La escritora, de Carmela Conde, es una historia crítica y explosiva

La escritora.
La escritora.

Tensa y misteriosa narración donde la intriga se mezcla con el amor. Su principal  protagonista, Lucrecia Vázquez, está contratada como “negra” por una de esas editoriales que todo lo abarca y todo lo diluye.

La escritora, de Carmela Conde, es una historia crítica y explosiva

Carmen Conde (Barcelona, 1965),  es una escritora de novela de negra y mi criterio crítico observa futuro literario dentro del género cuando señala que cierto sector del mundo editorial puede convertirse en una preocupante catarata de publicaciones y contrataciones de escritores a sueldo embarduñando con artificios un género tan clásico como es la novela negra, que cuenta con grandes maestros ya perennes en el espacio literario manteniéndose en el tiempo que todo lo olvida.

La escritora’ es la segunda y reciente novela de Carmen Conde, la primera en su  vida literaria fue ‘Para morir siempre hay tiempo’  galardonada en 2016 con el Premio de Novela Negra para jóvenes autores la Trama. Actualmente comparte su estancia entre la escritura  y su labor de Magisterio como maestra de primaria en la escuela pública.

La escritora es una historia crítica y explosiva en cuanto a su contenido entre ficción y realidad de una novela dentro de otra novela. Metanovela se le llama. Su principal  protagonista, Lucrecia Vázquez, está contratada como “negra” por una de esas editoriales que todo lo abarca y todo lo diluye. Y soporta sus angustias con el síndrome de Tourette , que le provoca en momentos tensos un tics repetitivo. Es inteligente y su compleja personalidad tiene brillo propio. Viviendo su mundo  modesto y cerrado en las cuatro paredes de su apartamento permanente refugio protector.

El director de su editorial la manda a contactar con la escritora de best sellers Dana Green  autora de un mundo religioso rocambolesco, que se encuentra viviendo en un pueblo  del Montseny en una viviendo del director de la editoerial.  Con la sorprendente mala fortuna que cuando llega al lugar se la encuentra muerta de  manera ecalofriante más repugnante y estremecedora. Naturalmente la policía descubrirá  que Lucrecia iba a negociar con la escritora de bestseller para escribirle una nueva ya que tan “famosa”  autora, pasaba por una etapa depresiva que le impedía escribir, si es que ella escribió  alguna vez limpiamente, o todo era un puro montaje editorial con el que vender pienso literario para lectores de mers distracción al margen de una literatura limpia   de contenidodigno.

Esta es una ligera introducción de lo que ofrece la tensa y misteriosa narración donde la intriga se mezcla con el amor en una metaliteratura, que aprisiona al lector en un mundo de misterios y lastres de una miserable niñez en un despiadado hospicio. Toda una historia que a vuelta de cada página plantea sorpresa y misterio, la duda, que altera las posibles cábalas del lector atento, ese lector que no lee simplemente para distrarse y agradece el tinte social real de nuestra sociedad  en este labarinto de Creta literario.

Resulta muy interesante y de cumplido compromiso a favor de la verdadera novela negra, esa crítica en la que está envuelta la historia, habilidad y valentía de la autora para sacar a relucir los trapos sucios comerciales en la que se encuentran inmersas determinadas editoriales con sus “negros escritores” a sueldo y toque de corneta comercial, expuesto con habilidad y sentido del compromiso que debe de asumir y mantener el buen escritor: tener claro no ser una clase social, sino un compromiso consigo mismo.

La escritora, de Carmela Conde, es una historia crítica y explosiva
Comentarios