El equipo femenino afgano al que la administración de Trump teme

Las seis integrantes del equipo femenino afgano. First Global Changelle.
Las seis integrantes del equipo femenino afgano. / First Global Changelle.

El gobierno de EE UU le prohibió la entrada a un grupo de adolescentes que iba a participar en un concurso de robótica para estudiantes en Washington.

El equipo femenino afgano al que la administración de Trump teme

En un país que vive una de sus épocas más duras y tristes existen seis adolescentes que tenían un sueño que superaba las estigmas que rodean a su sociedad, ellas iban a formar parte de uno de los concursos más importantes de robótica para estudiantes en Washington. Pero sus sueños han sido pospuestos por la reciente entrada en vigor de la prohibición de entrada de personas de ciertos países a EE UU.

Las jóvenes forman parte de los institutos Herat y decidieron retar a su sociedad para salir adelante con sus sueños y genialidad al inscribirse en el First Global Challenge, una de las competiciones más grandes de estudiantes que está dedicada la tecnología y la innovación y que reúne a jóvenes de todo el planeta. El reto de este año es construir un robot que sea capaz de distribuir unas bolas y los participantes del concurso tendrán su oportunidad de lograrlo durante el presente mes de julio. Claro está, las jóvenes afganas no podrán participar porque las autoridades de EE UU les han negado el visado.

La razón de por qué les han negado la entrada se desconoce. Distintos medios han intentado contactar con las autoridades pero no han obtenido respuesta. El Departamento de Estado guarda silencio y esto da pie a que los medios y la comunidad de EE UU especulen sobre las medidas que está tomando la administración de Trump. Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen son los seis países que están sometidos al veto migratorio que se extiende fuertemente a otros países como Afganistán o Irak.

Para muchos las medidas se han salido de control por la desconfianza y la sospecha que se extiende a otras naciones y afectan enormemente las formas de trabajo y globalización que ha tenido el mundo. El presidente del concurso, Joe Sestak, comentó lo siguiente: "Esto es una desilusión tremenda, son unas muchachas extraordinariamente valientes”.

Un largo camino que quedó a medias

Las adolescentes ya sospechaban que algo así podría ocurrir, pero aun así lucharon por logar su cometido. Durante el mes de marzo, la organización del concurso envió a todos los participantes del mundo los materiales que necesitaban para crear su robot. Pero a ellas nunca les llegó. Luego se enteraron de que habían quedado retenidos en la frontera por sospecha y miedo de uso terrorista.

Las chicas lejos de molestarse o rendirse, decidieron crear su robot con materiales domésticos y enseguida pidieron permiso a sus padres para poder salir hasta Kabul en donde se encuentra la embajada de EE UU y así, solicitar la visa. Ahora, con el concurso a punto de iniciar, las jóvenes se enteran que les han negado la visa y se han esforzado para nada.

Deseamos transformar la cultura de nuestra comunidad; queremos desarrollar nuestra mente y creatividad y tal vez revelar el genio que hay dentro de nosotras. Esta oportunidad nos permitirá inventar, diseñar y crear. Los grandes avances nacen del sueño de un niño de hacer algo grande. Queremos ser ese niño y perseguir nuestros sueños para mejorar la vida de nuestra gente”, fue lo que escribieron las adolescentes cuando solicitaron entrar en el concurso.

Ahora, se encuentran muy desilusionadas por no poder asistir hasta EE UU y presentar su robot. La empresaria Roya Mahboob es la patrocinadora del equipo y fundadora de una compañía de software en Afganistán. Ella ha explicado que las chicas no comprenden por qué les ha sido negada la visa y aunque el concurso les ofreció presentarse vía Skype, las jóvenes han quedado desalentadas por el desprecio. Con sus sueños en vilo, las adolescentes afganas pueden ser la diferencia y el principio del cambio que tanto necesita su sociedad.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

El equipo femenino afgano al que la administración de Trump teme
Comentarios