Europa potencia el comercio de proximidad frente a los centros comerciales de extrarradio

Autor: Xurxo Lobato
La apertura “sin control” de grandes superficies comerciales en el extrarradio ha tenido un impacto muy negativo sobre el comercio del centro de las ciudades.
Europa potencia el comercio de proximidad frente a los centros comerciales de extrarradio

El panorama de los espacios tradicionales que ocupan el centro de las ciudades destinados al comercio contrasta de lleno con el nuevo sistema de grandes superficies. Parques comerciales y temáticos, lugares para comer y para el ocio con salas múltiples, grandes outlet... están estratégicamente conectados al sistema viario de escala territorial y cuentan con enormes áreas de aparcamiento.

La apertura “sin control” de grandes superficies comerciales en el extrarradio ha tenido un impacto muy negativo sobre el pequeño y mediano comercio que conformaba el centro de muchas ciudades españolas. En los últimos años, cientos de negocios han cerrado sus puertas, miles de metros cuadrados de plantas bajas comerciales permanecen vacíos y calles enteras ofrecen un espectáculo desolador.

Sin embargo, recientemente, en muchos países de Europa, ha emergido una mayor conciencia sobre las decisiones de las Administraciones públicas y del valor estratégico de la distribución comercial. Se destaca la importancia que tiene el comercio como agente de regeneración urbana, como generador de riqueza y de valor inmobiliario. La actividad comercial además mejora el atractivo turístico asociado sobre todo con el aumento de la oferta cultural y de ocio.

Para impulsar el proceso de gestión de los centros urbanos, en 1991 se crea en el Reino Unido la “Association of Town Centre Management”. Para esta asociación (1998), los centros de las ciudades mejoraron gracias al trabajo de los gestores urbanos y a la iniciativa de empresas como Marks & Spencer y Boots the Chemist, pioneras en Inglaterra, que deciden actuar a favor de los centros.

En la ciudad de París, la hermosa cúpula de las Galerías Lafayette cumplió cien años el pasado mes de Octubre. Actualmente estos grandes almacenes reciben más de 20 millones de visitantes al año. El arquitecto Ferdinand Chanut fue el encargado de realizar esta obra majestuosa símbolo del estilo arquitectónico Art Noveau. El éxito de estas galerías a lo largo del tiempo se debe a que están integradas en el tejido urbano de la ciudad y su formato no requiere de superficies extensas ni de la presencia de transporte público.

Uno de los lugares más visitados en la ciudad de Santiago de Compostela (España), Patrimonio de la Humanidad, después de la Catedral es el Mercado de Abastos. Desde 1873 suministra productos frescos a los hogares compostelanos. La clientela de la plaza es de lo más variado y algunos sábados se superan los 4.000 visitantes.

Mercado de Abastos (Santiago de Compostela - España). Autor: Xurxo Lobato

URBACT es un programa europeo para la promoción del desarrollo urbano. El pasado mes de mayo (2012) se produjo el lanzamiento de “URBACT MARKETS” que apuesta por la recuperación y la utilización de los mercados urbanos como principales motores del desarrollo económico local y de la regeneración urbana sostenible.

En España se han documentado hasta 235 mercados de gran calidad arquitectónica. Detrás de cada uno de estos mercados hay una historia, muchos de ellos ocupan espacios emblemáticos dentro de las ciudades y son elementos fundamentales para el turismo.

Hay que destacar que los pequeños comercios consumen mucha menos energía que los centros comerciales. Por cada metro cuadrado de espacio en un centro comercial una tienda de barrio consume hasta tres veces menos energía. Los comercios locales y los mercados de barrio cuentan con más productos locales o cultivados en la zona cuando muchos de los productos que encontramos en las estanterías de un centro comercial han recorrido cientos de miles de kilómetros.

Por todo esto las distintas administraciones deberían potenciar el comercio de proximidad, recuperando la funcionalidad comercial de los centros históricos y de los ejes comerciales tradicionales como vía para el mantenimiento del centro de las ciudades. El esplendor de las calles y de las zonas urbanas se basa en el comercio, en sus escaparates, en los elementos arquitectónicos, en la monumentalidad y en la singularidad de sus edificios. Sin una clara conciencia de este “Urbanismo Comercial” seremos incapaces de proponer una auténtica regeneración urbana en este s. XXI que comienza.

www.aestudio.es

Europa potencia el comercio de proximidad frente a los centros comerciales de extrarradio
Comentarios