El cómic Downtown, de Noel Läng y Rodrigo García, nos conciencia sobre el Síndrome de Down

El trabajo de Noel Läng y Rodrigo García reflexiona sobre diversos problemas sociales a través de la percepción de unos niños con Síndrome de Down. Una obra sugerente que recomienda MUNDIARIO.
El cómic Downtown, de Noel Läng y Rodrigo García, nos conciencia sobre el Síndrome de Down

Imágenes del cómic Downtown.

Con una sobrecogedora sensibilidad, Downtown, editado por Dibbuks, en 2012, combina perfectamente la secuenciación de historias con una propuesta inédita de concienciación hacia el Síndrome de Down. El trabajo de Noel Läng y Rodrigo García profundiza, con una sutil ironía, en los comportamientos estereotipados de ese síndrome a través de varios niños que reflexionan y dialogan con unos gags que van más allá de la caracterización psicológica de los personajes.

Cada una de las intervenciones de Blo, Bibi, Benjamín o Miguelote nos permite reflexionar sobre los problemas complejos de nuestra realidad y de nuestra forma de vivir bajo la presión del consumismo. A través de los ojos de estos personajes, se construye un mundo ilógico de sensaciones y vivencias apasionantes, inspiradas en la inocencia y en la resignación hacia la derrota, que rompen con la lógica de un mundo, cuyos estimulantes iconos y referentes nos dejan siempre insatisfechos. Comenta Miguelote: “He observado que los mayores dejan de tomarse un vaso de Colacao por la noche antes de dormir. Yo también lo haré… Me tomaré dos”.

Destaca el fondo blanco sobre el que los personajes aparecen como si estuviesen involucrados en su limbo particular, donde no hay posibilidad de que el mundo ordinario interfiera en esas relaciones dichosas y llenas de paradojas. Dice Blo que: “Bibi es mi novia favorita. En realidad es la única que tengo, pero es la única que tengo porque, si tuviera otras, ya no podrían ser mis favoritas, porque esa es Bibi”. Las manías, los rituales compulsivos, la evitación de conductas y el doble sentido del lenguaje determinan la ingeniosa creatividad de este Downtown que contrarresta la racionalidad perversa de muchas decisiones políticas, donde la emotividad ha quedado relegada a los más indefensos. A los idealistas. “Dicen que somos niños especiales. Y es verdad. Tenemos un Down especial”.

El cómic Downtown, de Noel Läng y Rodrigo García, nos conciencia sobre el Síndrome de Down
Comentarios