Buscar
loading...

El Nolotil

He leído y oído -como si de «noticia bomba» se tratara - que se ha de ser muy esmerado y cuidadoso a la hora de emitir la correspondiente prescripción de Nolotil, normalmente electrónica y de repetición por si falta en el botiquín casero que no acaba de desaparecer.

Pastillas.
Pastillas.

Firma

Francisco R. Breijo-Márquez

Francisco R. Breijo-Márquez

El autor, FRANCISCO R. BREIJO-MÁRQUEZ, colabora con MUNDIARIO desde East Boston, Massachusetts (Estados Unidos). @mundiario

Junto con el Dalsy, me dice la experiencia que es uno de los nombres comerciales más conocidos por todo bicho bípedo implume conocido, excluyendo al pollo pelado que expuso Diógenes - el mío, o sea ‘el cínico - en la asamblea de sabios atenienses. «¡El Nolotil!»

Lo escribo así, como nombre comercial, en contra de mis propios criterios sobre la imbecilidad que solemos hacer dando más publicidad - que se la conocen las empresas farmacéuticas, y a base de bien - a los productos.

Uno siempre prefiere los principios activos a la hora de emitir alguna receta. Metamizol (sódico o magnésico).

Aparte de por la causa anterior, también porque mi vademécum español deja bastante que desear: Nunca he comprendido como para un mismo principio activo (llámese también fármaco) se utilizan decenas de nombres, en virtud del laboratorio fabricante. La mayoría de las veces nombres comerciales que al firmante le suenan braille sin relieve táctil.

Bien, pues he leído y oído -como si de «noticia bomba» se tratara - que se ha de ser muy esmerado y cuidadoso a la hora de emitir la correspondiente prescripción de Nolotil, normalmente electrónica y de repetición por si falta en el botiquín casero que no acaba de desaparecer.

Eso sí, solamente limitado a personas del norte europeo, con especial atención a si este personal es británico y, quizá, de sus colonias. Estudio medianamente serio que avale tales aserciones no he encontrado por mis buscadores más usados en casos de estudios de este tipo, tan sofisticados ellos y tan anglosajones, que eso ya nos viene a explicar casi todo.

Escribe, por lo visto, algún medio británico que por allá sus andurriales han fallecido una decena de (o sea, diez, en una población de 66.02 millones) debido a la agranulocitosis (o sea, que se quedan sin globuloso blancos, ni rojos, ni plaquetas entre otras cosas) provocada por el Nolotil vendido en España y sus provincias (de otros países no dicen nada). Y, naturalmente, eso resulta intolerable. Al menos a mi.

Las fuentes en que se embeben tales aseveraciones no son otras que un estudio realizado en un hospital (estudio monocentrico, descriptivo, retrospectivo) del sur español sobre trece (13) -como lo están leyendo...trece (13)- pacientes, especialmente británicos; de estos trece pacientes (13) , cinco eran británicos. Con un valor p< 0.001, estoy seguro (como para fiarnos de la ‘t’ y del estudiante que la descubrió; el «número necesario de pacientes a evaluar» para reconocer tal investigación como plausible, es tan alto que no me cabe aquí, mire usted lo que le digo), Y ahí concluye toda la información que he podido recabar. Más o menos menos (no es redundancia, ni errata).

El propio prospecto - papelina peñazo donde las haya, y confundidora al lego hasta la pota - así lo describe.

Darse, puede darse la agranulocitosis, eso e verdad, pero en una proporción de 1: 10.000 ingeridores. Y no es dosis-dependiente.

La Aemps (o sea , la agencia española del medicamento y productos sanitarios, en sus insoslayables siglas) dice que “eso de recetar Nolotil a británicos o escandinavos que...nada de nada; que si acaso y en caso de extrema necesidad, siete días como muy mucho, porque si se alarga hay que hacer exámenes de sangre periódicos, cosa irrealizable porque solo son turistas”.

Y uno creyendo en aquello de la sanidad universal (ya va siendo hora que se defina clara y concisamente, qué narices significa ‘universal’, porque un servidor todavía no la entiende en toda su inmensidad).

Para el abajo que firma, el Metamizol es uno de los más eficientes fármacos analgésicos de acción periférica del que disponemos. En sus correspondientes y aceptables dosis y tiempos de ingestión, que esa es otra.

Bien es conocido que todo fármaco - ¡todos! - tienen sus efectos secundarios y no deseados que se explican en términos bastante complicados, por cierto, en las papelinas anteriormente mencionadas.

Un servidor, hasta la fecha, no conoce ninguno que no los tenga. Aquí enumero algunos de estos que puede -repito el ‘puede’, provocar el Nolotil:

Agitación. Agranulocitosis. Alucinaciones. Anafilaxia. Anemia. Anemia aplasica. Anemia hemolitica. Angioedema. Anuria.. Delirio. Depresión medular. Eritema. Erupciones exantemáticas. Euforia.Hipotension. Leucocitosis. Mareo. Nauseas. Necrolisis epidérmica toxica. Nefritis intersticial. Oliguria. Proteinuria. Prurito. Stevens-johnson.Sofocos.Somnolencia. Trombocitopenia.Urticaria.

Vértigo. Vómitos...y así sucesivamente.

¡Oye! Pero si así lo dice la Aemps, pues...cualquiera. Con ese miedo metido en el cuerpo, da cosa recetarlo y auto-ingerirlo, francamente.

Claro que también viene a decir la Aemps que "aunque se ha discutido desde hace años una mayor susceptibilidad entre la "población del norte de Europa y se han estudiado ciertos factores genéticos, con la información disponible «no se puede descartar ni confirmar» (o dicho de otra forma...seguimos ‘in albis’) un mayor riesgo en poblaciones con características étnicas específicas".

Pero, oye...por si acaso...nada de recetarlo o venderlo sin receta a los británicos y su paisanaje. Por si las moscas...

La conclusión a la que uno puede llegar, o al menos para tener muy en cuenta - siempre personal y siempre intransferible - es que por estos lares se está ya algo -mucho- mosqueado con eso de que los británicos y congéneres son muy dados a padecer ‘cagaleras de pata abajo y más allá’, achacándolas a la pésima manipulación alimenticia que ronda por nuestras tascas, bares, restaurantes y hoteles, petados ellos de salmonellas y subespecies, mientras se soplan tres o cuatro daiquiris en las piscinas y que les suelte el estado español un pastizal por daños, perjuicios y delitos varios contra la salud publica. Aunque ya se les ha visto y detenido el plumero, parece ser.

¡Como si lo viera!

P. S.- Nada tengo contra la Aemps, tampoco contra la FDA americana (que se esta despistando algo últimamente también), pero, ¡no aten más las manos a los facultativos por Dios...! Que ya saben ellos y muy de largo, lo que está bien o mal en un determinado cuadro nosológico con el dolor como príncipe.

Que se están llevando todas las hostias: físicas, químicas. Y morales... mejor no hablar. @mundiario