Buscar

MUNDIARIO

¿Es seguro andar en el transporte público en medio de los rebrotes?, esto dicen los expertos

En España, el transporte colectivo urbano perdió un 90% de sus viajeros en marzo y abril; a día de hoy no los ha recuperado. Los expertos de Japón, ayudaron a desmontar el miedo tras estudiar los focos de contagios en el país hasta finales de mayo.

¿Es seguro andar en el transporte público en medio de los rebrotes?, esto dicen los expertos
Pasajeros esperan un Metro. / Mundiario
Pasajeros esperan un Metro. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

El uso diario del transporte público genera temor en la población dado el recrudecimiento de los casos de coronavirus en la segunda oleada. En las horas pico es casi imposible que se cumplan las medidas de distanciamiento social, muchos temen que ante la poca ventilación y la cantidad de personas que abordan puedan ser proclive a los contagios.

Otros optan por lo seguro: caminar largos trechos, o el uso de bicicletas, motos o patinetes. Investigadores de varios países han desestimado que las unidades de transporte público sean una de las principales fuentes de contagios, mientras expertos en salud pública destacan que con las nuevas medidas de seguridad, es decir, mascarillas, desinfecciones y los sistemas de ventilación el riesgo de infección no es elevado, sobre todo comparado con otras actividades como comer en un espacio cerrado o el ocio nocturno.


Quizá te pueda interesar

Solo cinco autonomías garantizan la vuelta al cole en la modalidad presencial


De momento, en España no se ha identificado ningún brote en metros, trenes o autobuses; el miedo se siente. Dos de las principales fuentes de contagio del coronavirus son las microgotas que emitimos al hablar, respirar o estornudar, los aerosoles, minúsculas partículas de esas gotitas respiratorias que se quedan suspendidas en el aire, de ahí la distancia y las mascarillas.

Una encuesta de la OCU realizada a finales de julio, refleja que el transporte público es el espacio percibido como más peligroso (31% lo considera muy inseguro), por delante de actividades deportivas en espacios cubiertos (28%) y eventos culturales (25%). En España, el transporte colectivo urbano perdió un 90% de sus viajeros en marzo y abril; a día de hoy no los ha recuperado.

En Madrid, el metro tuvo un 47% menos de viajeros en julio con respecto al año anterior; en Barcelona, metro y autobús redujeron sus usuarios un 46% y 49%, respectivamente, mientras el suburbano de Valencia lo hizo un 46%. Las Cercanías se mantienen a un 50% de los viajeros prepandemia.

Los expertos de Japón, ayudaron a desmontar el miedo tras estudiar los focos de contagios en el país hasta finales de mayo. La muestra arrojó que la mayoría se produjeron en gimnasios, bares, conciertos, karaokes y restaurantes, pero no en su atestado transporte público.

Paralelamente, en Francia han identificado casi 1.100 brotes de mayo a agosto y el resultado fue similar; es decir el 27% están relacionados con empresas y lugares de trabajo, un 14% con reuniones familiares y un 12% con establecimientos sanitarios; tan solo un 1% (15 casos de 1.100) se pueden achacar con tranvías, autobuses o metro.

Los suizos trazaron en agosto casi 800 lugares de infección y ninguno de ellos se encuentra en el transporte público. El último estudio, realizado en China, con 2.300 pasajeros que viajaron infectados en trenes entre diciembre y febrero, en la efervescencia de la pandemia allí, y a 72.000 viajeros que se sentaron cerca de esos casos; el porcentaje de contagiados fue del 0,32% (234 personas).

Aunque un estudio publicado esta semana analizaba un contagio masivo en un autobús en la provincia china de Hubei a finales de enero, cuando un tercio de los viajeros (23 personas) se contagiaron por una sola persona. No obstante, en este caso el aire del vehículo no se renovaba y los pasajeros no llevaban mascarillas. @mundiario