La escalofriante trama de los niños robados causa conmoción en España

Protesta ciudadana. / ahoraque.org
Protesta ciudadana. / ahoraque.org

La trama interminable de los niños robados comienza en la Guerra Civil del 36, abarca todo el período del franquismo y sigue su curso entrada ya la democracia.

La escalofriante trama de los niños robados causa conmoción en España

La trama interminable de los niños robados comienza en la Guerra Civil del 36, abarca todo el período del franquismo y sigue su curso entrada ya la democracia.

La caída de la II República devolvió a la mujer al ostracismo tras vivir una época de bonanza. Clara Campoamor luchó por el sufragio de la mujer en España, quien votó por primera vez en las elecciones de 1933, tras ser aprobado en la Constitución del 31. En 1940, sin embargo, la ley permitía a las reclusas permanecer con sus vástagos hasta que éstos alcanzaran la edad de 3 años, tras lo cual pasaban a manos del Estado. Por tanto, el marco legal de aquella época avalaba el lucrativo negocio de la venta de menores.

Las principales destinatarias fueron las familias adineradas que comulgaban ideológicamente con el régimen, bien porque la mujer había tenido complicaciones en partos anteriores y no se quería correr el mismo riesgo,  o porque el hombre o la mujer eran estériles. Con esto se buscaba acallar rumores y convertirse en "gente bien", en una sociedad cuya base se cimentaba en la familia y los valores tradicionales.

Asimismo, las principales vías para "exterminar el comunismo masónico" fueron arrebatar a personas de pensamiento izquierdista -término muy actual- o bien engañar a las madres que recién habían parido asegurando que sus hijos habían nacido muertos o que a los pocos minutos habían perdido la vida. "Yo sé que lo parí. Se lo llevaron para bautizarlo, pero no me lo devolvieron. No lo volví a ver más. Supongo que un matrimonio que no tuviera hijos se lo quedó, pero a mí no me pidieron permiso." Este es el terrible relato de la ya fallecida Emilia Girón, presa que fue torturada por ser hermana del guerrillero Manuel Girón. Así, médicos y religiosos se convirtieron en verdugos, cómplices de acciones estremecedoras.

De "purificar" una nación a un lucrativo negocio

En origen, todos estos hechos se producían por una causa ideológica. No obstante, con el transcurso del tiempo, los verdugos que daban pie a estas obscenidades comprobaron lo rentable que era el negocio de la venta de los niños. Indiferentes al sufrimiento de muchos matrimonios, optaron con buena dosis de amoralidad por llenar la faldriquera de billetes. En realidad, resultaba sencillo engañar a una sociedad -católica- sumida en el más absoluto analfabetismo. De este modo, ¿quién osaría a afirmar que un médico o una religiosa estuvieran estafando a una familia? Una quimera, en definitiva.

Según el abogado Enrique Vila entre 200.000 y 300.000 personas podrían haber estado bajo la sombra de lucrativo negocio. Regueros de lágrimas, cruel sufrimiento, corazones mal cicatrizados. José Luis Moreno supo que su padre, cuando estaba apurando los últimos estertores de su vida, pagó 150.000 pesetas por él; a María Teresa Torres le arrebataron a su hijo por ser madre soltera; María Labarga advirtió que su partida de nacimiento había sido falsificada; y tantos y tan diversos casos que se sucedieron durante cincuenta años en la Península, hasta bien entrada la democracia. Una barbarie impune, mucha gente beneficiada, pero perjudicados los más; aquéllos que viven en el engaño y en la ignorancia, o aquéllos que sabiendo la verdad, vivirán con la carencia de no conocer a quienes lo concibieron con ilusión y desde que se separaron de sus hijos viven sumidos en el dolor y el ostracismo. En definitiva, cinco décadas donde la mentira triunfó y truncó vidas, corazones y destinos.

En 2010, el juez Baltasar Garzón abrió una investigación acerca de los crímenes franquistas, con el fin de esclarecer los múltiples casos producidos durante la dictadura. Por otro lado, el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid realizó un estudio estadístico sobre los fallecimientos de bebés en la Maternidad de O'Donnell entre los años 1961 y 1971. En enero de1964, en O'Donnell, en apenas 22 días murieron 37 bebés. Otros 34 en noviembre de 1973. Una extraña epidemia, que como en tantos otros casos, queda suspendida en el aire.

La escalofriante trama de los niños robados causa conmoción en España
Comentarios