Buscar

MUNDIARIO

El monólogo de Lincoln

Esta vez Obdulio incursiona en la mente del muy ilustre presidente de la foto. Aclaro que el Obdu se refiere al señor del cuadro, no al de la corbata roja y las manitas minúsculas.     

El monólogo de Lincoln
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Diario Basta.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Diario Basta.

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

- Por si no me reconocen, mi nombre es Abraham Lincoln y fui el decimosexto presidente de esta nación. Estoy alucinado por lo que veo. ¡Qué barbaridad! En mis tiempos las cosas no eran así. Esta comelata, les informo, es por un equipo que ganó un campeonato de… algo. Al presidente actual, creativo como es, se le ocurrió invitar a los muchachones del equipo a degustar una “comida típica americana”. ¡Siempre haciéndose el gracioso! Bien pudo haber ordenado la cena al hotel que tiene a un par de cuadras de aquí. Pero no, prefirió que sus fanáticos lo vieran como el hombre de pueblo que come lo que le gusta al pueblo: pizza, hamburguesas y papas fritas. Sólo que ningún hombre de esos tiene la fortuna de diez dígitos de este señor. ¡Si hubiera nacido en una cabaña de troncos, como yo, otro gallo cantaría!

-No obstante, tengo que admitir que el tipo es un genio en eso de embaucar a la gente, aunque en cultura general esté frito, la verdad. Y si no, fíjense que lo que él llama “comida típica americana” proviene toda de Europa: la pizza, de Italia; las hamburguesas, de Alemania y las papas fritas más francesas no pueden ser.

-Sin embargo, creo que le faltó un plato que es muy popular en este país, aunque no sea europeo: los tacos. Con eso hubiera completado el menú. Pero me da la ligerísima impresión de que a este presidente no le gustan ni un poquito.

-Estoy seguro de que, si alguien le hubiese traído una bandeja de tacos, él le hubiera construido un muro alrededor. ¡Qué clase de tipo, chico!  @mundiario