La enseñanza de la música se rinde a la tecnología

tecnologia_opt
Tecnología musical.

El papel de la tecnología en el aprendizaje y los modelos de aprendizaje se han reinventado,  y la tecnología se ha convertido en un pilar fundamental y necesario para este proceso.

La enseñanza de la música se rinde a la tecnología

Poco a poco la educación digital ha empezado a ser implementada en las mejores universidades del mundo brindando una solución a la apretada agenda de muchas personas que desean capacitarse e incluso, muchas empresas lo están incorporando a medida de las necesidades de sus empleados, y sobretodo, de sus presupuestos.

Pero además de estos beneficios, en el futuro la tecnología podría ser de gran utilidad para los educadores. La explosión del uso de algoritmos para reconocimiento de todo tipo de detalles en fotografías y vídeos, unida al nacimiento de la “computación afectiva“, ha hecho que el MIT pueda empezar a detectar el aburrimiento en tiempo real.

Este experimento del MIT se materializó en ‘Tega’,  un robot potenciado por un smartphone que es capaz de analizar emociones y de enseñar a alumnos según estas. Es decir, es capaz de detectar el aburrimiento y actuar de forma más efusiva, o de hacerlo con estados de euforia y tratar de reducirla.

La música se ha convertido en un recurso clave para el aprendizaje, pues ayuda a que el acercamiento y disfrute del proceso musical, puedan ser utilizados en el estudio de diferentes áreas. Incluso, sus beneficios pueden ser tan positivos que pacientes con Alzheimer usan la terapia musical para recordar eventos o personas.

De acuerdo a un documento publicado por la Universidad San Francisco de Quito, la música también activa la memoria automática ayudando a recordar letras de canciones sin siquiera estar conscientes que las sabemos, pues salen de nuestra boca como reflejo. Además, esta disciplina también tiene una poderosa relación con la capacidad de recordar. Si uno escucha un tipo de música al momento de aprender algo y escucha esa misma música al momento de recordar, como por ejemplo en una prueba, los resultados son mejores que sin la música.

La implementación de la tecnología ha supuesto una oportunidad para valorar varios aspectos no sólo de las prácticas de enseñanza aprendizaje, sino también de otros factores implícitos en la práctica musical que pueden pasar inadvertidos para una valoración adecuada del progreso musical, como son el grado de dominio de las estrategias de práctica, la implicación real en las piezas de estudio, el grado de atención y la concentración que pueden mantener los alumnos.

La utilización de la tecnología en la clases de música para los alumnos proporciona información muy importante, ya no sólo de cómo ellos perciben y aprenden, sino de cómo los profesores enseñamos, qué tipos de referencias ofrecemos y hasta qué punto incluso, resultamos convincentes.

En este sentido, reflexionar sobre lo que enseñamos de una manera explícita y relacionarlo con lo que los alumnos manifiestan que aprenden de una manera implícita debería ser una línea prioritaria de la práctica docente y de investigación en los contextos de enseñanza musical especializada.

Ello nos llevará ineludiblemente a comprender mejor nuestra manera de enseñar, en definitiva nuestro estilo de enseñanza, convirtiendo la mejora profesional en algo que sin duda contribuirá positivamente en nuestro plano más humano y personal. @mundiario

La enseñanza de la música se rinde a la tecnología
Comentarios