican que la tendencia migratoria de América Latina hacia el país ibérico seguirá creciendo debido a la saturación que enfrentan naciones sudamericanas como Chile, Argentina, Perú, Ecuador y Colombia con la recepción de migrantes venezolanos, así como Estados Unidos con su intención de frenar la entrada de migrantes mexicanos, hondureños y salvadoreños. @mundiario